Ir al contenido principal

¿Tienes un segundo estómago para postres?

Quizás seas de los que, cuando está a reventar tras una comilona, abre el segundo estómago de postres en cuanto este se acerca. Aunque tu contorno se parezca cada día más al de una vaca en espera de terneros, sabes que naciste con un solo estómago, ¿verdad? Su capacidad debería ser limitada puesto que no te tragaste el bolsillo de Doraemon, aunque el postre siempre encuentre su sitio.

A pesar de que cuando los paladeas te embarga el placer, te tiene preocupado que los pescadores controlen tus desplazamientos para saber cuando cambia la marea. Si eres este tipo de gourmet, mi rechoncho lector, no te preocupes más y deja de culpar a tu estómago, porque es inocente. Incluso diría que deberías compensarle. No me hace falta detallar cómo.


El estómago de postres está en el cerebro, pero no literalmente. No te tienes que preocupar que la muerte por chocolate haga honor a su nombre. La culpable tiene nombre y apellidos, siendo la saciedad sensorial sensitiva. Esta es la razón por la cuando estás hasta las orejas de una comida, eres incapaz de probar un bocado más, pero aún así te metes el postre entre pecho y espalda. La o las primeras comidas ya no te satisfacen, te aburren, por lo que te encuentras saciado, pero en cuanto llega un estímulo nuevo, distinto y atractivo, ignoras la sensación de plenitud y te lanzas cual puma hambriento.

Este fenómeno no ocurre siempre. Si después de una comida copiosa te sirven alguna delicatessen como arenque fermentado (surströmming) acompañado de queso casu marzu y no se adecúa a tus gustos, no podrás comer más. En cambio, si te aprovechas contínuamente de este "segundo estómago", necesitarás comer más para sentirte satisfecho.

Este mecanismo, que podría haber sido útil en tiempos pasados para absorber el exceso de nutrientes en tiempos de abundancia para tenerlo de reserva en época de escasez, ahora se torna problemático. Además, la incomodidad de estar demasiado lleno tarda demasiado en hacerse patente, por lo que puedes seguir comiendo antes de notar las molestias de llegar al límite.

Descrito en 1956 por el fisiólogo francés Jacques Le Magnen y con un nombre acuñado en 1981 por Barbara J. y Edmund T. Rolls, la saciedad sensorial sensitiva se convertiría en uno de los tres pilares de la saciedad junto con la saciedad condicionada y la aliestesia alimentaria.

Como guinda para el pastel que es esta entrada, ¿sabías que los japoneses tienen una palabra para el "segundo estómago"? Se llama betsubara (別腹), donde betsu (別) significa "separado" y hara (腹) significa "estómago, barriga, vientre". El cambio de "h" por "b" no es un error, sino que es una consonante inicial que se pronuncia al formar una palabra compuesta o con prefijo (rendaku).

No olvides que si quieres adelgazar, recuerda que aquí puedes ver métodos de ejercicio y dietas.

Fuente: Huffingtonpost

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

El mapa de Tupaia, el enigma del Pacífico

En julio de 1769, Tupaia, un navegante tahitiano y ariori (una especie de sacerdote) se unió a la tripulación del HMS Endeavour en su exploración de las tierras desconocidas del sur del Pacífico. Fue el autor de un enigmático mapa que cubre más de 7 000 kilómetros de Rapa Nui al este a Rotuma al oeste y más de 5 000 kilómetros de Hawái al norte a Rapa Iti en el sur. Sin duda se trató de una gran contribución, pero, al no seguir las convenciones cartográficas europeas, su interpretación ha sido una incógnita.

Para complicarlo más, el mapa original no se conserva, sino que tenemos tres copias distintas basadas en sus borradores:
La copia del tercer borrador en la Biblioteca Británica de Londres, finalizada no antes del 5 de febrero de 1770 y erróneamente atribuida al teniente James Cook.La copia en Observations Made during a Voyage round the World (1778) de Johann Reinhold Forster. Este no es fiel a los borradores, posiblemente porque hizo sus propias interpretaciones a partir de los do…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

Las incongruencias del Corán

El Corán es considerado perfecto e inimitable por lo que, aunque se asegure que un tercio de él tiene orígenes cristianos preislámicos, no debería sufrir de contradicciones como la Biblia. A pesar de sus afirmaciones absurdas, podría mantener la coherencia interna y no caer en los mismos errores que el texto cristiano, pero veremos que ese no es el caso.

Algunos textos pueden variar según las traducciones, por lo que he colocado entre corchetes las traducciones alternativas. A diferencia de la entrada anterior, esta será más exhaustiva, ya que no hay tantas webs con las citas del Corán en español.
Alá Como eje principal de la religión, el Corán debe resolver sin dar lugar a dudas sobre las características de Alá.
¿Dónde está Alá? En un trono El es quien creó los cielos y la tierra en seis días; luego asumió el trono. El bien conoce lo que penetra en la tierra y cuanto de ella sale; lo que desciende del cielo y cuanto a él asciende y está con vosotros doquiera estéis; porque, Dios est…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …