Ir al contenido principal

4 raros experimentos que no deberían ser repetidos

Los tres Jesucristos

 Esto es una historia real de tres esquizofrénicos, todos creían que eran Jesucristo. No pasó mucho tiempo hasta que dejaron sus modales y se volvieron realmente locos. En 1959, el psicólogo social Milton Rokeach buscaba comprobar la fuerza del auto-engaño. Por lo que reunió a los tres pacientes y los hizo vivir juntos en el mismo hospital en Michigan durante dos años.

Rokeach esperaba que los Cristos renunciaran a su identidad delirante después de enfrentarse a los otros que afirmaban ser la misma persona. Pero eso no pasó. Al principio, los tres se peleaban por ver quien era más santo. De acuerdo a Rokeach, un Cristo gritó "¡Deberías adorarme! a lo que el otro respondió "¡No voy a adorarte! ¡Eres una criatura! ¡Mejor que vivas tu propia vida y abras los ojos ante los hechos!"

Pero el comportamiento de los esquizofrénicos no es la parte más extraña. Más lo era la manera en la que Rokeach intentó manipular a los sujetos. Como parte de un experimento, el psicólogo quería ver que tan arraigadas estaban los delirios en cada uno. Por ejemplo, en uno de los Cristos, Leon, creía que se había casado con una persona llamada Madame Yeti Woman, una mujer de más de dos metros y 90 kilogramos descendiente de una un indio y una rata jerbo. Por lo tanto, Rokeach escribió cartas de amor a Leon de Madame Yeti Woman. En ella había instrucciones, pidiendo a Leon cantar "Onward Christian Soldiers" (Adelante soldados cristianos) durante las reuniones de grupo y fumar una marca concreta de cigarrillos. Leon se sintió tan conmovido por la atención de su esposa que rompía a llorar cuando recibía sus cartas. Pero cuando Yeti Woman le pidió que se cambiara su nombre, Leon sintió que su identidad había sido cuestionada. Estaba a punto de divorciarse de su esposa de fantasía cuando Rokeach lo quitó del experimento.

Al final de la estancia, cada uno creía que él era el único y verdadero Dios. De hecho, Rokeach concluyó que sus identidades se habían asentado después de enfrentarse con los otros Cristos. Veinte años después, renunció a sus métodos escribiendo "No tenía derecho, incluso en nombre de la ciencia, a jugar a ser Dios e interferir durante todo el día con su vida cotidiana".


Toro furioso

En 1963, el doctor José Delgado entró en la plaza de toros de Córdoba (España) con un toro de 250 kilos llamado Lucero. El neurofisiólogo de la Universidad de Yale no era torero, pero tenía un plan: controlar la mente del toro.

Delgado formaba parte de un pequeño grupo de investigadores que estaba desarrollando una nueva terapia de electroshock. Así es como funcionaba: Primero, los investigadores le implantarían pequeños cables y electrodos en la cabeza. Después, mandarían señales eléctricas a distintas partes del cerebro, provocando emociones y controlando los movimientos del cuerpo. La meta estaba en cambiar el estado mental del paciente, animando a los deprimidos y calmando la agitación. Pero Delgado llevó a la ciencia a un nuevo nivel cuando desarrolló el "stimoceiver". El chip, que tenía el tamaño de una moneda, podía ser insertado dentro de la cabeza de un paciente y ser dirigido por control remoto. Delgado previó que la tecnología conduciría a una "sociedad psicocivilizada" en la que cualquiera podría templar sus tendencias auto-destructivas con tan solo presionar un botón.

Durante muchos años, Delgado experimentó con monos y gatos, haciéndolos bostezar, luchar, jugar, aparearse y dormir, todo por control remoto. Estaba particularmente interesado en manejar la ira. En un experimento, colocó un stimoreceiver en un mono hostil. Delgado dio el mando al compañero de jaula del mono, quien rápidamente comprendió que pulsando el botón calmaría a su malhumorado amigo.

El siguiente reto de Delgado era experimentar con toros en España. Empezó implantando stimoreceivers en varios toros y probando el equipo haciéndoles levantar las piernas, girar sus cabezas, andar en círculos y mugir 100 veces seguidas. Entonces llegó el momento de la verdad. En 1965, Delgado saltó al ruedo para con un toro llamado Lucero, un feroz animal famoso por su temperamento. Cuando Lucero pulsó el botón de su mando, Lucero se paró. Volvió a pulsar y el toro comenzó a dar vueltas en círculos.

La demostración fue aclamada como un éxito en la primera página del New York times, pero algunos neurocientíficos eran escépticos. Ellos sugerían que, más que detener el ataque de Lucero, simplemente lo había confundido y renunció a atacar. Mientras tanto, algunos extraños empezaron a acusar a Delgado de implantarles secretamente stimoreceivers en sus cerebros para controlar sus pensamientos. Como el miedo a la tecnología aumentó en los 70, Delgado decidió volver a España para llevar a cabo una investigación menos polémica. Pero su trabajo en electroestimulación cerebral fue pionero. Esto allanó el camino para los implantes neuronales actuales, que ayudan a los pacientes a controlar condiciones que van desde la enfermedad de Parkinson y epilepsia a depresión y dolor crónico.

Solo en la oscuridad 

Para algunas personas, el confinamiento solitario es un castigo; para otros, es una vía para un descubrimiento científico. En la década de los 60, en la cumbre de la carrera espacial, los científicos sentían curiosidad por cómo los humanos llevarían el viaje en el espacio y el vivir en refugios antiatómicos. ¿La gente podría hacer frente a un aislamiento extremo en un espacio cerrado? Sin el Sol, ¿qué ciclo de sueños tendríamos? Michel Siffre, geólogo francés de 23 años, decidió responder a esas respuestas realizando el experimento en sí mismo. Durante dos meses en 1962, Siffre vivió en un aislamiento total, enterrado en un glaciar subterráneo en los Alpes marítimos franco-italianos, sin relojes ni luz del día para determinar la hora.

Dentro de la cueva, las temperaturas eran bajo cero, con una humedad del 98%. Constantemente frío y húmedo. Siffre sufrió de hipotermia, además de los carámbanos de hielo que de vez en cuando caían alrededor de su tienda. Pero durante sus 63 días bajo tierra, solo entró en la locura una vez. Un día, Siffre empezó a cantar y a bailar con sus medias de seda negra. Aparte de eso, todo fue relativamente normal.

Cuando Siffre salió el 14 de Septiembre, pensaba que era 20 de agosto. Su mente había perdido la noción del tiempo, pero por raro que parezca, su cuerpo no. Mientras estaba en la cueva, Siffre llamó a sus asistentes de investigación siempre que se despertaba, comía y se iba a dormir. Como resultado, se había mantenido sin intentarlo en ciclos regulares de sueño y vigilia. Un día promedio para Siffre duraba un poco más de 24 horas. Siffre descubrió que los seres humanos tenemos relojes internos.

El éxito del experimento hizo que Siffre estuviera deseoso de realizar más investigaciones. 10 años después, bajó a una cueva cerca Del Rio, Texas, durante seis meses, la NASA patrocinaba el experimento. Comparado con su anterior experiencia, esta cueva en Texas era caliente y lujosa. Su mayor molestia eran los electrodos colocados en su cabeza, lo que significaba que monitorizarían su corazón, cerebro y actividad muscular. Pero los usaba, y los primeros dos meses fueron fáciles para Siffre. Llevaba a cabo experimentos, escuchaba los registros, exploraba la cueva, y atrapó a su Platón.

En el día 79, sin embargo, su cordura empezó a resquebrajarse. Se deprimió bastante, especialmente después de que su tocadiscos se rompiera y el moho comenzara a arruinar sus revistas y material científico. Pronto, empezó a plantearse el suicidio. Durante un momento, encontró el consuelo en un ratón que de vez en cuando hurgaba en sus provisiones. Pero cuando Siffre intentó atrapar al ratón con su cacerola para hacerlo su mascota, lo mató accidentalmente. Escribió en su diario "La desolación me abruma".

Justo cuando el experimento estaba llegando a su final, una tormenta mandó una descarga a través de los electrodos en su cabeza. Aunque el dolor era insoportable, la depresión embotó su mente de tal manera que tuvo tres descargas más antes de que pensara desconectar los cables.

Una vez más, el experimento de la cueva de Texas dio buenos resultados. En el primer mes, Siffre tenía ciclos regulares de sueño-vigilia, que eran un poco más largos de 24 horas. Pero después de eso, sus ciclos comenzaban a variar aleatoriamente entre 18 y 52 horas. Era un descubrimiento que impulsó el interés en las maneras de inducir ciclos sueño-vigilia más largos en humanos, algo que beneficiaría potencialmente a soldados, submarinistas y astronautas.


Por el amor a los delfines

Quizás, el experimento más preocupante de la historia reciente es el de inteligencia en delfines llevado a cabo por el neurocientífico John C. Lilly en 1958. Mientras trabajaba en el Communication Research Institute, un moderno laboratorio en las Islas Vírgenes, Lilly quería saber si los delfines podían hablar a la gente. En ese momento, la teoría dominante del desarrollo del lenguaje humano postulaba que los niños aprenden a hablar a través del contacto cercano y constante con sus madres. Por lo que Lilly intentó aplicar la misma idea a los delfines.

Durante 10 semanas en 1965, la joven investigadora asociada de Lilly, Margaret Howe, vivió con un delfín llamado Peter. los dos compartían una casa de dos habitaciones parcialmente inundada. El agua era lo suficientemente profunda para que Peter pudiera nadar y que Margaret pudiera ir de una habitación a otra. Margaret y Peter interactuaban constantemente, comiendo, durmiendo, trabajando y jugando juntos. Margaret dormía en una cama empapada de agua salada y trabajó en un escritorio flotante, por lo que su compañero de habitación podía interrumpirla cuando quisiera. También pasó horas jugando a la pelota con Peter, animándolo a hacer ruidos "humanoides" y a intentar enseñarles palabras simples.

Conforme pasó el tiempo, quedó claro que Peter no quería una madre, quería una novia. El delfín dejó de interesarse por sus lecciones, y empezó a cortejar sus pies y piernas. Cuando no se le correspondía como esperaba, se volvía violento. Empezó a usar su nariz y sus aletas para golpear las espinillas de Margaret, que quedaban magulladas. Durante un tiempo, ella llevó botas de agua y una escoba para defenderse de los intentos de Peter. Cuando no funcionaba, empezó a mandarle visitas conyugales con otros delfines. Pero el equipo de investigación creció preocupado de que si Peter pasaba mucho tiempo con su especie, olvidaría lo que había aprendido con los humanos.

Al poco tiempo, Peter volvía a la casa de Margaret, aún intentando cortejarla. Pero esta vez cambió sus tácticas. En vez de morder a su amiga, comenzó a frotar cortésmente la pierna de arriba a abajo con su boca y enseñando sus genitales. Sorprendentemente, esta estrategia funcionó y Margaret comenzó a frotar el pene en erección del delfín. Como era de esperar, comenzó a cooperar mucho más en sus lecciones de idiomas.

Descubrir que un humano puede satisfacer las necesidades sexuales de un delfín era el mayor avance entre especies. El Dr. Lilly aún creía que los delfines podían aprender a hablar si se les daba el suficiente tiempo y esperaba llevar a cabo un estudio de un año de duración con Margaret y otro delfín. Cuando sus planes se truncaron por ser demasiado caros, Lilly trató que los delfines hablaran de otra manera: dándoles LSD. Y aunque Lilly informó de que todos tenían "muy buenos viajes", su reputación en la comunidad científica se deterioró. En poco tiempo, perdió los fondos federales para sus investigaciones.

www.mentalfloss.com

Comentarios

  1. Es la primera vez que entro en este blog, y de primeras felicitarte por él. Muy interesante post, el experimento de Rokeach ya lo conocía, y también alguno de deprivación sensorial, si bien me ha parecido muy impactante el tema de los delfines!
    Tampoco tenía ni idea de la implicación de la neurociencia española en el desarrollo de implantes de electrodos cerebrales, me ha sorprendido gratamente.

    Saludos y a seguir así.

    PD: En mi opinión, creo que sería muy apropiado incluir el post también en la categoría Psicología.

    ;)

    ResponderEliminar
  2. Implantes cerebrales al más puro estilo nazi.

    Sobre animales y lenguaje:

    Argumento: "Los animales no tienen lenguaje"

    Saludos,
    David.

    ResponderEliminar
  3. En mi opinión, el único experimento que no me parece ético es el primero, debido a la injerencia y al daño psico-afectivo que puede haberse causado gratuitamente sobre los 'conejillos de indias' humanos.

    En cuanto al resto de los experimentos, no veo mayor inconveniente en que puedan ser repetidos. Lo único que pediría es que en los ensayos con animales, estos últimos deberían expresar su consentimiento por escrito (declarando que se someten voluntariamente a los experimentos) :-)

    ---

    Reflexiones varias:

    Respecto al tercer experimento, se dice (en el último párrafo) que un hipotético ciclo de sueño-vigilia de 52 horas "beneficiaría" a soldados, submarinistas y astronautas. Vamos a ver, está claro que los únicos beneficiados de tales ciclos serían los ejércitos y las empresas.

    Respecto al experimento de docencia con delfines, yo he sacado las siguientes conclusiones:

    1.- Los niños aprenden a hablar a través del contacto cercano y constante de su pene con su madre. :-)

    2.- Cuando a una mujer se le frota cortésmente una pierna de arriba a abajo con la boca, dicha mujer automáticamente comenzará a frotarte el pene. :-)

    ResponderEliminar
  4. hmmm! ... desde luego, el cuarto caso resulta más interesante de lo que parece a simple vista:
    Por alguna extraña casualidad o designio del destino, tuvieron cita en un mismo laboratorio y al mismo tiempo dos experimentos entrelazados y complementarios. Me explico:
    Por un lado estaba el experimento de los humanos, que querían saber si los delfines pueden aprender a hablar en inglés.
    Y por otro lado estaba el experimento de los delfines, que querían saber qué hay que hacerle a una humana para que te acaricie el pene.

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante el blog.
    Y no menos los comentarios ;)

    ResponderEliminar
  6. El comentario ofrecido por Fran, me ha dejado sin palabras...
    (Siempre es bueno dar toques de humor.)

    El que mas me ha llamado la atencion ha sido el de Solo en la oscuridad.

    ResponderEliminar
  7. Qué experimentos tan curiosos, aunque no me gusta nada que tratasen así de mal a los animales de los dos experimentos, alterando su naturaleza tan sólo por curiosidad.

    ResponderEliminar
  8. "Sorprendentemente, esta estrategia funcionó y Margaret comenzó a frotar el pene en erección del delfín."

    A mi lo único que me sorprende es que lo incluyera en los resultados del experimento (o que lo hiciera cuando alguien miraba).

    Estas cosas se hacen en la intimidad de la casa y no se cuentan ;-).

    ResponderEliminar
  9. Lo que nadie sabe es que ese mismo delfín se le insinuó a Carl Sagan (vean en La conexión cósmica) y que esa chica que se narra en el relato fue novia de este científico (vean Carl Sagan: una vida en el cosmos)... por lo que creo que algo había ahí en cuanto a la química...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.