Ir al contenido principal

El sonido de la aurora


Si tienes la suerte de vivir cerca de los polos magnéticos de la Tierra, cuando haya una intensa aurora, sal afuera. Aléjate del ruido, de los coches, perros, televisiones, y escucha atentamente. Si se dan las condiciones adecuadas, escucharás algunos ruidos extraños.

Los testigos dicen que es como un ruido estático de radio, el crujido de la hierba y hojas secas al pasar un animal pequeño o al sonido al arrugar papel de celofán. El folclore inuit dice que es el sonido de los espíritus de los muertos, ya sea jugando o intentando comunicarse. Es el sonido de la aurora y se desconoce qué lo provoca, ya que hay más anécdotas que grabaciones.


Las auroras se producen cuando el viento solar interactúa con el campo magnético terrestre y la atmósfera. Dado que la aurora ocurre a al menos 60 kilómetros de altura, el sonido no es producido por la aurora. Incluso si el aire fuera lo suficientemente denso, el sonido se desvanecería antes de llegar al suelo.

Los sonidos no son comunes. Incluso puede pasar que en el mismo lugar, alguien pueda oírlo perfectamente mientras que otro no. Esta inconsistencia hace difícil encontrar la causa subyacente de los sonidos, por lo que existen multitud de teorías. Una de ellas afirma que todo está en la cabeza del observador. Los medios de comunicación modernos nos han acostumbrado a oír sonido junto a las imágenes, por lo que a veces podemos oír sin ningún estímulo. Pero eso no explica las leyendas inuit, o los observadores que lo oían con los ojos vendados o en un recinto cerrado.

Otra teoría, que afirma también que todo está en tu cabeza, dice que se debe a la audición electrofónica. Esto es la estimulación directa de los nervios auditorios por campos electromagnéticos externos. La gente manifiesta escuchar "clicks" y "pops" coincidiendo con los destellos luminosos. La teoría no explica por qué se afecta solo la audición, aunque hay informes de personas que notan raros olores con la aurora.

El sonido puede deberse a  la descarga "cepillo". Según esta teoría, los efectos de la ionización que produce la aurora alcanzan técnicamente el suelo, pero la intensidad a bajas altitudes no es lo suficientemente fuerte para ser visualizado. Esto provoca una acumulación de electricidad estática en los objetos cercanos, que descarga intermitentemente a la atmósfera. Esto produce rayos microscópicos. Si la teoría es cierta, el sonido que se escucha es el producto de miles de rayos microscópicos. El efecto será mayor en objetos largos, finos y secos, como las hojas o el pelo rizado, que son los mejores al eliminar la carga.

De todas las hipótesis, la más posible es la de la transducción electrofónica. Ciertas ondas de radio tienen la misma frecuencia que las ondas de sonido. Los conductores largos y finos, como la hierba, el pelo o la montura de unas gafas, sirven como antena para estas ondas de radio. Cuando estas antenas reciben la señal, vibran y transforman la energía de radio directamente en sonido.

Se han detectado ondas de radio de baja frecuencia en auroras boreales, así como en meteoritos. Vale la pena señalar que suenan igual que los de los meteoritos, e incluso se han grabado.

La transducción electrofónica es similar a los casos donde tras un empaste, la boca se convierte en un receptor de radio AM.

Aún no hay consenso sobre la causa de  los sonidos. Así que, cuando veas una aurora, sal y escucha. Quizás escuches algo inexplicable.

Fuente:Damninteresting

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.