Ir al contenido principal

Las armas que todo genio malvado desearía tener

Cualquier villano que se precie, aparte de un buen puñado de secuaces dispuestos a morir patéticamente y una base secreta con un gran botón rojo de autodestrucción (con una sugerente voz femenina que anuncie la cuenta atrás, por supuesto), necesita de armas de lo más inusuales para sembrar el miedo en el mundo.
Serie: Armas de genio malvado

No basta con actos de terrorismo como comer langosta con ketchup, un genio de tal calibre debe tener a su disposición un arsenal que refleje su personalidad única. Así que si eres un genio loco que planea conquistar el mundo o simplemente quieres ganarte el corazón de uno, esta será una lista de lo que necesitas.

Submarino volador


Como muchos archienemigos, el proyecto tiene su origen en Rusia. Durante la Segunda Guerra Mundial, el ingeniero Boris Ushakov del Instituto de ingeniería Naval diseñó un submarino volador o avión sumergible, como lo prefieran, que podía volar a 150 nudos (unos 278 km/h) y desplazarse bajo el agua a 3 nudos (5,56 km/h).

Como suele pasar en estos proyectos, terminan cancelándose. En 1939 se suspende y clasifica, pero en 1943, fue reanudado por Lavrenti Beria, jefe del NKVD, realizando una prueba de vuelo en 1947. 6 años después, Nikita Khrushchev cancela en proyecto.

En 1961, los estadounidenses tomaron el relevo y Donald Reid construyó el vehículo monoplaza Reid Flying Submarine 1 (RFS-1), con un motor de 65 caballos para volar y otro de 1 caballo para propulsarse bajo el agua. El 9 de junio de 1964 se hizo la primera prueba, volando a 10 metros de altura y 2 de profundidad, para lo que el piloto necesitaba una escafandra.

De este proyecto no se volvió a hablar hasta que DARPA mostró su interés en el 2008 por construir un submarino volador con capacidad de 8 ocupantes, 1 tonelada de carga y 2000 km de autonomía, recorriendo 20 km sumergido.

Tanque láser

Otro ingenio ruso fue el 1K17 Szhatie (1К17 Сжатие — "Compresión"), que utilizaba en chasis de un T-80 y un proyector láser en la torreta. Desarrollado en las décadas de los 70 y 80, su objetivo era atacar a los vehículos terrestres y freír sus dispositivos electrónicos.

La Unión Soviética intentó mantener el proyecto en secreto, pero el Pentágono descubrió los diseños, dándole el nombre en clave de Stiletto. Con el fin de la Unión Soviética, se abandonó su desarrollo, ya que algunos elementos, como los 30 kg de rubíes necesarios para concentrar la luz, lo encarecían mucho.

Se llegaron a probar dos tanques. Uno acabó en el desguace y otro en el Museo de Tecnología Militar cerca de Moscú, pero sin torreta.

Avión láser


Como el anterior, solo que vuela y es estadounidense. El láser aerotransportado Boeing YAL-1 se trata de un Boeing 747-400F con un láser que le permite destruir misiles soviéticos Scud y similares, como las versiones iraquíes cuando se encuentran en fase de propulsión.

En teoría, podría derribar otras aeronaves, misiles de crucero e incluso satélites de órbita baja terrestre. Sin embargo, como no se ha probado, no se sabe su capacidad contra estos objetivos.

Inicialmente, en los 80 ya se realizó este experimento con un Boeing NKC-135A, pero en 1996, se comenzó de nuevo el programa del láser aerotransportado. El 18 de julio de 2002 se hizo la primera prueba en Wichita, Kansas. Aunque se siguieron haciendo pruebas los siguientes 8 años, actualmente el programa está cancelado.

El secretario de defensa Robert Gates afirmó que sería necesario un láser 20 o 30 veces más potente, ya que si tuviera que atacar un misil en Irán, debería hacerlo dentro de sus fronteras. Además, el coste de construcción y mantenimiento sería demasiado elevado.

Submarino portaaviones

Los más famosos son los japoneses de la clase I-400. Estos submarinos eran mucho más grandes que los de su época. Necesitaban una pista lo suficientemente grande para que los hidroaviones pudieran despegar  pero también debía ser los suficientemente ancho para que no terminara dándose la vuelta. Para ello, lo solucionaron dándole una estructura que recordaba a dos submarinos unidos lateralmente.

Los tres hidroaviones de ataque Aichi M6A Seiran estaban alojados con las alas plegadas en un hángar tubular. Un problema con el que se encontraron es que pasaba mucho tiempo desde que encendían los motores y empezaban a volar. En la guerra, el tiempo es oro, y el enemigo puede aprovecharlo para destruir los aviones antes de que despeguen. Iniciar el motor dentro del hangar sería un suicidio, ya que morirían todos intoxicados por los gases producidos. La solución fue tener un depósito donde se calentaba el combustible, para que el vuelo se iniciara lo antes posible. A la hora de aterrizar, lo hacían en el agua, siendo recogidos por una grúa que los devolvía al hangar.

Se construyeron varios modelos de submarinos I-400. Su objetivo era sembrar el miedo en ambas costas de los Estados Unidos atacando directamente a sus ciudades más importantes. Entre las formas de atacar las ciudades se encontraba las bombas bacteriológicas, que ya habían sido utilizadas por el Escuadrón 731.

Tanque volador

Llegados a este punto, tenemos un tanque láser y un avión láser. Así que, ¿por qué no quitarle el láser a ambos, unirlos y que salga lo que tenga que salir? Si no fuera porque ambos son posteriores al Antonov A-40 Krylya Tanka, eso es lo que tuvo que pensar Oleg Antonov.

Este tanque venía a solucionar el problema que tenía lanzar vehículos con paracaídas, que era que sus tripulantes tenían que ir por separado. A principios de los años 30, Walter Christie ya había experimentado con tanques voladores, pero para los rusos, solucionar este problema era un asunto aún más urgente. Hasta entonces, la seda usada en los paracaídas era poco común en la Unión Soviética. Por eso, se dejaban caer a los soldados sobre la nieve, aunque siempre habría alguno que caería sobre una roca afilada al grito de "ублюдок!".

Se fueron probando alternativas, como el tanque anfibio T-40, hasta que en 1942 el gobierno soviético ordenó a Oleg Antonov hacer un planeador para tanques. Antonov utilizó un T-60 al que le puso alas y cola y que sería transportado por un bombardero, como el Petlyakov Pe-8 o el Tupolev TB-3.

La idea es que una vez lanzado desde el aire, el tanque fuera planeando hasta el campo de batalla. Como imaginareis, un tanque era demasiado pesado, por lo que se aligeró su peso, se disminuyó su munición, se eliminaron los faros y llevaba el combustible justo. Tras las pruebas, el proyecto se canceló, ya que no poseían un avión lo suficientemente potente para transportarlo a los 160 km/h necesarios para que pudiera planear.

Fuente: WikipediaNeoteoWikipediaWikipediaTaringa (Original de "Historias con historia")

Comentarios

  1. En los hidroaviones de ataque Aichi M6A Seiran lo que tenia que calentarse previamente era el aceite, y no el combustible como se indica en el articulo. Por lo demas me he entretenido bastante leyendolo. Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad), teléfonos, ni spam. Se agradecen los comentarios con respeto.

Lo más popular de la semana

Las incongruencias de la Biblia

En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra, pero no pudo encontrar una manera consistente de relatar su historia. La Biblia cuenta múltiples versiones de la misma historia pero pierde la continuidad y la coherencia en demasiadas ocasiones. Se combinen las versiones de un relato o se mantengan por separado, nos encontramos repetidamente en una situación donde no podemos aceptar todas las afirmaciones incongruentes.
Problemas familiares
La primera de esas situaciones ocurre muy pronto. El Génesis comienza, como no podía ser de otra manera, con la creación del mundo. Podríamos discutir si es coherente el orden en el que crea el universo (p.ej. Génesis 1:25-26 y 2:18-19), pero hay una parte más desapercibida. Si tenéis el conocimiento más básico de la Biblia, sabréis cómo fue la creación de Adán y Eva. Puede que debido a ello seas de los que creen que las mujeres y los hombres tienen realmente un número distinto de costillas. Si aún andas perdido, me refiero a la creación de Adán a …

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Los árboles que huelen a vómito, esperma y pescado podrido

Cada año, la primavera deleita a los ciudadanos de Nueva York y Washington D.C. con un delicioso aroma descrito como vómito, esperma y pescado podrido. Es un perfume presente especialmente en las comunidades suburbanas. Los responsables son dos árboles.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar en torno al Sol?

La velocidad orbital es la velocidad que tiene un cuerpo para que su órbita sea estable. En el caso de la Tierra, este valor es de 30 km/s. Si aumentara, se compensaría con una órbita mayor. Si disminuyera, el resultado sería el opuesto. Si el Sol desapareciese, el planeta describiría una trayectoria tangencial a la órbita manteniendo la velocidad, como una boleadora al ser lanzada.

Si la velocidad orbital fuera cero, nos pondríamos rumbo a un caluroso destino: el Sol. Según cómo ocurra esto, nuestra extinción será distinta.

Si la Tierra frenara de golpe su trayectoria, ocurriría lo mismo que un autobús que frena brúscamente: los "pasajeros" mantendríamos la inercia, es decir, los 30 km/s. Entonces cada cara de la Tierra nos enfrentariamos a una situación diferente. Por una parte, dado que la velocidad de escape es de 11 km/s y la mayoría estamos en la superficie, incluyendo a aquellos que atravesaran varias plantas a 87 veces la velocidad del sonido, los de una cara contin…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.