Ir al contenido principal

Los guepardos: las máquinas de correr de la naturaleza

Cheetah: Nature's Speed Machine, by Jacob O'Neal

Infographic designed by Jacob O'Neal

Son rápidos cazadores furtivos - una pequeña cabeza aerodinámica, un cuerpo largo y delgado, un sistema respiratorio de gran tamaño;  una alta concentración de grupos musculares de contracción rápida. No para distancias rápidas, sino para cortas ráfagas de velocidad cegadora; hasta las líneas negras reductoras de destellos bajo sus ojos. Es la máquina de correr de la naturaleza.


Visión

Comparados con otros depredadores, los guepardos confían más en su visión para localizar y rastrear a su presa. Normalmente buscan sitios altos para rastrear, como termiteros o ramas de los árboles para examinar sus alrededores.

Los guepardos pueden ver con detalle a una distancia de 4,83 km.

Las franjas oscuras que recuerdan a las marcas de lágrimas van desde el ojo hacia el hocico. Se cree que reducen el destello del Sol, de forma parecida a la pintura negra que suelen llevar los quarterback bajo los ojos.

Cola

La cola puede alcanzar de 60 a 90 cm pies, es decir, 2/3 de la longitud corporal. No solo sirve como un efectivo contrabalanceo, sino que su punta plana actúa como un timón para guiar la dirección.

Zancada

Hay dos momentos durante la zancada en la que ninguna de las garras están en contacto con el suelo; cuando las patas están completamente extendidas, y cuando están totalmente contraídas bajo el cuerpo. Una zancada completa cubre unos 6 metros.

Esta larga zancada es posible por una columna vertebral muy flexible que no solo permite la fuerza máxima, sino que actúa como un arco; un almacén de energía que encaja las piernas hacia atrás bajo el cuerpo.

Las caderas y hombros pivotantes que no están unidas a la clavícula permiten un gran rango de movimiento.

Los guepardos son capaces de cambiar su frecuencia de zancadas (zancada por segundo) conforme alcanzan altas velocidades. A 32 km/h, su promedio es de 2,4 zancadas/segundo, pero a 61 km/h, su promedio es de 3,2  zancadas/segundo . En comparación, los galgos mantienen un rango constante de 3,5  zancadas/segundo sin importar cuanto corran. los caballos de carreras alcanzan los 2,25 zancadas/segundo  y mantienen también un rango constante de zancadas/segundo. 

Patas

Las patas de un guepardos se parecen más a la de los perros que a la de los gatos. Las almohadillas alargadas proporcionan más tracción que las típicas almohadillas redondas de los gatos

A diferencia de otros felinos, las garras no se retraen. Esto le da una tracción añadida. Las almohadillas tienen pliegues transversales que aumentan la adherencia al suelo. Estas son duras como un neumático. Y al igual que otros felinos, corren sobre sus dedos.

Órganos 

El guepardo necesita una gran cantidad de oxígeno para alimentar sus músculos. Por eso, tienen orificios nasales, senos, pulmones y corazón más grandes. Los pulmones, hígado y corazón son tres veces más grandes a los del león en relación a su tamaño.

Comentarios

  1. me parecio muy buena la pagina y resolvieron todas mis dudas :)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.