Ir al contenido principal

Alexandra David-Néel: la viajera centenaria

Aquellos que pasan a la historia suelen ser quienes permiten un avance a partir de un cambio significativo: líderes, descubridores, figuras religiosas, etc Aparte de ellos, hay personas que, sin moldear la historia, pasa a ser parte de ella al superar todos los límites. Un ejemplo fue Hugh Glass que, sin influir en el desarrollo del país (A gran escala), supuso un ejemplo de supervivencia extraordinario y difícil de repetir. Como dirían en américa, un auténtico badass.

El motivo de esta entrada es presentarle a otra persona que entra en la misma categoría: Alexandra David-Néel. No mataba osos ni se arrastraba moribunda durante kilómetros, pero ni falta que le hacía. En 1886, con tan solo 18 años, ya se podía averiguar cómo sería su futuro cuando se subió a una bicicleta y recorrió los caminos de tierra desde Bruselas a España sin decirle nada a sus padres.

Ese fue el primero de sus viajes. Usó la herencia de sus padres y la fortuna de un marido que apenas veía para viajar por el mundo. De los 40 a los 80 años estuvo en Asia buscando la iluminación a través del budismo y el yoga mientras estuvo en una cueva durante tres años, casi murió de inanición en el desierto de Gobi, escapó parte de la Primera Guerra Mundial en Japón y Corea (para ser testigo de la brutalidad del Japón Imperial dos décadas después en la Segunda Guerra Mundial en China), cenó con el Dalai Lama, entre otros, y con todo ello se convirtió en uno de los principales expertos de la cultura tibetana en el mundo.

Entre sus 25 libros de la religión oriental, cultura y viaje se incluyen muchos que terminaron influenciando a los poetas "beat", como Mystiques et magiciens du Tibet o el fantástico Voyage d'une Parisienne à Lhassa.


Pero no fue lo único que hizo en la vida. A los 20 años se convirtió en una diva de la ópera, pero le aburría. Siempre quiso volver a Asia, donde pasó un año durante la universidad, pero se desvió muchas veces. A los 36 detuvo su deriva para casarse con Philip Néel, un rico ejecutivo de ferrocarriles de Túnez. Pero ni el amor la detuvo; siguió casada pero aún deseosa de ir al Tíbet a estudiar el budismo. En 1911, se convirtió en discípula de un monje budista, Gomchen de Lachen, viviendo en una cueva a a 3600 metros de altura.

Por entonces, David-Néel adoptó a un chico tibetano, Lama Yongden, quien vivió con ella mientras estudiaba y permanecía a su lado el resto de su vida.

Yongden probó ser crucial, debido a la edad y las costumbres de Alexandra, que se tomaba baños diarios e insistía en tener un cocinero. A pesar del estudio que le permitió perfeccionar su tibetano y la intensa concentración que llevó a otros sacerdotes budistas a temerla (algunos pensaban que podía ser la reencarnación de una diosa), necesitaba de conocimiento local y a veces la ayuda que requería tener un compañero masculino.

Incluso los profundos lazos en el Tíbet impidieron que se quedara atada a un solo lugar. Los británicos querían el control del Tíbet e impidieron el acceso a los extranjeros. David-Néel burló su control, reuniéndose con el Dalai Lama y la realeza nacional y viajando libremente a través del país que se suponía que estaba cerrado a extranjeros. Finalmente, la echaron en pleno apogeo de la Primera Guerra Mundial.

Como era natural, Yongden y ella viajaron a Corea y Japón, y después en tortuosos viajes de este a oeste a través de un imperio chino que caía en una guerra civil. Fue testigo de asesinatos y batallas, y tuvo que negociar el paso con jefes militares y déspotas, cruzó Mongolia y el desierto de Gobi, enfermando gravemente, casi muriendo de hambre (Teniendo que hervir sus propios zapatos para comer) y aún así consiguiendo llegar a Kum Bum, en el Tíbet.

A partir de allí se disfrazó de mendigo, fingiendo ser sirviente de Yongden, y cruzando un paso de montaña a 6000 metros en el frío invierto para llegar a la ciudad prohibida de Lhasa. Con el paso de los días terminaron perdidos, sin más rastro que seguir que un río helado. Durante un día y una noche caminaron 19 horas seguidas hasta que fueron capaces de llegar al valle que llevaba a su meta.

Aún disfrazados, fueron capaces de mantenerse dos meses hasta que los descubrieron y fue devuelta a  Francia por los británicos. David-Néel estuvo muy cabizbaja por ello, pero se puso manos a la obra con la escritura y la investigación.

A sus 60 primaveras (!937), recuperó el ansia de aventura, volviendo a China para ver como el imperialismo japonés en su apogeo destrozaba el país. Permaneció allí inactiva por los estragos de la guerra y la pobreza y, con gran esfuerzo, consiguió viajar a la India (siendo gran parte del viaje a pie y con más de 70 años).

Su hijo adoptivo Yongden murió en 1955, cuando Alexandra tenía 87. A los 100, para sorpresa del ministerio local de su hogar en la falda de los Alpes, Alexandra David-Néel pidió un nuevo pasaporte. Quería volver al Tíbet.

Se le otorgó la petición y, aunque no vivió lo suficiente, sus cenizas y las de su hijo adoptivo Yon Lama Yongden, fueron esparcidas por las aguas del Ganges en 1973, tal y como ella quería.

Fuente: Adventure journal

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.