Ir al contenido principal

Alexandra David-Néel: la viajera centenaria

Aquellos que pasan a la historia suelen ser quienes permiten un avance a partir de un cambio significativo: líderes, descubridores, figuras religiosas, etc Aparte de ellos, hay personas que, sin moldear la historia, pasa a ser parte de ella al superar todos los límites. Un ejemplo fue Hugh Glass que, sin influir en el desarrollo del país (A gran escala), supuso un ejemplo de supervivencia extraordinario y difícil de repetir. Como dirían en américa, un auténtico badass.

El motivo de esta entrada es presentarle a otra persona que entra en la misma categoría: Alexandra David-Néel. No mataba osos ni se arrastraba moribunda durante kilómetros, pero ni falta que le hacía. En 1886, con tan solo 18 años, ya se podía averiguar cómo sería su futuro cuando se subió a una bicicleta y recorrió los caminos de tierra desde Bruselas a España sin decirle nada a sus padres.

Ese fue el primero de sus viajes. Usó la herencia de sus padres y la fortuna de un marido que apenas veía para viajar por el mundo. De los 40 a los 80 años estuvo en Asia buscando la iluminación a través del budismo y el yoga mientras estuvo en una cueva durante tres años, casi murió de inanición en el desierto de Gobi, escapó parte de la Primera Guerra Mundial en Japón y Corea (para ser testigo de la brutalidad del Japón Imperial dos décadas después en la Segunda Guerra Mundial en China), cenó con el Dalai Lama, entre otros, y con todo ello se convirtió en uno de los principales expertos de la cultura tibetana en el mundo.

Entre sus 25 libros de la religión oriental, cultura y viaje se incluyen muchos que terminaron influenciando a los poetas "beat", como Mystiques et magiciens du Tibet o el fantástico Voyage d'une Parisienne à Lhassa.


Pero no fue lo único que hizo en la vida. A los 20 años se convirtió en una diva de la ópera, pero le aburría. Siempre quiso volver a Asia, donde pasó un año durante la universidad, pero se desvió muchas veces. A los 36 detuvo su deriva para casarse con Philip Néel, un rico ejecutivo de ferrocarriles de Túnez. Pero ni el amor la detuvo; siguió casada pero aún deseosa de ir al Tíbet a estudiar el budismo. En 1911, se convirtió en discípula de un monje budista, Gomchen de Lachen, viviendo en una cueva a a 3600 metros de altura.

Por entonces, David-Néel adoptó a un chico tibetano, Lama Yongden, quien vivió con ella mientras estudiaba y permanecía a su lado el resto de su vida.

Yongden probó ser crucial, debido a la edad y las costumbres de Alexandra, que se tomaba baños diarios e insistía en tener un cocinero. A pesar del estudio que le permitió perfeccionar su tibetano y la intensa concentración que llevó a otros sacerdotes budistas a temerla (algunos pensaban que podía ser la reencarnación de una diosa), necesitaba de conocimiento local y a veces la ayuda que requería tener un compañero masculino.

Incluso los profundos lazos en el Tíbet impidieron que se quedara atada a un solo lugar. Los británicos querían el control del Tíbet e impidieron el acceso a los extranjeros. David-Néel burló su control, reuniéndose con el Dalai Lama y la realeza nacional y viajando libremente a través del país que se suponía que estaba cerrado a extranjeros. Finalmente, la echaron en pleno apogeo de la Primera Guerra Mundial.

Como era natural, Yongden y ella viajaron a Corea y Japón, y después en tortuosos viajes de este a oeste a través de un imperio chino que caía en una guerra civil. Fue testigo de asesinatos y batallas, y tuvo que negociar el paso con jefes militares y déspotas, cruzó Mongolia y el desierto de Gobi, enfermando gravemente, casi muriendo de hambre (Teniendo que hervir sus propios zapatos para comer) y aún así consiguiendo llegar a Kum Bum, en el Tíbet.

A partir de allí se disfrazó de mendigo, fingiendo ser sirviente de Yongden, y cruzando un paso de montaña a 6000 metros en el frío invierto para llegar a la ciudad prohibida de Lhasa. Con el paso de los días terminaron perdidos, sin más rastro que seguir que un río helado. Durante un día y una noche caminaron 19 horas seguidas hasta que fueron capaces de llegar al valle que llevaba a su meta.

Aún disfrazados, fueron capaces de mantenerse dos meses hasta que los descubrieron y fue devuelta a  Francia por los británicos. David-Néel estuvo muy cabizbaja por ello, pero se puso manos a la obra con la escritura y la investigación.

A sus 60 primaveras (!937), recuperó el ansia de aventura, volviendo a China para ver como el imperialismo japonés en su apogeo destrozaba el país. Permaneció allí inactiva por los estragos de la guerra y la pobreza y, con gran esfuerzo, consiguió viajar a la India (siendo gran parte del viaje a pie y con más de 70 años).

Su hijo adoptivo Yongden murió en 1955, cuando Alexandra tenía 87. A los 100, para sorpresa del ministerio local de su hogar en la falda de los Alpes, Alexandra David-Néel pidió un nuevo pasaporte. Quería volver al Tíbet.

Se le otorgó la petición y, aunque no vivió lo suficiente, sus cenizas y las de su hijo adoptivo Yon Lama Yongden, fueron esparcidas por las aguas del Ganges en 1973, tal y como ella quería.

Fuente: Adventure journal

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

10 emperadores locos e incompetentes de la antigua China

Cinco milenios permitieron a la región actualmente conocida como China que 67 dinastías tomaran sucesivamente el poder, con un total de 446 emperadores. Como era de esperar, esto propició toda clase de gobernantes, desde emperadores queridos por su pueblo como despreciados. No obstante, hay que tener cautela con las fuentes históricas, especialmente cuando no pueden ser contrastadas, ya que pueden verse fuertemente influidas por las opiniones de su autor, como ocurrió por ejemplo con Nerón.
Gao Yang (高洋) Gao Yang (526-559), conocido póstumamente como emperador Wenxuan de Qi (Septentrional) ((北)齊文宣帝) o por su nombre de cortesía Zijin (子進), fue el primer emperador de Qi Septentrional durante el periodo de Dinastías Meridionales y Septentrionales.
 Durante sus primeros años, fue querido por tomar medidas efectivas para mejorar las fuerzas militares y políticas, además de mejorar las vidas de la gente reduciendo la carga impositiva. Debido a sus grandes esfuerzos, Qi Septentrional se …

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

La teología de los fenicios de Sanjuniatón

La siguiente es una traducción propia de lo poco que se ha conservado de Sanjuniatón sobre los fenicios, citado por Filón, que a su vez fue citado por Eusebio para desacreditarlo.

La cosmología Él supone que el principio de todas las cosas era un aire ventoso oscuro y condensado o una brisa de un aire espeso y un caos túrbido y negro como Erebo: y que eran ilimitados y, por una larga serie de años, desprovisto de forma. Pero cuando este viento se enamoró de sus propios principios primarios (el Caos) y tuvo lugar la unión íntima, esa conexión fue llamada Poto1: y fue el principio de la creación de todas las cosas. Y [el Caos] no conocía su propia producción; pero de su abrazo con el viento fue generado Mot; que algunos llaman Ilus (Barro), pero otros la putrefacción de la mezcla acuosa. Y de este surgieron todas las semillas de la creación, y la generación del universo.

Y había ciertos animales irracionales, del que se produjeron los animales inteligentes, y estos fueron llamados Zofas…