Ir al contenido principal

La curiosa historia del punto de Poisson

El punto de Poisson es la prueba de que incluso si tienes razón sobre algunas cosas, puedes ser humillado para siempre. Descubre porque este concepto de la física ha hecho que Siméon Poisson viva en la infamia durante casi 200 años.



A principios del siglo XIX, la Academia Francesa decidió acoger una competición amistosa. Los miembros de la Academia, al igual que los científicos de todo el mundo, notaron que la luz cuando viajaba de un medio a otro, se doblaba. Cristal, agua, gel, cualquier cosa que permitiera el paso de la luz cambiaba su dirección. La gente podía medir la curvatura de la luz, pero desconocían que lo provocaba. La Academia Francesa trató de resolver el problema enfrentando la mente de varios científicos entre sí.

Allí fue Augustin Fresnel. Era un ingeniero, y había estudiado los efectos de la luz. Se le había ocurrido una idea innovadora; la luz emitía ondas perpendiculares a la dirección en la que viajaba. Su idea causó un gran revuelo, sobretodo en Poisson y sus compañeros. Ellos creían que la luz viajaba como una serie de partículas, todas con complicadas interacciones entre sí. Poisson, Fresnel y otros científicos se reunieron y tuvieron una entusiasta serie de debates de la naturaleza de la luz y los efectos observables en su viaje a través de varios medios.

Casi al final de los debates, Poisson propuso un argumento que parecía poder acabar definitivamente con la teoría de Fresnel. Si a alguien le están lanzando objetos, lo mejor que puede hacer es ocultarse detrás de uno más grande. Si te tiran piedras y te escondes detrás de una roca, o chocarán con esta o caerán a su alrededor. Si por otra parte, una persona se mete en el agua hasta la cintura y quiere protegerse de una ola, no estará seguro detrás de una roca. Las olas se curvan alrededor de los objetos sólidos.

Poisson razonó que si la luz era realmente una onda, entonces cuando esta chocara contra una esfera perfecta, las ondas de luz se curvarían a los lados del objetos. La simetría perfecta de una esfera implicaría que todas las ondas de luz se encontrarían en el centro exacto de la sombra que se forma detrás de ella. Allí, la gente sería capaz de ver un punto brillante de luz.

Claramente, esto era absurdo. Después todo el mundo terminó riéndose y terminaron yéndose a beber o lo que hicieran los científicos franceses de éxito en aquellos días. Al menos una persona no se unió a ellos. Dominique Arago, uno de los jueces se dio cuenta de que Poisson había descrito el experimento perfecto. Encontró un objeto redondo, también una luz, y muy pronto, encontró el punto. Fue justo donde Poisson dijo que sería.

No había nada más que hacer que otorgar el premio a Fresnel. Fresnel fue lo suficientemente inteligente para dar con la teoría. Poisson fue lo suficientemente inteligente para probar que Fresnel tenía razón y que él estaba equivocado. Aunque Dominique Arago realizara la prueba, el pequeño punto de luz en el centro de la sombra también se le llama punto de Poisson.

PD: Aunque este punto fue observado por Jacques Philippe Maraldi en 1723, su descubrimiento pasó desapercibido.

Fuente:io9.com

Comentarios

  1. Qué emocionante tuvo que ser haber vivido aquella época de descubrimientos. Seguro que la gente se devanaba los sesos entendiendo cosas sobre ciencia y nunca podían probar bien sus teorías.

    ResponderEliminar
  2. Todavía hoy elena, la gente se devana los sesos, quizá más que ayer...

    ResponderEliminar
  3. Orale, esta rebueno, gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.