Ir al contenido principal

Street Cleaning Simulator, la biblia del barrendero

Siempre se habla mucho de los juegos del año, que si Portal 2, L.A. Noire, Battlefield 3, RAGE...Pero siempre hay juegos que ni se mencionan. Os hablo de una joya que aliviará vuestras tardes de aburrimiento: Street Cleaning Simulator.


Se trata de un juego que hará llorar de emoción a cualquiera y os pondrá la piel de gallina. No me extrañaría que influyera profundamente en vuestras vidas, en vuestra forma de opinar y ver el mundo. Y es que gracias a esta  maravillosa producción TML Studios, podréis meteros en la piel del joven conductor de una barredora. Sé que suena demasiado prometedor, que seríais capaces de vender vuestros huesos en el mercado negro con tal de comprarlo y jugarlo, y no queréis que os defraude. Pero sé que no lo hará. Ya no tendrás que lidiar con videojuegos de baja calidad hechos en 5 minutos en Visual Basic como Mass Effect o Dragon Age.





Como podéis observar en el vídeo, sois dueños de una gran responsabilidad. Solo hay que escuchar la música para que se te pasen por la cabeza las terribles calamidades que pueden ocurrir si no cumples tu trabajo.
El carisma en persona

Además, para aumentar el éxtasis que se experimenta al conducir el vehículo, podréis limpiar por toda una ciudad sin nada fuera de lo común. Los coches circulan por la carretera respetando las normas de circulación y la gente anda lentamente, respetando los semáforos y deteniéndose cuando vas a pasar.

Algún insensato puede decir que si no es un problema que la barredora vaya más lenta que los peatones, que por si fuera poco, parece que se han tomado un tazón de Valium con cloroformo para desayunar. A esos necios hay que recordarles que es una ciudad sin nada extraordinario. La gente sale a su hora estipulada para el paseo. ¿Por qué? Porque en esa ciudad nunca pasa nada, ni va a pasar. Al menos mientras sigas limpiando. Aunque también hay que reconocer que el paso de la barredora debe ser el mayor acontecimiento que deben vivir los habitantes de la localidad. Algo que viven con eufórica indiferencia.



Por si fuera poco, en este sucio mundo que hay que limpiar, no se cumplen las leyes de la física. Si te chocas con un coche bien puedes dar una voltereta (y seguir circulando tranquilamente después de esto) o mandarlos a un agujero imaginario del que no volverá jamás (aunque hay sitios donde ellos solos se funden con el suelo). Con esto aprenderéis que pase lo que pase, los coches nunca explotan (podemos concluir que Michael Bay no estuvo implicado en el proyecto) y siempre recuperan el equilibrio.

También tendremos la opción de manejar al personaje que ejecutará varias acciones. Tenemos la opción de andar, que nos servirá para desplazarnos de un punto A a un punto B. O podemos correr, que es como andar pero más rápido.

Por si lo estabais pensando, no se puede atropellar a la gente, simplemente los atraviesas. Tú, al ser uno de ellos, tampoco puedes ser atropellado.

Para los interesados y los fanáticos de las barredoras, que se contarán por miles, el juego vale casi 30€. Si se lo vas a comprar a tu hijo o a algún sobrino o primo pequeño, vigila que supere la edad recomendada para que no se traumatice.

Street Cleaning Simulator se une a una larga lista de fascinantes simuladores que esperemos que continúe con videojuegos como Postman Simulator o Grinder Simulator.

Comentarios

  1. Interessantíssimo análisis, sin duda. Voy corriendo a la tienda!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.