Ir al contenido principal

El reloj floral de Linneo

El primero en observar y dejar testimonio de que algunas plantas, en su caso un tamarindo (Tamarindus indica), abren sus hojas durante el día y las cierran durante la noche fue Andróstenes, un oficial que acompañó a Alejandro Magno. En el siglo I, Plinio el viejo hizo una observación similar, repetida ene el siglo XIII por Alberto Magno.

En 1729, Jean Jacque d'Ortous de Mairan, un astrónomo, no un botánico, informó en un experimento - considerado el primer experimento cronobiológico verdadero de la historia - en el que observó la espontánea apertura diurna y cierre nocturno de las hojas de la Mimosa pudica guardada en un armario en la oscuridad. El experimento fue repetido con algunas mejoras por Duhamel de Monceau y por Zinn, ambos en 1759.

Otro sueco, Arrhenius, discutió que un misterioso factor X cósmico provocaba los movimientos. Charles Darwin publicó un libro completo de los Movimientos de las Plantas, argumentando que la propia planta genera sus propios ritmos diarios. El botánico más famoso del siglo XIX, Pfeffer, empezó favoreciendo una "hipótesis externa", pero los experimentos de Darwin le forzaron a cambiar posteriormente de idea y aceptar la fuente "interna" de tales movimientos rítmicos. A principios del siglo XX, Erwin Bunning fue el primero en realizar un exhaustivo estudio de los ritmos circadianos en las plantas. Durante el resto del siglo, la se llevaron a cabo investigaciones en animales y aunque ha habido algún progreso recientemente, el estudio del reloj de las plantas aún va por detrás de la Drosophila y el ratón.

Pero fue Carlos Linneo en el siglo XVIII quien, aficionado a personificar plantas, llamó a este fenómeno el "sueño" de las plantas. Pronto, dirigió su atención a los movimientos diarios de los pétalos de las flores y realizó un amplio estudio de las horas del día en el que cada especie de flor se abría y cerraba.

Linneo observó durante un número de años que ciertas plantas se abrían y cerraban constantemente a una hora particular del día, esas horas variaban de una especie a otra. Por lo que uno puede deducir la hora aproximada del día según que especies abrian o cerraban sus flores. Dispuestas en secuencia de floración durante el día, constituyeron una especie de reloj floral o horologium florae, como lo llamaba Linneo en su Philosophia Botanica (1751, páginas 274-276). Existe un detallado y extenso informe de esto en inglés en la traducción de F.W.Oliver de The Natural History of Plants, 1895, vol.2, páginas 215-218 de Antno Kerner. Como muchas de las plantas indicadas son flores salvajes y las horas de apertura/cierre dependen de la latitud, las complejidades de plantar un reloj floral lo hacen una proposición impráctica.
Aunque no es sencillo, se ha logrado hacer. En Uppsala, por ejemplo, se ha realizado (pdf) y uno puede encontrar una útil lista de plantas locales para intentar construir uno.

Linneo; en sus escrituras tituladas Philosophia Botanica escribió sobre 3 tipos de flores:
  1. Meteorici: una categoría que cambia su hora de apertura y cierre de los pétalos según el tiempo atmosférico.
  2. Tropici: flores que cambian su hora de apertura y cierre según la longitud del día.
  3. Aequinoctales: las más importantes aquí, teniendo horas fijas para abrir y cerrar los pétalos, sin importar el tiempo o la estación.
Solo las últimas pueden ser usadas para construir relojes florales, mientras que las primeras fueron importantes para los estudios de la vernalización y fotoperiodicidad en las plantas a principios del siglo XX.

Puedes encontrar más detalles de la historia aquí. La idea de un reloj de flores también inspiró a artistas de varios  tipos.

Fuente: A Blog Around The Clock

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.