Ir al contenido principal

Las milagrosas momias de miel

La medicina tradicional china tiene métodos que nos resultan exóticos ya que no hemos tenido contacto con ellos. Eso hace que percibamos como una opción válida un tratamiento basado en la teoría de los cinco elementos, cuando huiríamos de uno basado en la teoría de los cuatro humores. En la medicina tradicional china, se han llegado a aplicar procedimientos basados en leyendas. Un ejemplo de ello es la melificación humana.


La melificación humana es un procedimiento descrito en el Compendio de materia médica (Bencao Gangmu, 本草綱目) escrito por el farmacólogo Li Shizhen (1518-1593) durante la dinastía Ming. Según Li Shizhen, haciendo referencia a su vez a Tao Jiucheng, su origen es árabe. Describe que en Arabia, las personas de entre 70 u 80 años que quieren salvar a otros ofreciendo su cuerpo, dejan de comer comida, bañándose en y tomando solo miel. Después de un mes, orinaría y defecaría miel hasta morir. El cadáver sería colocado en un sarcófago de piedra lleno de miel para macerarlo. Sobre el sarcófago se ponía el año y el mes. Tras un siglo, se abrían los sellos. En el interior del sarcófago se habría preparado un preparado que sería usado para tratar miembros rotos y heridos. Tan solo una pequeña porción curaría inmediatamente cualquier queja. Aunque supuestamente se originó en Arabia, indica que son escasos. El propio Li Shizhen señala no saber si la historia es cierta.

Aunque se sabe que se han llegado a usar momias como medicina, que la miel tiene propiedades antisépticas o que la auto-momificación (sokushinbutsu即身仏) existió, no se conoce ningún caso en el que se combinen, aunque hubo de otros tipos, como las de sal. Lo que parece claro es que debido a las características de la descripción, probablemente no fuera más que una leyenda


Fuente:Wikipedia

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.