Ir al contenido principal

Si no te decides entre una casa y un coche, ¿por qué no ambos?

Durante la última década hemos visto como el límite de altura de los rascacielos se rebasaba una vez tras otras mientras se anunciaban proyectos de edificios que romperían los récords recién establecidos una vez más. Alternativamente, se proyectaba la idea de los rascasuelos: edificios que en vez de arañar las alturas, se adentraban en la tierra dejando una abertura para que entrara la luz y el aire. Cuando en el mundo se pelean por tener el rascacielos más alto, la altura deja de ser una innovación. Hay que buscar la distinción en otra parte: desde rascacielos invisibles a otros que capturen el ruido.

Yo me quedo con el proyecto más surrealista. Uno que recuerda a aquellas predicciones de principios del siglo XX sobre el lejano año 2000. Se trata del los edificios migratorios, es decir, que pueden desplazarse de un lado a otro según las necesidades de sus usuarios. La manera de hacerlo es más propia de la ciencia-ficción: el edificio estará dentro de una gran neumático.


La premisa para este proyecto es que en un mundo inestable, la gente necesita la estabilidad de la auto-suficiencia que podría conseguirse desplazándose, literalmente, con la casa a cuestas. Frente a un desastre o agitación política, los residentes podrán moverse usando el motor de biocombustible de la gran rueda.
Un motivo para cambiarse de ciudad
La estructura estaría compuesta por dos edificios rodeados de cultivos y animales que proporcionarían lo necesario para sobrevivir de forma auto-suficiente. También tendrían un sistema de alcantarillado que transportaría agua potable, aguas grises y negras para beber, la irrigación y las instalaciones de residuos. Cada rueda tendría las instalaciones para una sola familia, con aseos en la planta baja, espacio para el cultivo en el segundo y un balcón y cocina en el tercero.

En el otro edificio más pequeño estarían los dormitorios para los residentes. Los edificios tendrían plataformas rodantes para alternar entre el cultivo fuera y dentro de la casa, así como puentes que se pliegan mientras la estructura está en movimiento. Rodeándolo todo está un neumático hecho de caucho reciclado.

Los autores polacos Damian Przybyła y Rafał Przybyła consideraron que estas estructuras se agruparían en torno a espacios públicos verdes para formar comunidades o aparcarían en espacios estrechos.

Si este proyecto se hiciera realidad algún día, ¿tendría todas las consecuencias adecuadas? Dado que parecen ser para uso familiar, podrían irse de vacaciones con toda la casa. Suponemos que no serán todoterreno y necesitarán ir por la carretera. En principio, posiblemente necesitarían dos carriles. Eso significa que serían peores en los atascos En las rotondas sería un peligro, ya te metas tú o un tercero. Tampoco podría pasar por debajo de puentes o túneles. Aunque se la deje quieta, tampoco se sabe si podría tirarla un viento fuerte o habría que dejarla solo en zonas llanas para evitar salir corriendo detrás de la casa cuando la dejásemos en una pendiente.

Quizás, en un futuro esta idea no sea tan disparatada. Puede que en ciertas condiciones sea una opción viable, pero ahora mismo no parece muy convincente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.