Ir al contenido principal

La planta más solitaria del mundo


Un día de 1895, mientras caminaba por el bosque de Ngoya en Zululandia, Sudáfrica, un botánico con el oportuno nombre de John Medley Wood vio un árbol. Se sentó en una pronunciada pendiente del bosque y se fijó en que parecía distinto a los demás, con su ancho tronco y con unas hojas que recuerdan a la de las palmeras. Desde lejos parecía una, y el Dr. Wood - quien se ganaba la vida recogiendo plantas raras (dirigió un jardín botánico en Durban)- tomó varios tallos y mandó uno a Londres.

Esos pequeños tallos fueron puestos en una caja y se fue a la La Casa de la Palmera en el Real Jardín Botánico de Kew. Allí se quedó, sola, durante los siguientes 98 años.



Llamado Encephalartos woodii, en honor al Dr. Wood, es una cícada. Las cícadas son un orden muy antiguo de las plantas y esto convierte a esta, aún en Londres, en uno de los últimos árboles de su tipo del planeta, y la última en crecer en estado salvaje.

Hace doscientos millones de años, las cícadas estaban en todas partes. Los bosques de cícadas iban desde Groenlandia hasta la Antártida (teniendo en cuenta que los continentes no estaban en la misma posición que ahora). Los pterodáctilos volaban por encima. Los grandes dinosaurios se alimentaban con ellas. Durante el periodo jurásico, pequeñas y rechonchos árboles con apariencia de palmera - las que se ven en el dibujo de John Sibbick - eran parte del 20% de las plantas mundiales.

De alguna manera E. woodii sobrevivió a la catástrofe que terminó con los dinosaurios, vivió 5 eras de hielo diferentes y aprendió a vivir con nuevos árboles más grandes, coníferas, árboles con hojas y después con frutos y flores, reduciendo su número progresivamente hasta quedar solo uno.

El problema es que estos árboles no se pueden fertilizar a sí mismos. Algunas plantas contienen partes masculinas y femeninas en el mismo espécimen. No es el caso del E. woodi. Es, como dicen los botánicos, dioca. Necesita una pareja.

Cuando una cícada está lista para reproducirse, le crece un largo y colorido cono con polen o semillas. La forma de señalar que está preparada es emitiendo calor o olores atrayentes a los polinizadores. Una vez fecundado, el cono es devorado por animales (de dinosaurios y pterosaurios a murciélagos, pájaros...)

¿Pero qué pasa si no encuentra una hembra? El árbol de Londres (y sus clones que crecen actualmente en todos los jardines botánicos del mundo) es un macho. Puede crear polen, pero no puede hacer las semillas. Para ello necesita a una hembra.

Los investigadores han explorado el bosque de Ngoya y otros bosques africanos, buscando un E. woodii que pudiera aparearse con el de Londres. No han encontrado ni un solo espécimen. A menos que exista en algún sitio una hembra, E. wodii nunca se apareará con una de su especie. Puede ser clonado. Puede tener una aventura ocasional con una especie cercana. El árbol que se encuentra en Londres no puede producir una descendencia real. Se encuentra allí, sentado en una larga lista de espera para un compañera que podría haber dejado de existir.

"Seguramente este es el organismo más solitario del mundo," escribe el biólogo Richard Fortey, "envejeciendo, solo, y condenado a no tener descendencia. Nadie sabe cuanto tiempo vivirá."

J. R. R. Tolkein, en la saga El Señor de los Anillos, imaginó la situación de una manera diferente. Escribió sobre una raza de "espíritus de los árboles", que podían moverse (lentamente), hablar (aún más lento, ya que su vida era tan larga que no tenían necesidad de darse prisa). Él los llamó "ents" y también perdieron a sus hembras, sus "ents mujeres" se habían alejado a un lugar lejano, devastado e inalcanzable, y ahora los ents machos eran incapaz de aparearse, y como la última cícada, estaban condenados. A menos...(siempre hay un "A menos...").

En 1997, la cícada londinense fue trasladada de la "Casa de las palmeras" (al fin y al cabo, no era una de ellas) y plantada junto a otras plantas de Sudáfrica en los Jardines de Kew. Siete años después, en el 2004, por primera vez, produjo un brillante cono macho amarillo anaranjado. Aún puede hacer lo que tenga que hacer.


Fuente: npr.org

Comentarios

  1. Ummn, no comprendo bien de que va... Pero me da algo de tristeza la planta

    ResponderEliminar
  2. Qué historia tan triste, aunque muy curiosa. Anda que si existe por alguna parte alguna hembra y no la han descubierto...

    ResponderEliminar
  3. En el palacio de San Telmo en Sevilla hay palmeras como esa. Lo que no sé es si son machos o hembras, pero ya te digo, hay ese tipo de palmeras. Si tienes contactos con la gente de la casa de las palmeras podrías mandarle esa información. Quién sabe

    Si te quieres poner en contacto conmigo para más detalles: consultoriodralban@hotmail.com

    ResponderEliminar
  4. Excelente noticia!! Thx x la informacion facilitada, y seguir asi ya que es una pagina estupenda y gracias a ella estamos al dia.

    pd:Salu2 desde Ofertas ADSL Vodafone.

    ResponderEliminar
  5. @Dr. Alban. E. woodii no es una palmera, es una Cyca. Se parecen morfológicamente pero no tienen nada que ver en su parentesco.

    No conocía esta historia de la Cyca "Forever Alone". A mi me costó (bueno a mi padre) que se reprodujeran 2 especímenes de cícadas más de 15 años. No lo han vuelto a hacer desde 2003. La estructura sexual del macho es impresionante, y te convierte tu jardín en el reino de los insectos por todas las señales olorosas que emite.

    Un saludo, genial blog no lo conocía.

    ResponderEliminar
  6. pues es muy interesante y a la vez triste esta historia me sirvio un poco gracias por esta noticia

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.