Ir al contenido principal

El experimento que convirtió a un gato en teléfono

En 1929, los investigadores Ernest Glen Wever y Charles W. Bray, conocidos por proponer la teoría de frecuencia o periodicidad de la percepción sonora, conectaron a un gato vivo a un sistema telefónico y reprodujeron el esquema principal de un teléfono.

Por el método de la trepanación, eliminaron una parte del cráneo del gato anestesiado y extirparon parte del cerebro para colocar un pequeño electrodo con forma de gancho alrededor del nervio auditivo derecho del animal, y otro en otra parte del cuerpo. Los electrodos conectaban a través de 18 metros de cable blindado con un amplificador de tubo de vacío situado en una habitación insonorizada.

Cuando el oído del gato era estimulado, podía oírse como sonido en la habitación insonorizada. En la otra habitación oían a la perfección las palabras del emisor. Se percibían sonidos de 125 a 4100 Hz, pudiéndose distinguir tonos con apenas 100 Hz de diferencia.

Comprobaron los cinco artefactos que podrían haber producido el fenómeno descrito:

  1. La producción de corrientes eléctricas por la inducción de la fuente del sonido.
  2. La acción microfónica de los elementos del tubo amplificador.
  3. La acción mecánica de los electrodos.
  4. Movimientos del nervio bajo la influencia de la cóclea.

Al comprobar si era por la acción mecánica de los electrodos, los cambiaron de lugar, situándolos en la piel, el músculo, la porción extraída de cerebro, el nervio radial en el miembro anterior o el nervio safeno en el miembro posterior, sin repetirse la respuesta. La muerte del animal hizo disminuir la intensidad de la señal hasta que desapareció. Se observó el mismo comportamiento al destruirse las cócleas, al igual que al reducirse el flujo sanguíneo en las arterias vertebrales (el flujo en las carótidas era nulo). A los pocos segundos de restaurar el flujo sanguíneo, volvía la respuesta. La señal cesaba ante una corriente polarizante en el nervio, recuperándose cuando esta cesaba.

Este tipo de experimentos con gatos se siguen practicando en la actualidad, siendo objeto de polémica. Los resultados de los experimentos han permitido conocer lo suficiente para crear y mejorar los implantes cocleares, ya que las similitudes entre el cerebro gatuno y el nuestro permite tener una versión en miniatura del cerebro humano.

Fuente:

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.