Ir al contenido principal

El ángel de Auschwitz, Irma Grese

Irma Grese (Wrechen, 7 de octubre de 1923 — Hamelín, 13 de diciembre de 1945) fue una cruel supervisora de prisioneros en diversos campos de concentración durante el 3er Reich.

Le gustaba la enfermería por lo que después de dos años de trabajo en un sanatorio de la SS, intentó graduarse sin éxito.

Irma era fiel seguidora de los discursos del fuhrer, por lo que, oponiendose a su padre, se unió a la Liga de la Juventud Femenina Alemana (Bund Deutscher Mädel). A los 18 años comenzó como guardia femenina en Auschwitz, siendo promocionada a los 19 a supervisora haciéndose cargo de 30.000 prisioneras judías, mayormente polacas y húngaras. Las reclusas la temían, ya que elegía diariamente a las que serían torturadas o directamente ejecutadas, hecho que la excitaba en gran medida. Normalmente utilizaba el látigo trenzado y la pistola. Con el látigo solía destrozar los pechos de las mujeres seleccionadas y con la pistola les disparaba a sangre fría. A esto se le une el uso de perros hambrientos, abusos sexuales y torturas a niños. Por esto, en los campos de concentración de Aushwitz-Birkenau, Bergen-Belsen y Ravensbruck recibía el irónico apodo de "El ángel de Auschwitz", "Ángel rubio de Belsen" o "La perra de Belsen".

El 15 de Abril de 1945 es capturada con 22 años por los británicos y condenada a la horca, siendo ejecutada el 13 de Diciembre del mismo año. Durante su juicio declaró reiteradamente su inocencia con declaraciones como "Yo soy incapaz de hacer planes. Nunca hice ningún plan para matar prisioneros" o "Yo debería saber mejor que usted si tenía o no tenía un perro. ¿No le parece?"

Durante el juicio se pudieron oír testimonios como estos:
  • La prisionera rusa Luba Triszinska declaró que “Cuando las mujeres caían, rendidas por el trabajo, Grese solía lanzarles los perros. Muchas no sobrevivían a estos ataques”
  • Gisella Pearl, médico de los prisioneros observó que “Grese gustaba de azotar con su fusta en los senos a jóvenes bien dotadas, con el objeto de que las heridas se infectaran. Cuando esto ocurría, yo tenía que ordenar la amputación del pecho, que se realizaba sin anestesia. Entonces ella se excitaba sexualmente con el sufrimiento de la mujer”
  • Isabella Leittner y Olga Lengyel informaron de que “Irma Grese tenía aventuras bisexuales y que en los últimos tiempos había mantenido romances homosexuales con algunas internadas.
  • Helene Klein explicó que “Grese “hacía deporte” con los internos, obligándolos a hecer flexiones durante horas. Si alguien paraba, Grese le golpeaba con una fusta de equitación que siempre llevaba consigo”
  • Gitla Dunkleman y Dora Szafran testimoniaron “haber visto a Grese pegando a los internos”
  • Klara Lebowitz declaró que “Grese obligaba a los internos a permanecer en formación, durante horas, sosteniendo grandes piedras sobre sus cabezas”
  • Gertrude Diament e Ilona Stein sostuvieron que “Grese era también responsable de la selección para las cámaras de gas en Auschwitz”
  • Helene Kopper contó que, durante su estancia en el comando de castigo, “Grese había sido responsable de, al menos, 30 muertes diarias”
Fuentes: Bonitasmalaspersonas, Mundo historia y Wikipedia

Comentarios

  1. Muy buena entrada. Está claro que no importa el género, los seres humanos llevamos la crueldad dentro independientemente de si somos hombres o mujeres.

    ResponderEliminar
  2. Es lo que suele ocurrir en las guerras. Ocurre a diario en las comisarias de policia en la actualidad, con que no quiero ni pensar lo que un poli de estos haria en una guerra.

    ResponderEliminar
  3. Calígula en versión femenina. Terrorífica.

    ResponderEliminar
  4. Que fea acomplejada la cabrona.

    ResponderEliminar
  5. Claro como las polacas suelen estar muy buenas, y esta cara de rata era fea, de alguna manera tenia que sentirse superior aun siendo una mierda.

    ResponderEliminar
  6. Desde pequeño aprendí que los alemanes eran diabólicos por las películas.
    Ya de mayor he constatado que la inmensa mayoría de peliculas sobre nazis las produjeron los enemigos de esos nazis.
    Sin embargo los demás nazis siguen el libertad y nos gobiernan.

    ResponderEliminar
  7. Que pedazo de hija de puta. La pena de muerte debería ser legal todavía.

    ResponderEliminar
  8. A esa mendiga vieja ya le deben de estar haciendo lo doble en el infierno.

    ResponderEliminar
  9. en verdad quieren saber como era estar en un campo de concentración y como era Irma Grese lean el libro de Los Hornos de hitler la autora es Olga Lengyel

    ResponderEliminar
  10. no le dieron chanze de defenderse, todas las acusaciones fueron contradictorias y exageradas, lean el libro de olga lengyel y veran las exageraciones que en el se cuentan, aunque si era canija, como muchos gringos y rusos tambien lo fueron

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad) ni spam.

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.