Ir al contenido principal

Entradas

La carta que los tiburones africanos mandaron al parlamento británico

Durante el siglo XVIII, los tiburones de África pidieron amablemente al parlamento británico no acabar con el tráfico de esclavos, denunciando a los "locos desvaríos del fanatismo" abolicionista y confiando en que no dejarían morir de hambre a los leales súbdito de su majestad, ya que contaban con la "sabiduría y sentimiento de compañerismo" de la Cámara de los Lores. Al fin y al cabo, los tiburones deben actuar con unidad.

Esta era una carta satírica republicada en Edimburgo, Filadelfia, Nueva York y Salem y escrita por James Tytler. El escocés Tytler era un médico, poeta, compositor, editor de la Enciclopedia Británica y primer aeronauta de globo de aire caliente, que por su radicalismo fue finalmente arrestado y condenado por sedición, lo que le llevó al exilio. En 1793 se fue a Irlanda y luego a Salem.
A los muy honorables Lores espirituales y temporales de Gran Bretaña, reunidos en el parlamento.

La petición de los tiburones de África

Sheweth,

Que sus solicitan…
Entradas recientes

Cuando la sirena perdió sus alas

En la Odisea de Homero, las sirenas (Σειρῆνες) son mujeres que atraían con su canto a los marineros para que sus barcos chocaran contra las rocas. Eurípides las presentaría en Helena como "mujeres aladas", tal y como eran representadas en el arte antiguo, incluso con presencia masculina hasta el siglo V a.C. Sin embargo, en algún momento dejaron de ser híbridos avícolas para sumergirse en el mar con cola de pez. ¿Hubo una transformación o una confusión con otra criatura?
Las sirenas griegas Las sirenas eran tres antiguas doncellas de Perséfone, hijas generalmente de Aqueloo, a quienes, según Ovidio, Deméter les dio cuerpo de ave para que les asistiese en la búsqueda de su hija. Rindiéndose, se asentarían en la isla de Antimusa. Desde entonces atraerían a los marineros a la muerte con su canto hechizante. Según Higinio, su metamorfosis fue un castigo de Ceres (Deméter romana) por no ayudar a Proserpina (Perséfone).

En su encuentro con los argonautas, Orfeo eclipsó su canto c…

Sobre las polémicas sobre la falta de fidelidad de las adaptaciones

Cuando se cambia un personaje de una obra popular sin una justificación convincente que lo explique, el público tiende a quejarse. Aunque hay ejemplos donde las características del personaje son irrelevantes y la historia progresa sin verse afectada, las que más se hacen notar son aquellas en las que los cambios no consiguen integrarse.

Aunque hablo predominantemente de películas, también se ve en otros medios, como los cómics, ya que Marvel ha sido conocida por cambiar a personajes con una larga trayectoria para incorporarlos como miembro de alguna minoría social. Estos cambios son además los más criticados al ser los más vistosos y no requerir un conocimiento extenso del personaje para reconocerlos, a diferencia de cuando alteran la historia, personalidad o motivación de los personajes.

Como los que generan más polémica son cambios a favor o en contra de las minorías, la esperanza de cualquier discusión civilizada al respecto es nula, ya que se dividen entre los que rechazan la alt…

Fenghuang, el fénix del lejano oriente

Cuando se presenta a una criatura mitológica externa a nuestra esfera cultural, se asimila con otra más popular y se le apellida con un gentilicio. Así, el long (龍) y el qilin (麒麟) son el dragón y el unicornio chinos, el Yamata no Orochi (八岐の大蛇) es la hidra japonesa y el fenghuang (凤凰) es el fénix chino. Mientras a las otras criaturas se les conceden características propias, el fenghuang se suele reconocer simplemente como el fénix de los chinos, una especie de copia sin ninguna diferencia salvo su nacionalidad.

Dado que es una criatura que podemos encontrarnos con frecuencia (p.ej. en las imágenes de algunos restaurantes chinos), pero que pasa desapercibido, considero interesante presentarlo para que deje de ser un desconocido. Además, aprovecho para compararlo con el fénix occidental, al que también presento para compartir los detalles menos conocidos.
¿Qué es un fenghuang? El fenghuang es un ave mítica considerada reina de las aves y símbolo de la emperatriz china, de la misma man…

La discusión entre España y Suecia por demostrar quién era más goda

En la España medieval, desde comienzos del siglo VII, tener ascendencia gótica se consideraba un signo de distinción entre la nobleza. Los nobles visigodos se consideraban guardianes de las tradiciones y mantenían los nombres germánicos.

Este pensamiento se manifestó en el Concilio de Basilea de 1434, cuando debían asignar previamente los asientos de los cardinales y delegaciones. Las delegaciones de las naciones más importantes se sentarían cerca del papa, tendrían mejores sillas y el privilegio de colocar sus sillas sobre las esteras. En este caso, el obispo de Burgos Alfonso de Cartagena solicitó los principales asientos.

Como ya hemos visto, en los debates entre religiosos no eran extraños los desacuerdos. Nicolaus Ragvaldi, obispo de la diócesis de Växjö, afirmó el 12 de noviembre que los suecos eran los descendientes de los grandes godos, mientras la gente de Vestrogotia eran los visigodos y la gente de Ostrogotia eran los ostrogodos. En su discurso enumeró sin adornos a los p…

¿Por qué se comen palomitas en el cine?

Las palomitas están tan asociadas al cine que apenas suelen verse por separado. Es difícil olvidar el aroma que embriaga las salas, la orquesta mascadora durante los diálogos y la pegajosa alfombra amarillenta al acabar la proyección. Pero, ¿qué permitió que nos habituaramos a palomitas en el cine en vez de, por ejemplo, a alimentos como el cocido o una bolsa de mejillones?

El maíz fue durante milenios exclusivo del continente americano, hasta que se exportó a Europa en el siglo XVII. La variedad que tenía la humedad y almidón justos para crear palomitas se extendió desde América central al norte y al sur. En 1848, ya había llegado a la costa oeste de los Estados Unidos y era un producto popular, especialmente en circos y ferias. Los vendedores callejeros se aprovechaban de su aroma para atraer a la clientela, algo que no podían hacer con todos los alimentos. Aún así, no estaban permitidos en los auditorios.

Los cines intentaban imitar a los teatros con sus alfombras, que se estropea…

Cuando los parisinos se comieron su zoológico

Durante la guerra franco-prusiana, tras la rendición de Napoleón III y sin gobierno con mandato electoral con el que negociar, Otto von Bismarck ordenó el sitio de París (1870-1871). En el tiempo que duró, murieron 47 000 civiles franceses, generalmente por el hambre. La falta de alimentos llegó a tal punto que se alimentaron de los animales del zoológico.

En el restaurante Voisin en la Rue Saint Honoré, uno de los más lujosos de parís, el famoso chef Alexandre Étienne Choron preparó los siguientes platos tras cuatro meses de duro asedio:
Consommé d’Elephant → Consomé de elefante (Sopas). Goujons Frits – Le Chameau rôti à l’Anglaise → Gobios fritos - Camello asado a la ingles (Entrantes). Le Civet de Kangourou → Canguro encebollado (Entrantes). Côtes D’Ours roties sauce Poivrade → Costillas de oso asadas con salsa de pimienta (Entrantes).Cuissot de Loup, sauce chevreuil → Muslo de lobo, salsa de corzo (Carnes asadas). Le Chat Flanqué de Rats → El gato flanqueado por ratas (Carnes asad…