Ir al contenido principal

Cuando prohibieron la Navidad

Aunque parezca la fantasía del Grinch, hubo una época en la que la Navidad estuvo prohibida. Curiosamente, la prohibición está conectada con Acción de Gracias. En aquella entrada decía como los anglicanos deseaban reducir el número de festividades (96 días anuales para los católicos antes de 1536, sin contar domingos), limitándose a unas pocas, como los días de Humillación y Ayuno, los de Acción de Gracias, sabbat, el día de elecciones y poco más. Esto les permitía disfrutar de 300 días anuales de trabajo y unas cuantas celebraciones, no siempre alegres, donde pensar en dios.



Los puritanos querían purificar la fe de todas las influencias paganas. Eso incluía la Navidad y la Semana Santa. Muchas costumbres con raíces paganas y célticas, como tocar un trozo de acebo en el tronco de Yule; adornar la casa con ramas de acebo y muérdago; hacer fuegos y encender velas; colgar decoraciones llamativas; deambular y cantar para mantener vivo al Sol; cantar villancicos de puerta en puerta; o hacer obras de teatro con disfraces. No permitían ni los banquetes.

Por lo tanto, al llegar a Massachusetts, teniendo la oportunidad para crear su propio paraíso cristiano, se despojaron de todas las influencias paganas para practicar un cristianismo puro. Aunque seguían considerando que su salvador había nacido el 25 de diciembre, tan solo lo celebraban si caía en sabbat. En caso contrario, la vida, y el trabajo, continuaban.

Opinaban que la Biblia no decía nada de celebrar el nacimiento de Cristo. Lo veían como un astuto truco de la iglesia antigua para atraer adeptos al cristianismo entre los paganos europeos, que solían celebrar el inicio del año en torno al solsticio de invierno. 

Al ver a Cristo como una manifestación de Dios, veían adecuado reverenciarlo, no venerarlo como a un ídolo. Conviene añadir que, como ya se contó en la entrada sobre los besos bajo el muérdago, las fiestas navideñas fueron prácticamente una extensión de los Saturnales romanos, por lo que durante doce días predominaban las juergas, la ociosidad, la bebida y la promiscuidad. 

En resumen, la propia celebración de la Navidad era una herejía. Los pastores religiosos podían ser arrestados por ofrecer oficios navideños. De 1659 a 1681, quien fuera capturado celebrando la Navidad en Massachusetts era multado con cinco chelines, aproximadamente el jornal típico de una semana. 

La prohibición terminó en 1681, pero siguió siendo un tabú. Hasta bien entrado el siglo XVIII, quienes cantaran villancicos podían ser procesados por alterar la paz. Incluso dar regalos o donaciones caritativas estaba mal visto.

Mientras tanto, en Inglaterra, tras una serie de guerras civiles entre las décadas de 1640 y 1650, durante el interregno, los puritanos impusieron su fundamentalismo religioso. La Navidad, la Semana Santa y otros días sagrados se prohibieron en 1647. Sin embargo, la medida fue tan poco popular que volvieron en 1660 con la restauración de la monarquía. En Escocia, debido a la Iglesia homónima, se observaba discretamente. Allí se convertiría en fiesta nacional a partir de 1958, en pleno siglo XX.

Esto promovió que más puritanos se fueran a Nueva Inglaterra, llevándose consigo su guerra contra la Navidad. También llegaron a otros lugares, como Nassau en las Bahamas y partes de Virginia y Nueva Jersey, pero, al no ser mayoría, la fiesta se mantuvo.

Algunos historiadores sostienen que los siervos y pobres que llegaron a Nueva Inglaterra para trabajar, en vez de por cuestiones de fe, pudieron haber mantenido sus costumbres en secreto. No obstante, fue el gran flujo migratorio a mediados del siglo XIX, especialmente de irlandeses, el que marcó la tendencia. Esta también fue la causa de la popularización de Halloween, que los ingleses habían sustituido por un día de acción de gracias el 5 de noviembre en el conocido día de Guy Fawkes.

La transición de la prohibición a la celebración fue lenta. Sería en 1870 cuando el presidente Ulysses S. Grant proclamó la Navidad como fiesta nacional para unificar el país tras la guerra civil. Esto permitiría a Inglaterra y parte de los Estados Unidos ingresar, junto con Albania, Somalia o Tayikistán, entre otros, en los pocos países en prohibir la Navidad.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in