Ir al contenido principal

Dejad a los locos experimentar (I)

Cuantas veces habréis visto a los científicos con las batas blancas, rodeados de probetas, microscopios y usando una jerga incomprensible. Otra imagen es la del científico loco, que acompañado de su risa maníaca, realiza los experimentos más disparatados, llegando a la crueldad. Aunque no tengan necesariamente caras de desequilibrado, el hombre es una caja de sorpresas que cuando menos te lo esperas se saca de la chistera un experimento que a nadie se le habría ocurrido.

A veces ocurre que esa idea solo es posible para un demente, como los casos recopilados en Elephants on Acid and Other Bizarre Experiments de Alex Boase.


Leer más...

El elefante lisérgico

En 1962 en Oklahoma, Warren Thomas inyectó al elefante Tusko 297 gramos de LSD. Buscaba con ello inducir al musth, que es un estado que se da una vez al año en los elefantes y en el que sienten una gran excitación sexual, aumentando su agresividad. Tusko se puso tan alegre que se murió.

La conclusión de Warren: los elefantes son extremadamente sensibles al ácido lisérgico.

¿Me firma este seguro de vida? No se preocupe si todo está bajo control...

En los 60 una decena de soldados en el entrenamiento de vuelo por el piloto de que el avión tenía problemas técnicos y que deberían aterrizar en el océano. Tras el mensaje, les hicieron firmar un seguro de vida para que el ejercito no tuviera que responsabilizarse de los posibles daños.

Llámese experimento o broma pesada, los problemas eran una trola. El objetivo era saber si el individuo cometía más errores cuando aumentaba su convicción de que iba a morir.


El test de la obediencia de Milgram

Todos habréis visto ya cientos de veces aquel antiguo capítulo de los Simpson en el que la familia visita a Marvin Monroe y los sientan en unas sillas donde se dan descargas eléctricas unos a otros. Pues esto es bastante parecido.

Este experimento, de los 60 igual que los dos anteriores, querían probar hasta donde llegaba la obediencia humana. En él, había un "profesor" y un "alumno", cada uno en una sala. El "profesor", acompañado de Milgram, le hacía preguntas al "alumno". Si este fallaba, recibía una descarga que aumentaba con cada respuesta errónea. Aunque debido a los gritos de dolor y de auxilio del "alumno" había algunos que abandonaban el experimento, la mayoría se echaba atrás cuando el científico le sugería, sin alzar la voz, que siguiera. Hasta un 63% realizó la última pregunta, que debía propinar una descargal letal.


Emociones, obediencia
y decapitación de ratas

Aunque no tenía el mismo objetivo que el anterior, los resultados son los mismos. Este experimento sucede en 1924, en la universidad de Minnesota con el psicólogo Carney Landis. Carney quería estudiar las expresiones faciales ante distintos estímulos. Para que las muecas de la cara se vieran más fácilmente, les hizo varias marcas con un corcho quemado.

Los sujetos olieron amoniaco, vieran pornografía y escucharon jazz. La última prueba era que decapitasen a una rata blanca, y aunque hubo quien se negó, dos tercios de los sujetos accedieron a ejecutar al animal. Sin embargo, el estudio que para Carney servía solo para estudiar las expresiones faciales, en realidad daba un resultado mucho más interesante, el límite de la obediencia humana.

Fríe a un perrito



Después del experimento de Milgram, había quien desconfiaba de los resultados obtenidos. Había quien decía que los "profesores" sabían que el electrocutado era un actor y que por eso finalizaban el experimento. Así que probaron a hacer lo mismo con Yorkshire, pero esta vez de verdad. Sinceramente, no se cual era la posibilidad de que un perro contestara correctamente y no creo que fuera lo que a los animales les interesara (más bien querrían salir de ahí). De los 26 voluntarios, 13 hombres y 13 mujeres, solo 6 abandonaron la prueba. Las 13 mujeres acataron las ordenes, aunque viendo el año de los experimentos, el machismo y la "autoridad" del hombre eran el pan de cada día, así que no veo muy fiable este experimento.

Castigado sin cosquillas

En la década de los 30, el profesor de psicología Claurence Leuba concibió la hipótesis de que reirnos con las cosquillas era algo que se aprendía. Por eso prohibió a todos a reírse con las cosquillas delante de su hijo. Sin embargo, un día descubrió a su esposa haciendo reir a su hijo con las cosquillas. No obstante, no se rindió, probó con su hermana.

Hipnopedia

El profesor Lawrence Leshan intentó inducir a unos "comedores de uñas crónicos" a que dejasen la costumbre. Mientras dormían, un fonografo les repetía una y otra vez la frase "El sabor de tus uñas es muy amargo". Al averiarse, tuvo que hacerlo el mismo toda la noche. Tan solo el 40% dejó la costumbre.

Más tarde, en 1931, el doctor Cameron realizó un innovador tratamiento para curar la esquizofrenia. El procedimiento era el mismo que el de Leshan, repetir una y otra vez el mismo mensaje, en esta ocasión: "La gente te quiere. La gente te necesita. Confía en tí mismo". Al parecer, los pacientes tuvieron una mejoría.

Posteriormente, utilizó otras frases como "Si ves un papel en el suelo, lo pisas". Lo sorprendente es que funcionó. Por ello fue contratado por la CIA, quien estaba interesada en el control mental. Salió debido a la escasez de resultados de sus experimentos. Terminó investigando poderes paranormales.


Más información: Espacio ciencia, El blog ausente

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.