Ir al contenido principal

¿Qué pasaría si la Tierra se detuviese?

Imaginaos que un día, sin importar la razón, la Tierra deja de girar sobre sí misma, continuando su viaje alrededor del Sol y manteniendo la inclinación de su eje. Podría ser el momento de gritar en círculos y romper escaparates para entrar a robar televisores. Sin embargo, dejando de lado el factor humano, el planeta también sufriría cambios.

La primera afectada sería la costa. La posición de los océanos se mantiene en equilibrio gracia a la fuerza gravitatoria por un lado, que atrae al agua al centro de masa, y la fuerza centrífuga por otro, provocada por la rotación terrestre. Debido a esta rotación terrestre, la Tierra ha adquirido la forma de un esferoide, es decir, una esfera achatada por los polos. Por lo tanto, la distancia del centro de masas de la Tierra al nivel del mar promedio es mayor en el ecuador que en los polos. 21,4 kilómetros para ser más exactos.

Si esta rotación se detuviese, los días y los años tendrían la misma duración. También se perdería una de las fuerzas que mantienen los océanos en su posición. Se produciría por tanto un cambio climático y desastres naturales, como grandes terremotos para restaurar el equilibrio gravitatorio, es decir, la Tierra dejaría de estar achatada para volverse una esfera.

Aunque el Sol y la Luna seguirían actuando sobre los mares, su efecto sería mínimo en comparación con la atracción terrestre. La masa de agua ecuatorial migraría hacia los polos, donde hay una mayor atracción gravitatoria. Esta misma masa enorme de agua, antes de migrar, contribuía a abultar el ecuador terrestre. El resultado del desplazamiento serían dos océanos polares y un enorme continente ecuatorial en forma de anillo.

Si la Tierra fuera un esferoide perfecto, las cuencas hidrográficas se alinearían perfectamente a un lado u otro de la línea del ecuador. No obstante, los relieves continentales y del antiguo fondo oceánico alterarían la posición de esta división. La zona más alta de la división mundial estaría en los Andes colombianos, con unos 12280 metros, mientras que el Chimborazo (Ecuador) y el Kilimanjaro (Tanzania) medirían 13615 y 12786 metros, respectivamente. El punto más bajo con 2760 metros sería el suroeste de Kiribati en el actual Pacífico occidental.

Los cambios que sufrirá el planeta no serán instantáneos ni ocurrirán igualmente en todo el mundo. Como las cuencas polares no tienen la misma capacidad que las ecuatoriales, el desplazamiento oceánico llegaría a las altas latitudes, inundando las llanuras siberianas y el norte de Canadá. Debido a la profundidad de las aguas ecuatoriales, aunque se redujeran una docena de metros el nivel del mar, no emergerían grandes extensiones de tierra. Cuando se hubieran ajustado a la forma esferoide y la nueva distribución gravitatoria, ya no habría muchos cambios, ya que la forma esferoide contrarrestaría el efecto de la diversidad de la superficie geográfica terrestre.


En el mundo en el que vivimos, los océanos están interconectados y se comportan como uno solo. Mientras el mundo reduce su velocidad de rotación, los océanos se irían separando hasta ser independientes el uno del otro. La separación definitiva ocurrirá en el punto más bajo, en Kiribati. En el polo Sur, a pesar de la elevación de la Antártida, la cuenca oceánica tiene más capacidad que en el polo Norte, por lo que el nivel del mar será menor. La diferencia en el nivel del mar entre los dos océanos serían unos 1400 metros.

El enlentecimiento de la rotación terrestre no es una situación de ciencia-ficción. En la realidad, sucede, aunque no con cambios tan drásticos. El conocimiento y medición de este enlentecimiento es el que permite cálcular cuándo es necesario añadir, en varias ocasiones desde 1956, un segundo extra a nuestros relojes (Siempre que tengas un reloj atómico, por supuesto).

Los días solares son muy poco a poco volviéndose más largos. Este incremento de la longitud del día se debe a la fricción de la marea oceánica. En el periódo Devónico, hace 400 millones de años, la Tierra giraba 40 veces más al año que ahora. Como los continentes no se encontraban en la misma posición que en la actualidad, es complicado estimar los contornos entre la tierra y los mares. Lo que está claro es que, por la mayor velocidad de rotación, el achatamiento de la Tierra habría sido mayor.

En 4000 millones de años, la Tierra acabará volviéndose una esfera si nada se lo impide. Si se detiene y aún hay océanos por entonces, se distribuirán de forma similar a lo aquí predicho, aunque teniendo en cuenta que para entonces, los continentes habrán cambiado de nuevo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.