Ir al contenido principal

Maurice Vidal Portman, las islas Andamán y Sentinel del Norte

En los primeros años del blog, creo que fue Filoctetas, de los blog recomendados en la barra lateral, me recomendó hablar de Sentinel del Norte, donde había un grupo de humanos sin contacto con el resto de la humanidad. Entonces no sabía qué decir aparte de eso, que estaban aislados. Pero hace poco, la tribu se ha puesto en boca de todos.
Portman, mostrándose en un trono y rodeado de jefes tribales
Por si no os habéis enterado o leéis esto cuando todos lo han olvidado, la situación es la siguiente. John Allan Chau, un joven estadounidense de 27 años, tuvo la brillante idea de predicar el cristianismo en unas islas donde no solo es ilegal entrar sino, además, peligroso. Puede que lo siguiente que diga sea subjetivo e inadecuado, pero Chau, egoístamente, sobornó a pescadores para que le llevaran a la isla en tres ocasiones, como digo, para convertirlos a su religión. No sé si tenía ansia de protagonismo, ideaciones suicidas o, lo mejor de ambos, quería ser un mártir. No solo emprendió una misión que solo él consideraba necesaria y que nadie le había pedido, sino que los ponía en riesgo de morir por los patógenos a los que normalmente no están expuestos. En el primer viaje, tuvo que huir en canoa; en el segundo, se la rompieron y tuvo que huir a nado con una flecha en la espalda; en el tercero, consiguió el preciado premio Darwin, es decir, murió tontamente. Según su diario, no todos fueron agresivos con él, pero básicamente tuvo los suficientes avisos en el idioma universal de las flechas.

La razón de esta entrada es que se repite que los sentineleses del norte no han tenido contacto con nadie, al menos, con alguien que saliera vivo de allí. Pero, en la dinámica de todas las entradas de este blog, no es exactamente así. 
Islas Andamán. Sentinel del norte es la pequeña isla al oeste.
En 1880 conocieron al comandante Maurice Vidal Portman, asignado por la Marina Real Británica para administrar y pacificar las islas Andamán entre julio de 1879 y 1900. Portman estaba obsesionado eróticamente con los andamaneses, como se desprende por su pasión por las composiciones fotográficas con miembros secuestrados de las tribus que administraba, mostrándolos en posiciones homoeróticas.

Antropólogos autodidactas

No fue el primero en retratar a estas poblaciones. El topógrafo R. H. Colebrooke produjo "precisas" acuarelas de los isleños en 1790. En 1857-58, el doctor y penalista F. J. Mouat secuestró, fotografió y "estudió" "por el interés de la humanidad" a un aborigen andamanés rebautizado como Jack. El fotógrafo francés Oscar Malitte capturó las imágenes, la mayoría en Calcuta. En la siguiente década, los administradores británicos fotografiaban a los aborígenes que "visitaban" Port Blair y cautivos llevados a Birmania. El 4 de mayo de 1872, G. Dobson fotografió a Maia Biala, un "jefe" que se alineó con los esfuerzos del régimen de Port Blair para cazar a convictos y aborígenes enfermos, y a la esposa de este, que posaron desnudos fumando las pipas que les habían regalado. Biala moriría de sarampión en 1877. El voyeurismo de sus fotos provocó la decisión del Journal of the Anthropological Institute de añadir un penacho de hierba en las fotografías impresas de Biala.  E. S.
Brander, segundo oficial médico en Port Blair, y F. Day, doctor que visitó las islas en 1870, supusieron que Biala era un "nativo de la India".

El predecesor de Portman, E. H. Man, también fotografió a los andameses, dirigiéndose a la Sociedad Antropológica de Gran Bretaña e Irlanda. Según el criterio de Portman, el proyecto de Man en 1883 era muy rudimentario, ya que implicaba a poca gente y generando menos conocimiento moral y político.

"Tres atletas"
Las imágenes de Portman muestran predominantemente a hombres. Especialmente cuando se tratan de fotografías a cuerpo completo, donde suelen ser hombres entre 14 a 40 años, sin signos de edad o enfermedad y con una musculatura perceptible. Los genitales y los glúteos suelen destacar en el centro de la imagen. 

En 1984, Portman comienza las mediciones de los andamanéses. Estas mediciones tenían en cuenta varias decenas de parámetros. La mayoría de aquellos revisados se clasificaban como Eremtaga o Ariauto, es decir, viviendo en el interior o en la costa. Por estas mediciones se sabe que analizó a ancianos, que rara vez muestra en las fotografías. Además, a diferencia de su predecesor, que encontraba a las jóvenes "juveniles y gráciles", Portman tendía a describir negativamente a las mujeres como "masculinas", con "mal aliento" o "mal olor". 

En los hombres asociaba la insubordinación con la lujuria. En cambio, en su deseo de domar el salvajismo, veía con buenos ojos la subordinación. Contrastando con las observaciones de Man, que reflejaban la "falta de castidad" de los jóvenes andamaneses, señalando que "la naturaleza humana es la misma en todo el mundo, y los chicos serán chicos incluso en las selvas andamanesas", Portman destaca la falta de lujuria de los andamaneses, es decir, la docilidad del salvaje domado. Considera conflictivos que los intereses lujuriosos de estos con respecto a los convictos u otros andamenes es disruptivo contra su autoridad.

Contactos con Sentinel del Norte

En la página 726 del segundo volumen del libro A History Of Our Relations With The Andamanese , Portman cuenta que desembarcó en Sentinel del Norte en 1880, aunque los nativos solían huir. Capturaron a una mujer y cuatro niños, que mantuvieron varios días en la goleta de vela Constance. A la mujer y a un niño los devolvieron con regalos. Unos días después se encontraron a una pareja anciana y un niño. El anciano estaba a punto de disparar su arco al teniente Hooper que lo acompañaba, pero uno de los convictos a sus órdenes saltó detrás suya y le impidió apuntar. Esta pareja y los cuatro niños se mantendrían en su casa de Port Blair durante varios días. La pareja anciana enfermó y murió rápidamente, y los niños fueron devueltos con regalos. En sus viajes a la isla, también tomó con sus hombres montones de cráneos de cerdo del asentamiento de la isla.

En la década de los 60 y 70 del siglo siguiente, el gobierno intentó contactar con antropólogos, pero los sentineleses se mostraron hostiles. El gobierno indio no volvió a intentarlo. En 1981, un carguero llamado Primrose, lleno de alimento para pollos, encalló en el arrecife de coral en torno a la isla. Pidieron ayuda por radio y esperaron la ayuda. Por la mañana vieron 50 hombres con arcos haciendo barcos improvisados en la playa. La tripulación pidió un puente aéreo de urgencia y fue evacuada. Las fuertes olas evitaron el abordaje, pero el tiempo estaba mejorando. El barco y su cargamento se quedó en la isla. Durante dos meses, los trabajadores actuaron clandestinamente en los restos del barco, recuperando cargamento y chatarra. 


En la década de los 90, unos antropólogos intentaron de nuevo contactar con ellos. Aunque su actitud no era amistosa, aceptaban regalos. Algunos vadeaban el agua para aceptar cocos. En el vídeo superior, a partir del minuto 3:40 se puede ver que uno de ellos lleva un cuchillo de metal.

En el 2006, dos pescadores furtivos fueron asesinados mientras pernoctaban en la isla. Finalmente, está la muerte del misionero cristiano con el que comenzaba la entrada.

Esto demuestra dos cosas: ha habido contactos y no todos han sido agresivos. Lo evidente es que el aislamiento les permite las supervivencia, a diferencia de los Jarawas del resto del archipiélago, que alcanzaban los 9000 miembros y ahora apenas quedan 380, con tribus totalmente extintas.

Fuentes: threadreaderapp

  • Sen, S. (2009). Savage bodies, civilized pleasures: MV Portman and the Andamanese. American Ethnologist36(2), 364-379.

Comentarios

  1. Respuestas
    1. Si es sobre el misionero, la verdad es que su estupidez es de proporciones bíblicas. No podía soportar que los medios pretendan dar pena cuando sabía perfectamente lo que podría pasar. En su situación, navegar a una isla de acceso ilegal no se hace sin querer.

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in