Ir al contenido principal

Entradas

Dopaje en el deporte, un rechazo reciente

En los Juegos Olímpicos modernos, así como en otras pruebas deportivas competitivas, el dopaje es motivo de descalificación, pero esto no siempre fue así. Durante el siglo XIX y XX, la experimentación, el deseo de obtener mayores logros y la ausencia de penalizaciones implicaba una barra libre para el uso de todo tipo de sustancias que pudieran mejorar el rendimiento. Uso experimental Durante el siglo XIX, el uso de estimulantes en el rendimiento físico comenzó limitándose meramente a la curiosidad científica, sin tener como fin superar ningún récord. El neuropsiquiatra Philippe Tissié (1852-1935) fue un pionero al estudiar las propiedades estimulantes del té, la leche, el agua de menta, la limonada, el ron y el champán con el ciclista Stéphane. Al contrario que otros científicos posteriores, no solo no tenía la intención de mejorar su rendimiento, sino que además se oponía a las prácticas insanas del deporte de élite. Este interés prosiguió a finales del mismo siglo, cuando el s
Entradas recientes

El lobo en Japón, de dios a alimaña

Con la industrialización, la destrucción de los bosques y la expansión de los campos de cultivos, en muchos países se redujeron drásticamente las poblaciones de lobos, que entraban en contacto con más frecuencia con los humanos. En Japón, a pesar del respeto por la naturaleza profesado por el sintoísmo, ocurrió lo mismo, hasta el punto de extinguir a las dos especies autóctonas. Esto contrata aún más porque los lobos, como los zorros , eran venerados. Culto Los granjeros japoneses adoraban a lobos ( Ōkami ), como Ōguchi-no-Magami  (大口真神, "Dios puro de la gran boca") del monte Fuji, en los santuarios para que protegieran sus cultivos de los jabalíes y ciervos. Los santuarios sintoístas mostraban talismanes con imágenes de lobos para proteger contra el fuego, la enfermedad, robos y otras catástrofes. Cuando se mostraban con lobeznos, traían fertilidad tanto para los cultivos como para las parejas. Según las leyendas, correspondían la ayuda que recibían,

La serpiente tendadora del Edén, peón o diablo multiforme

En el jardín del Edén, la serpiente tentó a Eva a comer el fruto del conocimiento del bien y el mal ( Génesis 3:1-6 ). Habitualmente, esta serpiente se identifica como Satán o un intermediario suyo, pero es una relación no presente en los pocos versículos en los que se le menciona. Entonces, ¿quién era? ¿por qué se le identifica con el diablo? ¿Era realmente una serpiente? Una serpiente corriente La serpiente del Edén debió ser uno de los animales creados por Yahvé para acompañar al hombre ( Génesis 2:18-20 ). Aunque la Biblia emplea términos específicos para referirse a serpientes de capítulos y libros posteriores, aquí se emplea el término genérico (hebreo: נחש, nāḥāš ) y nada siniestro. Este término coincide con verbos y nombres con la raíz n-ḥ-š relacionados con la adivinación del futuro. También era un nombre de israelitas ( 2 Sam 17:25 ) y amonitas ( 1 Sam 11:1-2 ), presente como Naas en las traducciones. Atendiendo a los términos usados y a la gramática, la

La lucha a muerte de los embriones de berrendo

En los artiodáctilos, como los búfalos, ciervos o cabras, es habitual que los machos adultos en celo se peleen. Lo que no es tan habitual es que los embriones combatan por su supervivencia en el vientre de su madre, como ocurre en el caso del berrendo o antílope americano ( Antilocapra americana ). En los úteros de las hembras de berrendo se observa inicialmente un grupo numeroso de blastocistos y sus correspondientes cuerpos lúteos, que se mantienen al haber ocurrido la fecundación. Sin embargo, con el tiempo, el número de embriones es menor que el de cuerpos lúteos. Lo que ocurre es que los embriones comienzan a elongarse hasta 12 centímetros, flotando libremente en la cavidad uterina, donde se enredan entre sí. Tras esta fase, de las decenas de embriones suelen quedar, como mucho, siete. La batalla no acaba aquí. Durante la implantación, los embriones supervivientes se perforan, penetrando en su interior como un pie en un calcetín. Finalmente, solo dos ll

Entradas relacionadas