Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2020

El biberón asesino de bebés y los cambios en la maternidad del siglo XIX

Durante la revolución industrial, la calidad de vida de los niños sufrió muchos altibajos. Mientras por una parte se desarrollaron nuevos métodos de crianza y educativos, además de elementos domésticos especializados para ellos que también facilitaban la vida de los padres, estos métodos podían estar sesgados por las creencias de la época y la alimentación no era mucho mejor . Al mismo tiempo, aumentaron los servicios de nodrizas, pero quienes quisieron prescindir de ellas buscaron métodos para sustituirlas. Contexto Desde finales del siglo XVIII, las nodrizas lograron una gran demanda debido a la cantidad de madres incapaces de amamantar a sus hijos y el aumento de este método de alimentación en aumentar la supervivencia de los hijos. Sin embargo, no todos eran beneficios. Eran conocidas por su dudosa moral y por exigir privilegios que no recibían ni los criados más fieles. Se decía que actuaban como mercenarias, que usaban opio, oculto astútamente en el pezón para evitar registros, o

La secta cristiana que daba palizas para convertirse en mártires

Aunque el cristianismo tenga una base común, cada rama le da importancia a lo que le interesa . Siguiendo ese mismo principio, la secta bereber de los circunceliones del siglo IV mantenía su mayor devoción a los mártires. Como si fueran hippies ancestrales, defendían el amor libre, condenaban la propiedad y la esclavitud, por lo que cancelaban deudas y liberaban esclavos. En su gira de paz y amor, ocasionalmente atacaban a legiones romanas o viajeros armados usando tan solo garrotes o interrumpían juicios para provocar al juez. El objetivo: que les mataran. ¿Quiénes eran los circunceliones? En el siglo IV d.C. se produjo un enfrentamiento entre los obispos y sacerdotes católicos. Aquellos de África, que se consideraban igual de católicos, fueron denominados donatistas, por Donato de Cartago, término que rechazaban. Los católicos comenzaron hablar de grupos agresivos de hombres y mujeres que vagaban por África a quienes llamaron circunceliones ("los que van de granja en granja"

Los árboles que absorbían la enfermedad

En una época en la que los médicos, por su escasez y su coste, no estaban al alcance de todos, se tendió a acudir a los métodos tradicionales, a la naturaleza que los rodeaba. En los países escandinavos se recurría a los árboles, pero no a cualquiera de ellos. Debían ser árboles con unas características especiales que los diferenciaran. Mediante un ritual sanador, estos árboles se usaban para combatir el raquitismo, las paperas, los dolores de muelas, la tuberculosis, la lumbalgia, las hernias, los calambres, la debilidad mental e incluso a los niños cambiados. Había tres tipos de árboles relacionados con la sanación ritual: Bortsättningsträd : servían para transferir la enfermedad. Smöjträd : se pasaba a la persona a través de una abertura para sanarla. Vårdträd en sueco o Tuntre en noruego : se plantaba en ocasiones especiales, como bodas o nacimientos, teniendo más funciones, además de la sanación.

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

El sentido sexual de coger no surgió en América

Si digo que voy a coger la concha de mi hermana, seguramente, según de dónde seáis, habréis interpretado una situación diferente. Es una situación curiosa donde el mismo verbo, según la región, puede significar copular o agarrar. En las redes, donde no hay fronteras, conocer esta diferencia puede evitar los malentendidos, pero no despeja la duda de por qué esa diferencia entre un lado y otro del Atlántico. Etimología Coger proviene del latín Colligere (inf. colligo ), "recoger" o "allegar", que deriva de legere (Inf. lego ), "coger", "escoger" o "leer". En la evolución de la palabra, la letra G desapareció, como ocurrió en sigillum (sello) o magistro (maestro). La LLY pasa a LY y esta a su vez se palatiza a una jota prepalatal, como con muliere (mujer) o cilia (ceja). Por último, se perdieron las E finales después de T, D, N, L, R, S y C, produciendo coger, cojer y coyer, viéndose la primera forma ya en el 1074 en el Fuero de Pale

El prepucio más deseado

Según la tradición, en el octavo día tras su nacimiento, Jesucristo fue circuncidado. Consciente de las extraordinarias cualidades de su hijo, su madre María preservó su prepucio en un caja de alabastro que años después entregaría a María Magdalena. Esta a su vez se lo cedería a Pedro y a partir de entonces fue cambiando de dueño. En el siglo VIII d.C., el prepucio llegó a Irene de Atenas, emperatriz de Bizancio, quien se lo regaló en su boda, junto a las sandalias de Cristo, a Carlomagno. Cuando fue albergado en la abadía de Charroux, se convirtió en un destino de peregrinación. Su milagroso poder era muy codiciado. Se le atribuían poderes en torno a la concepción, por lo que los peregrinos acudían a él para solucionar la infertilidad o evitar los dolores de parto. Incluso Enrique V de Inglaterra se las arregló para robarlo para evitarle los dolores de parto a su esposa. Pero no creáis que el robo fue el único crimen cometido por él, sino que 21 catedrales también afirmaron pos

El querubín, la bestia que se convirtió en un angelito

Si hay un imprescindible en el arte del Renacimiento, ese es el travieso angelito. Son los llamados putti ( putto en singular, del italiano putus , "niño"), pero que vosotros conoceréis seguramente como querubines. Lo que no es tan conocido es que los querubines tuvieron un cambio físico más radical que las sirenas . Alguno podría responder que los putti no son querubines, pero no estaría totalmente en lo cierto. Esa es la razón de esta entrada. ¿Qué es un querubín? Nada más empezar, comencemos viendo qué es un querubín, para que quede claro de qué estamos hablando y poner en su lugar las posibles ideas preconcebidas. Atendiendo a la Biblia, conocemos detalles a partir de sus apariciones. Inicialmente, tras la expulsión del jardín del Edén ( Génesis 3:23-24 ) se dice que el árbol de la vida está protegido por dos entidades que sostienen espadas llameantes. En Éxodo se dice que el arca de la alianza presenta dos querubines enfrentados en cada extremo de la cubierta, con la

Entradas relacionadas