Ir al contenido principal

Cuando la sirena perdió sus alas

En la Odisea de Homero, las sirenas (Σειρῆνες) son mujeres que atraían con su canto a los marineros para que sus barcos chocaran contra las rocas. Eurípides las presentaría en Helena como "mujeres aladas", tal y como eran representadas en el arte antiguo, incluso con presencia masculina hasta el siglo V a.C. Sin embargo, en algún momento dejaron de ser híbridos avícolas para sumergirse en el mar con cola de pez. ¿Hubo una transformación o una confusión con otra criatura?

Las sirenas griegas

Vaso griego del c. 475 a.C.
Las sirenas eran tres antiguas doncellas de Perséfone, hijas generalmente de Aqueloo, a quienes, según Ovidio, Deméter les dio cuerpo de ave para que les asistiese en la búsqueda de su hija. Rindiéndose, se asentarían en la isla de Antimusa. Desde entonces atraerían a los marineros a la muerte con su canto hechizante. Según Higinio, su metamorfosis fue un castigo de Ceres (Deméter romana) por no ayudar a Proserpina (Perséfone).

En su encuentro con los argonautas, Orfeo eclipsó su canto con su lira. Otro encuentro famoso fue con Odiseo, que pidió ser atado al mástil de su barco para oír el canto de las sirenas situadas sobre las rocas, mientras sus compañeros tenían los oídos tapados con cera. Al no poder soportar que un hombre sobreviviese a su canción, se lanzaron al mar y murieron. Según Higinio, una profecía de un oráculo les predijo que vivirían mientras nadie que oyera su canto pasase de largo. Menos conocidos son los mitos de su fracaso en la competición de canto con las musas que las desplumaron, su implicación en la muerte de los centauros que huían de Heracles y la muerte de Telémaco, hijo de Odiseo.
Sirena funeraria del siglo I a.C.

Inicialmente, las sirenas se encontraban fijas en las rocas. Su apariencia de mujer-ave, ya establecida en el mundo heleno en el siglo VII a.C., se representaba como un pájaro con rostro femenino o con torso y cabeza de mujer y alas y mitad inferior de ave. Se han barajado varios orígenes a este aspecto. Por una parte se dice que el mito partió de las islas de Li Galli, en el suroeste de Italia, lugar de abundantes naufragios

Ba
Por una parte, se atribuye su aspecto gallináceo al origen dado a los mitos en torno a las islas de Li Galli, lugar de abundantes naufragios. Por otra, se explica como producto de la influencia egipcia del Ba (fuerza anímica del fallecido), que buscaba cada noche al Ka (fuerza vital) en el cadáver. Curiosamente, el bennu que posiblemente inspiró el fénix también era el Ba, pero, en ese caso, divino.
Por otra parte, se han encontrado representaciones de Odiseo atado a su mástil donde no está rodeado de sirenas aladas, sino de tritonisas (bol megárico, ca. 225-175 a.C., encontrado en el ágora de Atenas en 1947) o una mujer con cola de pez (lucerna romana del siglo II d.C.).

Evolución

El mito se asentaría en el resto del Mediterráneo con Roma. Sin embargo, no se puede esperar que algo se extienda por una región tan amplia y no se desarrollen cambios. En esta época ya comenzaba a confundirse la identidad de la sirena con Escila y las tritonisas. Se ha llegado a afirmar que la imagen de mujer-pez de la diosa Atargatis de Ascalón, pero no hay pruebas que sitúen su culto en esta ciudad ni iconografía que la muestre con la mitad inferior de pez.
 
Casualmente, si la influencia de la sirena-ave partió de Egipto, lo mismo ocurriría con la sirena-pez, ya que en Heracleópolis Magna (Ahnas) se encontraron dos relieves pisciformes del siglo IV a.C. que se consideran las representaciones conocidas más antiguas de estas sirenas.

En el esfuerzo del reino merovingio y carolingio de recuperar el conocimiento antiguo podemos contemplar las ilustraciones de sirenas, donde la distinción no era clara, combinando a la sirena-pez con la sirena-ave. El Liber monstrorum del siglo IX sería el primer testimonio en el que se mostraría la sirena descrita con cola de pez. En los siglos XI y XII cohabitarían ambas formas por separado. A su vez, la sirena-pez se mostraba predominantemente con la cola bifurcada. No obstante, en España la sirena-ave dominaría el arte románico, quizás por influencia de las aves antropomórficas del folclore islámico. Además, aparecen las sirenas-caballo y sirenas-toro, ambas con alas para diferenciarlas de otros híbridos entre mujer y animal.

Aunque se desconoce concretamente qué provocó este cambio de ave a pez, por las complicaciones que implican las teorías que intentan explicarlo, se acepta que probablemente la idea de las sirenas se simplificó y se convirtieron en peces por su asociación con el mar.

De esta manera, la transformación prosiguió y, finales de la Edad Media, la sirena de cola bifurcada pasa a un segundo plano a favor de la sirena con una sola cola de pez. Será el momento en el que pase a tener las cualidades de la belleza, la seducción, la vanidad y la lujuria, representadas estas dos últimas con la sirena peinándose frente a un espejo de mano, recordando a las representaciones de Afrodita.

Mientras tanto, en la mitad oriental del Mediterráneo, para los bizantinos y musulmanes, las sirenas son temibles genios marinos, confundidos con daimones, que traían desgracias y dificultades.
Otros modelos no desaparecerían completamente, como aquí la sirena Parténope en Delle imprese trattato (1592) de Giulio Cesare Capaccio

En el Renacimiento se asentaría la imagen de la sirena pez desnuda que llegaría a nuestros días.

Seres fantásticos relacionados

Sirenas y harpías

Si has estado perspicaz cuando mencionaba el aspecto de ave de las sirenas griegas, te habrás preguntado en qué se diferencian de las harpías. Las harpías o arpías eran unas violentas aves con cara de mujer que robaban comida y se llevaban a los malhechores. Generalmente, las sirenas destacaban por su belleza, mientras las harpías eran horrendas. Sin embargo, en las historias y representaciones más antiguas, las harpías son bellas. Por otra parte, las sirenas de la Edad Media no se caracterizaban por su belleza, por lo que apenas se distinguen en sus representaciones de las harpías.

Tritones y tritonisas


En el tíaso de Poseidón, es decir, su comitiva, se muestran tritones y tritonisas cuya mitad inferior es de una cola única de pez. En el arte romano solía relacionarse con el tíaso báquico. Estos tritones eran la plurificación del dios Tritón, hijo y heraldo de Poseidón. Se les consideraban los sátiros del mar.

Ninfas acuáticas

Aunque solían representarse con piernas, poseen los atributos de las sirenas modernas. Suelen mostrarse como jóvenes bellas habitantes de masas de agua que, especialmente en el caso de las nereidas, cabalgan animales marinos como delfines, calamares, hipocampos e ictiocentauros. Las nereidas tenían bellas voces y el don de la profecía.

Las nereidas, ninfas del Mediterráneo e hijas de Nereo, y las oceánides, hijas de Océano y ninfas de las fuentes de agua dulce, son las principales representantes de este grupo. Señalar que en la era clásica tardía, cuando Océano se equiparó con el Atlántico y el Índico, las oceánides tomaron el papel de deidades marinas. Otras ninfas acuáticas dignas de mención son las halias o halíades, las náyades (un tipo de oceánide) y sus subtipos, como las creneas, limnades o limnátides, las pegeas y las potámides.

Sirenas en el mundo y la historia

Melusina con mitad inferior de pez
Las historias de humanos que habitan en el mar y tienen características de animales marinos estuvieron vigentes en todo el mundo, con mayor presencia en el norte de Europa y las islas británicas.

El ejemplo más antiguo es el abgal Uanna. Los abgal sumerios o apkallu acadios eran siete sabios semidioses enviados para ofrecer conocimiento a la humanidad. Solían ser representados como híbridos de humanos y peces. A Uanna, el primero de estos sabios, se le atribuye la enseñanza del mito de creación Enuma elish. Uanna es un personaje misterioso, ya que algunas inscripciones lo llaman "Uanna adapa". Adapa fue un pescador mítico que rechaza el don de la inmortalidad en la historia Adapa y el viento del sur.

En Europa hay multitud de ejemplos, como la ceasg y el kelpie escoceses, la sirenuca cántabra, los xacios gallegos, las ondinas de Paracelso, la nixe alemana, las selkies de Orkney y Shetland, la merrow y la Lí Ban irlandesas o la rusalka eslava, entre muchos otros. En el resto del mundo se pueden ver criaturas que responden al mismo arquetipo, como el millalobo y la sirena chilotas, la abere melanesia, los miengu de los sawa de Camerún, los espíritus de Mami Wata, la orisha yoruba Yemoja, los ningyo japoneses y Suvannamaccha del Ramayana.

Cuestión de idiomas

En español usamos la palabra sirena tanto para las tentadoras de Odiseo como para las habitantes del fondo del mar. En inglés, la sirena clásica es siren, mientras la versión acuática es mermaid (literalmente "doncella del mar"). Probablemente otros idiomas hagan la misma distinción, pero lo que quiero señalar aquí es que esas dos palabras inglesas fueron sinónimos.

En el Old English Miscellany (1872) del Dr. R. Morris hay un bestiario de un manuscrito de mediados del siglo XIII donde, con el título "Natura Sirene", aparece el "mereman" como "mitad hombre y mitad pez". Esta asociación se mantendría tanto en obras medievales como renacentistas, incluyendo a trabajos de Chaucer y Shakespeare y traducciones de textos clásicos. En las obras contemporáneas españolas, francesas e italianas, el término sirena se seguía usando, pero para referirse a la mujer-pez.

Varias obras inglesas equiparaban a siren y mermaid en base al Physiologus, pero las versiones en otros idiomas y siglos dejan dos escenarios: o no mencionan a la sirena o la describen como un ave. Esa sinonimia sería común en la época mencionada en la que la sirena alternaba entre su aspecto de ave y de pez.

Fuentes

  • PEINADO, L. R. (2009). Las sirenas. Revista digital de iconografía medieval, 1(1), 51-63.
  • Chacón, A. I. (2014). La metamorfosis de las Sirenas: a propósito de un libro reciente. Thamyris, nova series: Revista de Didáctica de Cultura Clásica, Griego y Latín, (5), 157-167.
  • Mustard, W. P. (1908). Siren-Mermaid. Modern Language Notes, 23(1), 21-24. 
  • Kemble, M. J. (1992). Mermaids in folk literature. DOCUMENT RESUME ED 354 532 CS 213 701, 67. 

Comentarios

  1. Súper interesante el artículo, la verdad es que sorprende que ya tantos años atrás, historias como esta tuvieran una profundidad tal, que a día de hoy sigue siendo útil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias ^^. Lo que hace el tema más interesante es que este es solo un ejemplo más. En la pasada entrada sobre el fenghuang, donde incluyo una comparación con el fénix, se nota como ciertos atributos son puramente cristianos. Teniendo en cuenta que la historia del fénix es de la época de Herodoto, ahí también hubo una evolución, aunque no tan drástica. El propio fenghuang también evolucionó.

      Para todo el que le guste este tipo de entradas, tengo otra planeada para este mes sobre un monarca mítico infame con mucha presencia en la cultura popular. ;)

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad), teléfonos, ni spam. Se agradecen los comentarios con respeto.

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos, le estamparíamos el cartel de posible.

La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extremo…

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.