Ir al contenido principal

Solo los valientes se atreven a comer la comida

Lema del Poison Squad.
Actualmente las noticias nos bombardean con declaraciones de variable valor científico que nos dicen que consumir tal o cual alimento nos ayuda a vivir mejor y/o morir de todos los cánceres posibles. Añoramos cuando simplemente no sabíamos lo que comíamos y podíamos desayunar tranquilamente un bollo de manteca mojado en amianto mientras nos fumábamos nuestro primer paquete de tabaco matutino. Pero, ¿cuándo comenzaron a preguntarse si lo que comíamos era saludable?

Durante el siglo XIX se podían consumir delicias como "cerveza amarga" mezclada con estricnina, pan relleno de tiza o glucosa etiquetada como miel. En aquella época en los Estados Unidos, la seguridad alimentaria era competencia de los gobiernos locales y estatales. Sin embargo, con el paso de una sociedad agraria a una urbana, las leyes alimentarias locales comenzaron a fallar. Se hacían más productos en fábricas usando nuevos químicos como conservantes, como el bórax, ácido salicílico y formaldehído, sin tan siquiera comprobar sus efectos ni informar de ellos en la etiqueta.

Para el químico jefe de la División de Química (luego Oficina de Quimica) del Departamento de Agricultura, Harvey Washington Wiley, esta era una situación inaceptable. Cuando comenzó a trabajar en el Departamento de Agricultura, luchó por la regulación federal de aditivos. Para mostrar los costes físicos de los aditivos, diseñó unos ensayos y en 1902 acudió al congreso y recibió 5000 dólares para llevar a cabo sus pruebas.
Anuncios de gotas de cocaína para el dolor de muelas.
Formó un grupo compuesto por voluntarios de la Oficina de Química y estudiantes universitarios de la Universidad Médica de Georgetown atraídos por la promesa de dinero, alojamiento y comida gratuitos. Eran considerados hombres de gran integridad, sobriedad y fiabilidad, participando personas como un corredor de Yale, un capitán de un regimiento de cadetes de la escuela secundaria local o un científico. Hicieron un juramento de solo comer lo que se preparaba en el grupo durante un año y renunciar a su derecho de denunciar al gobierno por cualquier daño producido. Inicialmente ni siquiera tenían ningún nombre definido ni líder, aunque Wiley los llamó "ensayos higiénicos de mesa". Fue George Rothwell Brown del Washington Post quien los llamó el "Poison Squad" ("Escuadrón Veneno", aunque "Escuadrón Tóxico" sonaría mejor en español).

Los 12 miembros del escuadrón eran cuidadosamente evaluados, midiéndose su temperatura, peso y pulso antes y después de comer. También recogían muestras de heces y orina, y se registraban los síntomas. Si un miembro se pelaba sin permiso, debía volver al peluquero a por el pelo. Era un grupo exclusivamente masculino que no permitía a las mujeres, ya que Wiley las consideraba salvajes que carecían de la capacidad cerebral de los hombres.



En cada cena, se compraba la comida y se pagaba a un cocinero, llamado "Perry", para que preparara los alimentos llenos de conservantes. En las primeras comidas consumían bórax extraído del Valle de la Muerte, que el cocinero escondió primero en la mantequilla. Viendo como la evitaban, la mezcló con la leche. Alegando que sabía "metálica", también la evitaban. Rindiéndose, dio el bórax en cápsulas, aunque los comensales debían lavar los platos entre cada comida. Cuando Perry posteriormente fue sustituido por una mujer, los participantes criticaron que, aunque una mujer valga para la cocina del hogar, no sería capaz de freír huevos de forma científica ni usar formaldehído en la sopa.
La valentía de estos doce hombres despertó el interés de la prensa que, como dijo Los Angeles Times en 1903, eran "mártires de la ciencia". Sin embargo, a pesar de su fama, sus miembros siguieron siendo anónimos. Durante su primer año, aumentaron la cantidad de bórax en sus comidas, por lo que en mayo de 1903, 5 de ellos iniciaron una huelga, ya que consideraban complicado soportar el malestar combinado con el calor veraniego. Finalmente, la situación se resolvió acabando el experimento prematuramente en junio con tan solo siete hombres. Sus conclusiones fueron que además de los dolores de estómago, la pérdida de apetito y dolores de cabeza, el bórax incapacitaba para cualquier tipo de trabajo.
Wiley en el laboratorio con sus ayudantes.
A pesar de la huelga, Wiley consiguió nuevos voluntarios. El siguiente objetivo sería el ácido salicílico, pero fue obligado a abandonar las pruebas para dejar que el grupo se recuperara. Tras cinco años, 1907 marcó el final de un grupo que había probado aditivos como ácido sulfúrico o salitre, aunque sus miembros seguían siendo monitorizados. Fue entonces cuando se vieron los efectos del formaldehído en la leche en los riñones o la pérdida de peso y daño en los vasos sanguíneos del benzoato. Cuando uno de los miembros murió de tuberculosis, supuestamente tras debilitarse por el veneno, la familia trató de denunciar. En definitiva, la conclusión que sacó Wiley de los 5 años de trabajo fue que, efectivamente, los aditivos que se usaban hacían daño a la gente.

No todos los resultados se hicieron públicos, ya que las consecuencias del consumo de benzoato se conocieron porque un empleado malinterpretó las órdenes del secretario de agricultura y lo envió a la imprenta cuando estaba de vacaciones. Los grupos de presión intentaron suprimir los descubrimientos, pero la prensa se hacía eco de los venenos de la comida. Intentando evitar que se trivializara su trabajo, Wiley amenazó con despedir a quien filtrara información. Sin embargo, sin acceso a los hechos, los periódicos comenzaron a publicar rumores, por lo que Wiley cedió y publicitó su labor.

Mientras que el escuadrón aún se deleitaba con sus comidas, la Federación General de Clubes de Mujeres y la Asociación Nacional de Mujeres de Color llevaban tiempo defendiendo los asuntos que afectan a las mujeres y sus hogares, incluyendo los alimentos en conserva. Las mujeres salieron a la calle con panfletos para intentar advertir a otras mujeres de los peligros de los productos cotidianos.

Mientras se cocía lentamente el escándalo público sobre la nula regulación de los aditivos, Alice Lakey de la Federación General de Clubes de Mujeres comenzó una campaña por carta en apoyo de la Ley de Medicamentos y Alimentos Puros. Conforme ganaba fama, Wiley unió fuerzas con las mujeres.

En 1905, Laey se convirtió en la líder del Comité de Alimentos Puros y, junto con Wiley, llevaron al presidente Roosevelt y a la audiencia del congreso las cartas de apoyo. A pesar de sus antiguas declaraciones respecto a las mujeres, reconoció que el éxito se consiguió gracias a ellas.

En 1906 el congreso aprobó la Ley de Inspección de Carnes y la Ley de Medicamentos y Alimentos Puros, siendo esta última conocida como la "ley Wiley", aunque fue Roosevelt quien se llevó el reconocimiento. Esta marcaría el camino para la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos y la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA).

A su vez, el trabajo del escuadrón provocó la aparición de imitadores en varios rincones del país, como Nueva York o Pittsburg, a pesar de llevar varios años disuelto. También fueron protagonistas de varios poemas, como el siguiente de S.W.Gillilan:
Song of the Pizen [Poison] Squad.
(Respetuosamente dedicada al Departamento de Agricultura)
Por S. W. Gillilan.
O we're the merriest herd of hulks
that ever the world has seen;
We don't shy off from your rough
on rats or even from Paris green:
We're on the hunt for a toxic dope
That's certain to kill, sans fail.
But 'tis a tricky, elusive thing and
knows we are on its trail;
For all the things that could kill
we've downed in many a gruesome wad,
And still we're gaining a pound a day,
for we are the Pizen Squad.
On Prussic acid we break our fast;
we lunch on a morphine stew;
We dine with a matchhead consomme,
drink carbolic acid brew;
Corrosive sublimate tones us up
like laudanum ketchup rare,
While tyro-toxicon condiments
are wholesome as mountain air.
Thus all the "deadlies" we double-dare
to put us beneath the sod;
We're death-immunes and we're proud as proud--Hooray for the Pizen Squad!
Fuentes: AtlasobscuraEsquireThe Old Foodie

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

Las mentiras que te contaron de los samuráis

  En Japón, los samuráis son guerreros legendarios que actúan sin un ápice de duda y que cumplen su objetivo sin importar lo que cueste. Su dedicación les permitía perfeccionar tanto sus míticas dotes de lucha como las intelectuales. A pesar de ello, si es increible que una sola persona alcance tal desarrollo, más aún lo es que lo haga toda una clase social. Serie: Grupos tópicos Vikingos - Espartanos - Ninjas - Indios - Piratas - Samuráis Seguidores del bushido  El bushido era un rígido código de conducta que regía la vida del samurái. Este giraba en torno a virtudes que dictaban la forma correcta de actuar, como el honor, el buen juicio, la cortesía, la compasión, la honestidad, la compasión y la lealtad. Por supuesto, estas debían aplicarse de forma extrema, sin puntos intermedios. El Hagakure de Yamamoto Tsunetomo de principios del siglo XVIII es la primera obra donde aparecen estos conceptos. Se trataba de una o

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in