Ir al contenido principal

Los duelos judiciales de la Edad Media entre un hombre y una mujer

Los juicios por combate o duelos judiciales eran cada vez menos comunes a finales de la edad media pero aún eran aceptados como parte de la teoría y práctica legal en el renacimiento. Podían ser usados en casos de traición (ya que los jueces eran agentes del rey, y el rey era la parte ofendida, siendo una manera de conservar la imparcialidad) y otro tipo de casos criminales y civiles donde no había pruebas contundentes que apoyaran a uno o a otro. Solo había unas pocas personas exentas, como los clérigos, pero las mujeres no estaban entre ellas. Por eso, algunas veces ellas también tenían que luchar.



En 1467, Hans Talhoffer escribió su  Fechtbuch (manual de combate) aportando instrucciones ilustradas de como debían lucharse los duelos con una gran variedad de armas. Una sección trata los combates entre un hombre y una mujer. R. Coltman Clephan, siguiendo a R.L Pearsall, informa que, aunque estas eran poco comunes en Alemania el año 1200, varias ilustraciones se refieren a ellas. El contexto mostrado por Talhoffer es común, pero no universal. Aparentemente, eran más comunes entre marido y esposa. Talhoffer presenta sus instrucciones sin ningún comentario especial, y sus consejos se aplican a ambos participantes. Da dos versiones diferentes de la pelea, una con el hombre victorioso y otra con la mujer.

Las imágenes reproducidas aquí están escaneadas a partir de las fotocopias de un facsímil de el manuscrito editado por Gustav Hersgsell en 1887. La transcripción del alemán original es del facsímil. Dado que se consideraba a la mujer menos habilidosa que el hombre, este debía permanecer en un agujero hasta la cintura con un garrote mientras que la mujer llevaba una honda con una piedra de 4 ó 5 libras (unos 2 kg).
Esta sección se encuentra al final, sin comentarios, por lo que pudo ser un tipo de lucha poco frecuente. Sin embargo, atendiendo a los consejos que daba Talhoffer, se puede ver que no lo ve como algo exótico, sino que se lo toma en serio. El hombre ganaba cuando conseguía hacer caer a la mujer en el agujero. Para que ganara ella, debía ser capaz de inmovilizarlo mientras lo saca del agujero.

Fuente: Aemma



Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.