Ir al contenido principal

El biberón asesino de bebés y los cambios en la maternidad del siglo XIX

Bebé bebiendo de un biberón.
Durante la revolución industrial, la calidad de vida de los niños sufrió muchos altibajos. Mientras por una parte se desarrollaron nuevos métodos de crianza y educativos, además de elementos domésticos especializados para ellos que también facilitaban la vida de los padres, estos métodos podían estar sesgados por las creencias de la época y la alimentación no era mucho mejor. Al mismo tiempo, aumentaron los servicios de nodrizas, pero quienes quisieron prescindir de ellas buscaron métodos para sustituirlas.

Contexto

Desde finales del siglo XVIII, las nodrizas lograron una gran demanda debido a la cantidad de madres incapaces de amamantar a sus hijos y el aumento de este método de alimentación en aumentar la supervivencia de los hijos. Sin embargo, no todos eran beneficios. Eran conocidas por su dudosa moral y por exigir privilegios que no recibían ni los criados más fieles. Se decía que actuaban como mercenarias, que usaban opio, oculto astútamente en el pezón para evitar registros, o que podían transmitir sífilis por la leche. Aunque se abandonaron muchos miedos y supersticiones, a finales del siglo XIX apenas quedaban nodrizas en Inglaterra, a diferencia de la Europa continental, donde aún perduraría a comienzos del siglo XX en los hospitales.

Para aquellas madres que no querían o podían amamantar a su hijo y/o no querían o podían contratar a una nodriza, se hicieron populares varios métodos para alimentarlos. Por una parte, se empezaron a desarrollar leches artificiales, sustituyendo a la de animal o a las bebidas almidonadas con harina o pan consumidas frecuentemente en el siglo anterior. Las primeras formas eran una especie de pasta dulce que mantenía los grumos en su preparación y era susceptible al crecimiento de microorganismos. En esta época fue cuando surgieron productos aún habituales, como la leche condensada. Además, no solo se innovó en qué tomaba el bebé, sino en cómo. Aunque se han usado biberones desde hace milenios, incluyendo cuernos vacunos perforados, en Inglaterra se popularizó en el siglo XIX una botella con un sifón con el que el niño podía alimentarse sin ayuda.

Cuando el distanciamiento mata

Biberón de cristal
En el siglo XIX, las familias de clase media dispusieron de más métodos para distanciar a la madre del bebé. En vez de llevarlo siempre consigo y alimentarlo a demanda, se defendió la innecesariedad de la madre y se publicitó el uso de fórmulas artificiales como un método científico y moderno de alimentación. Se publicaron libros donde se enseñaba como actuar ante este nuevo tipo de maternidad. Entre ellos, Housekeeper and Healthkeeper (1873) de Catharine Beecher defendía que, a menos que hiciese mucho frío, la madre y su hijo no debían dormir nunca juntos, ya que el calor provocaría que el bebé quisiese alimentarse con mayor frecuencia. Isabella Beeton, en The Book of Household Management (1861), no solo aseguró que el bebé no debía dormirse al ser amamantado, sino que tampoco debía hacerlo la madre, debido a que el "vampiro" (sic) le drenaría su salud, ni compartir la cama, ya que requería una gran cantidad de oxígeno y el dióxido de carbono de sus padres, entre otros gases mefíticos producidos por la piel de estos, lo asfixiaría. Sin embargo, el peor consejo sería el referido a los populares biberones con sifón.
Biberón con tubo largo
Estos biberones con sifón eran recipientes de cristal con forma de pera con un largo tubo por el que chupaba el bebé. Se comenzaron a vender en la década de 1860, especialmente para madres pobres y sobrecargadas de trabajo y como remedio para evitar los cólicos de gases, dado que se formaba un vacío en la botella. Sobre ellos, Beeton aconsejó lavarlos cada 2 o 3 semanas. Sin embargo, la mortalidad entre sus usuarios fue espantosa. Aunque los médicos recomendaban lavarlo entre tomas con fluido de Condy, un desinfectante con manganatos alcalinos y permanganatos desarrollado por Henry Bollmann Condy, el dispositivo mantuvo su popularidad. Dado que era difícil de limpiar, a pesar de venderse con cepillos para ello, 8 de cada 10 niños murieron debido a los microorganismos que se multiplicaban libremente en este tubo. Este dispositivo que recibió el apelativo de "biberón asesino" siguió vendiéndose en Reino Unido y los Estados Unidos hasta la década de 1920.

Fuentes

  • Russell, H. (1985). Training, Restraining and Sustaining: Infant and Child Care in the Late Nineteenth Century. Material Culture Review.
  • Wickes, I. G. (1953). A History of Infant Feeding: Part IV—Nineteenth Century Continued. Archives of disease in childhood, 28(141), 416.

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

La vida sin cerebro es posible

Aunque algunos puedan llevar una vida normal sin cerebro, al resto la posibilidad nos resulta fascinante dada la importancia del órgano para el organismo. Ya vimos cómo la descerebración servía como base para la analogía de las ranas hervidas pero, como veremos a continuación, esta técnica no se limitó a anfibios.

En el siglo XVI, Francesco Redi (1626-1697), famoso por probar que los insectos no nacen por generación espontánea, descerebró a una tortuga terrestre en noviembre que, en vez de morir, siguió su rutina, aunque sin volver a abrir los ojos. Su herida cerró en tres días y sobrevivió hasta mayo. El experimento se repitió en otros ejemplares con resultados aparentemente similares, aunque hubo casos donde, a pesar de parecer vivos, no lo estaban. En tortugas de agua dulce actuaban de manera similar, pero duraban menos. Al repetirlo con una tortuga marina, tan solo duró seis días, destrozando las expectativas de una vida longeva.
Redi no se detuvo ahí, sino que prosiguió decapitando…

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos, le estamparíamos el cartel de posible.

La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extremo…

Casos de impactos de meteoritos a humanos y animales

Igual que hay quien nace con estrella y quien lo hace estrellado, están quienes son tocados por una estrella y quienes lo son por un meteorito. Que, de todos los asteroides del espacio, haya uno que no solo llegue a la Tierra sino que impacte con un ser vivo es una cuestión de suerte. Mala, para ser precisos. Sin embargo, tenemos constancia de ello.
Entre los relatos al respecto, se dan tres situaciones distintas: El impacto está documentado y se conservan pruebas de ello (p.ej. el propio meteorito o imágenes de ello).El impacto está documentado, pero no hay material que lo corrobore y/o pruebas de que impactó a un ser vivo.
Se habla del impacto, pero si realmente sucedió es pura especulación.
Normalmente, los impactos más modernos suelen pertenecer al primer grupo y en el último se agrupan aquellos de siglos de antigüedad.
Heridos o ilesos

El 15 de febrero del 2013, un bólido explotó en Cheliábinsk, rompiendo cristales y provocando 1491 heridos.
El 14 de agosto de 1992, a las 12:40 de la …

La fruta más pequeña del mundo

Igual que ocurrió con el río más corto, en cuestión de récords conocemos o intuimos quien destaca por su tamaño superior, pero no por el inferior. La fruta más grande es la calabaza (Curcubita maxima), que puede alcanzar 1 190,5 kilogramos logrados en 2016 por el belga Mathias Willemijns., pero, ¿y la más pequeña?

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie.

Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche.
No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, normalmente el ta…

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.