Ir al contenido principal

Entradas

Los falos de Bután

Una de las cosas que sorprenden de Bután es la ubicuidad de las representaciones fálicas, tanto en pinturas como fuentes y figuras de todo tipo. Su exhibición sin pudor resulta chocante, especialmente en contraste con las regiones tibetanas y del norte del Himalaya, pudiendo pensarse que son especialmente lascivos o carentes de inhibiciones. Pero, ¿cuál es la razón de su omnipresencia?

Las imágenes fálicas no son exclusivas de Bután. Pueden verse en las regiones de Amdo y Kongpo del Tíbet, pero no con tanta frecuencia. En Bután, reciben el nombre de Pho chen o dBang phyug chen po; en el este del país es llamado Kharam Shing; en las regiones centrales, en Trongsa y Khyen, Tenpola y Miling, y Andaligpa en Trashiyangtse.
Es necesario entender que, en Bután,lo obsceno y sagrado está interconectado. Con el fin de alejar el mal de una casa, así como de los percances con el agua, el fuego, el aire, la tierra e incluso de las calumnias, se pueden ver falos tallados en madera en las esquinas d…
Entradas recientes

Las incongruencias del Corán

El Corán es considerado perfecto e inimitable por lo que, aunque se asegure que un tercio de él tiene orígenes cristianos preislámicos, no debería sufrir de contradicciones como la Biblia. A pesar de sus afirmaciones absurdas, podría mantener la coherencia interna y no caer en los mismos errores que el texto cristiano, pero veremos que ese no es el caso.

Algunos textos pueden variar según las traducciones, por lo que he colocado entre corchetes las traducciones alternativas. A diferencia de la entrada anterior, esta será más exhaustiva, ya que no hay tantas webs con las citas del Corán en español.
Alá Como eje principal de la religión, el Corán debe resolver sin dar lugar a dudas sobre las características de Alá.
¿Dónde está Alá? En un trono El es quien creó los cielos y la tierra en seis días; luego asumió el trono. El bien conoce lo que penetra en la tierra y cuanto de ella sale; lo que desciende del cielo y cuanto a él asciende y está con vosotros doquiera estéis; porque, Dios est…