Ir al contenido principal

El mayor pozo cavado a mano del mundo

Pozo de Greensburg
Entre los amantes de las curiosidades y los datos extremos, no es del todo desconocido que, con más de 12 kilómetros, el pozo más profundo y largo del mundo durante más de 20 años fue el de Kola (KSDB) o SG-3, situado en el óblast de Múrmansk, en el noroeste de Rusia. Digo era porque, desde el 2008, el récord de longitud ha cambiado cada poco tiempo. Primero el pozo BD-04A del campo petrolífero Al Shaheen en Qatar, alcanzando los 12 289 metros, con 10 902 metros de alcance horizontal; 3 años después, el Odoptu OP-11 en la isla rusa de Sajalín con 12 345 metros y un desplazamiento horizontal de 11 475 metros; El título solo le duró un año, ya que en el 2012 el pozo Z-44 Chayvo alcanzó los 12,376 metros. Esto quiere decir que el pozo de Kola solo retiene el título del más profundo.

Visto esto, es lógico pensar que con el avance de las tecnologías sería más sencillo rascar unos metros más en ambos récords. Ahora bien, ¿y si las excluimos en la búsqueda de la mayor plusmarca? No siempre se ha tenido un gran presupuesto y maquinaria para lograr un gran agujero. Con este requisito, el ganador no es uno, sino dos grandes pozos: el gran pozo de Greensburg, Kansas, y el pozo de Woodingdean, en Brighton & Hove, cada uno a un lado del charco.


El primero fue completado en 1888, siendo el suministro original de agua de Greensburg. Las marcas con la que compite son sus 33,23 metros de profundidad y 9,75 metros de diámetro con los que se proclama el pozo más grande del mundo.

Con tal afirmación, lo normal es pensar que el pozo de Woodingdean es más pequeño. Si no fuera así, en Greensburg estarían mintiendo descaradamente (y Twitter ardería por ello). Sin embargo, el pozo inglés solo vence al americano en profundidad, aunque con mucha ventaja.
Pozo de Woodingdean

La creación del pozo de Woodingdean comenzó en 1858, cuando querían construir un nuevo asilo para pobres sobre lo que ahora es Elm Grove e inscribir en la escuela industrial a jóvenes de hasta 2 millas (3,2 km) de distancia en la granja Warren. Esta escuela enseñaría a los jóvenes desplazados los hábitos de la industria y aliviarlos de la pesadilla de la pobreza. No obstante, el precio de bombear agua de las depuradoras locales, entonces en la esquina de Lewes Road (Ahora Saunders Park), era prohibitivo por lo que los Guardianes de Brighton decidieron construir un pozo para ambas propiedades y aumentar el personal con trabajadores del asilo de pobres Dyke Road. Así aliviaba su situación, sin importar edad o género, y reducía los costes de la obra.

Inicialmente, el pozo mediría 1,8 metros de diámetro y 121 metros de profundidad para llegar al nivel freático. La tierra excavada se colocaría en cubos e izado a mano a una plataforma en la parte superior del pozo. Tras dos años de trabajo, se habían alcanzado 133,5 metros de profundidad sin encontrar ni pizca de agua. Temiendo haber fallado en encontrar el suministro de agua, el contratista dio instrucciones de crear una cámara lateral a 9 metros al norte, pero con el mismo resultado. Se siguieron haciendo túneles al este y oeste, sin éxito. Sin reconocer la derrota, prosiguieron con un túnel de 1,2 metros de ancho en el túnel oriental.

Los trabajos continuaron durante años, con jornadas de 24 horas diarias a la luz de las velas. Muchos trabajaron desnudos en el recinto de 1,2 metros que tenían que escavar, cargando cubos y colocando ladrillos. Los encargados de los cabestrantes se situaban en pequeñas plataformas a los lados del pozo, transportando escombros y ladrillos conforme avanzaba el pozo. Como era de esperar, uno de ellos murió.

En la superficie, los Guardianes se preocupaban por el coste, que le estaba costando 90 libras semanales a los contribuyentes. El pozo era sujeto de bromas, como que la ciudad estaba construyendo una ruta alternativa a las antípodas.

En el cambio de turno de la tarde del domingo 16 de marzo de 1862, el albañil notó que la fina capa de tierra sobre la que se situaba era lentamente empujada hacia arriba como un pistón gigante. Acto seguido treparon rápidamente por las numerosas escaleras a las plataformas de los cabestrantes. En 45 minutos ya se encontraban fuera del pozo. Finalmente, el suelo se desmoronó el agua reflotó los cubos y herramientas. Tras 4 años, cavaron sin ayuda de máquinas 391 metros (259 metros bajo el nivel del mar).

Para ponerlo en perspectiva, sería como si se enterrase por completo el Empire State Building, sin contar por completo con la antena. En definitiva, aunque el pozo de Greensburg se considere el más grande, el pozo de Woodingdean lo supera como el más profundo.


Fuente: Big WellMybrighton and Hove

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

La familia azul

No se trata de ningún mito ni leyenda, sino de una historia real; la gente azul de Kentucky estaban en un enclave aislado de apalaches que vivían con una embarazosa coloración cutánea hasta que un hematólogo encontró una solución. Según la historia, un huérfano francés llamado Martin Fugate se estableció en las orillas de Troublesome Creek al este de Kentucky. Se casó con una pelirroja de piel muy pálida llamada Elizabeth Smith. Ellos desconocían que su unión daría lugar a descendencia de color azul.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.