Ir al contenido principal

Solo los valientes se atreven a comer la comida

Lema del Poison Squad.
Actualmente las noticias nos bombardean con declaraciones de variable valor científico que nos dicen que consumir tal o cual alimento nos ayuda a vivir mejor y/o morir de todos los cánceres posibles. Añoramos cuando simplemente no sabíamos lo que comíamos y podíamos desayunar tranquilamente un bollo de manteca mojado en amianto mientras nos fumábamos nuestro primer paquete de tabaco matutino. Pero, ¿cuándo comenzaron a preguntarse si lo que comíamos era saludable?

Durante el siglo XIX se podían consumir delicias como "cerveza amarga" mezclada con estricnina, pan relleno de tiza o glucosa etiquetada como miel. En aquella época en los Estados Unidos, la seguridad alimentaria era competencia de los gobiernos locales y estatales. Sin embargo, con el paso de una sociedad agraria a una urbana, las leyes alimentarias locales comenzaron a fallar. Se hacían más productos en fábricas usando nuevos químicos como conservantes, como el bórax, ácido salicílico y formaldehído, sin tan siquiera comprobar sus efectos ni informar de ellos en la etiqueta.

Para el químico jefe de la División de Química (luego Oficina de Quimica) del Departamento de Agricultura, Harvey Washington Wiley, esta era una situación inaceptable. Cuando comenzó a trabajar en el Departamento de Agricultura, luchó por la regulación federal de aditivos. Para mostrar los costes físicos de los aditivos, diseñó unos ensayos y en 1902 acudió al congreso y recibió 5000 dólares para llevar a cabo sus pruebas.
Anuncios de gotas de cocaína para el dolor de muelas.
Formó un grupo compuesto por voluntarios de la Oficina de Química y estudiantes universitarios de la Universidad Médica de Georgetown atraídos por la promesa de dinero, alojamiento y comida gratuitos. Eran considerados hombres de gran integridad, sobriedad y fiabilidad, participando personas como un corredor de Yale, un capitán de un regimiento de cadetes de la escuela secundaria local o un científico. Hicieron un juramento de solo comer lo que se preparaba en el grupo durante un año y renunciar a su derecho de denunciar al gobierno por cualquier daño producido. Inicialmente ni siquiera tenían ningún nombre definido ni líder, aunque Wiley los llamó "ensayos higiénicos de mesa". Fue George Rothwell Brown del Washington Post quien los llamó el "Poison Squad" ("Escuadrón Veneno", aunque "Escuadrón Tóxico" sonaría mejor en español).

Los 12 miembros del escuadrón eran cuidadosamente evaluados, midiéndose su temperatura, peso y pulso antes y después de comer. También recogían muestras de heces y orina, y se registraban los síntomas. Si un miembro se pelaba sin permiso, debía volver al peluquero a por el pelo. Era un grupo exclusivamente masculino que no permitía a las mujeres, ya que Wiley las consideraba salvajes que carecían de la capacidad cerebral de los hombres.



En cada cena, se compraba la comida y se pagaba a un cocinero, llamado "Perry", para que preparara los alimentos llenos de conservantes. En las primeras comidas consumían bórax extraído del Valle de la Muerte, que el cocinero escondió primero en la mantequilla. Viendo como la evitaban, la mezcló con la leche. Alegando que sabía "metálica", también la evitaban. Rindiéndose, dio el bórax en cápsulas, aunque los comensales debían lavar los platos entre cada comida. Cuando Perry posteriormente fue sustituido por una mujer, los participantes criticaron que, aunque una mujer valga para la cocina del hogar, no sería capaz de freír huevos de forma científica ni usar formaldehído en la sopa.
La valentía de estos doce hombres despertó el interés de la prensa que, como dijo Los Angeles Times en 1903, eran "mártires de la ciencia". Sin embargo, a pesar de su fama, sus miembros siguieron siendo anónimos. Durante su primer año, aumentaron la cantidad de bórax en sus comidas, por lo que en mayo de 1903, 5 de ellos iniciaron una huelga, ya que consideraban complicado soportar el malestar combinado con el calor veraniego. Finalmente, la situación se resolvió acabando el experimento prematuramente en junio con tan solo siete hombres. Sus conclusiones fueron que además de los dolores de estómago, la pérdida de apetito y dolores de cabeza, el bórax incapacitaba para cualquier tipo de trabajo.
Wiley en el laboratorio con sus ayudantes.
A pesar de la huelga, Wiley consiguió nuevos voluntarios. El siguiente objetivo sería el ácido salicílico, pero fue obligado a abandonar las pruebas para dejar que el grupo se recuperara. Tras cinco años, 1907 marcó el final de un grupo que había probado aditivos como ácido sulfúrico o salitre, aunque sus miembros seguían siendo monitorizados. Fue entonces cuando se vieron los efectos del formaldehído en la leche en los riñones o la pérdida de peso y daño en los vasos sanguíneos del benzoato. Cuando uno de los miembros murió de tuberculosis, supuestamente tras debilitarse por el veneno, la familia trató de denunciar. En definitiva, la conclusión que sacó Wiley de los 5 años de trabajo fue que, efectivamente, los aditivos que se usaban hacían daño a la gente.

No todos los resultados se hicieron públicos, ya que las consecuencias del consumo de benzoato se conocieron porque un empleado malinterpretó las órdenes del secretario de agricultura y lo envió a la imprenta cuando estaba de vacaciones. Los grupos de presión intentaron suprimir los descubrimientos, pero la prensa se hacía eco de los venenos de la comida. Intentando evitar que se trivializara su trabajo, Wiley amenazó con despedir a quien filtrara información. Sin embargo, sin acceso a los hechos, los periódicos comenzaron a publicar rumores, por lo que Wiley cedió y publicitó su labor.

Mientras que el escuadrón aún se deleitaba con sus comidas, la Federación General de Clubes de Mujeres y la Asociación Nacional de Mujeres de Color llevaban tiempo defendiendo los asuntos que afectan a las mujeres y sus hogares, incluyendo los alimentos en conserva. Las mujeres salieron a la calle con panfletos para intentar advertir a otras mujeres de los peligros de los productos cotidianos.

Mientras se cocía lentamente el escándalo público sobre la nula regulación de los aditivos, Alice Lakey de la Federación General de Clubes de Mujeres comenzó una campaña por carta en apoyo de la Ley de Medicamentos y Alimentos Puros. Conforme ganaba fama, Wiley unió fuerzas con las mujeres.

En 1905, Laey se convirtió en la líder del Comité de Alimentos Puros y, junto con Wiley, llevaron al presidente Roosevelt y a la audiencia del congreso las cartas de apoyo. A pesar de sus antiguas declaraciones respecto a las mujeres, reconoció que el éxito se consiguió gracias a ellas.

En 1906 el congreso aprobó la Ley de Inspección de Carnes y la Ley de Medicamentos y Alimentos Puros, siendo esta última conocida como la "ley Wiley", aunque fue Roosevelt quien se llevó el reconocimiento. Esta marcaría el camino para la Ley de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos y la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA).

A su vez, el trabajo del escuadrón provocó la aparición de imitadores en varios rincones del país, como Nueva York o Pittsburg, a pesar de llevar varios años disuelto. También fueron protagonistas de varios poemas, como el siguiente de S.W.Gillilan:
Song of the Pizen [Poison] Squad.
(Respetuosamente dedicada al Departamento de Agricultura)
Por S. W. Gillilan.
O we're the merriest herd of hulks
that ever the world has seen;
We don't shy off from your rough
on rats or even from Paris green:
We're on the hunt for a toxic dope
That's certain to kill, sans fail.
But 'tis a tricky, elusive thing and
knows we are on its trail;
For all the things that could kill
we've downed in many a gruesome wad,
And still we're gaining a pound a day,
for we are the Pizen Squad.
On Prussic acid we break our fast;
we lunch on a morphine stew;
We dine with a matchhead consomme,
drink carbolic acid brew;
Corrosive sublimate tones us up
like laudanum ketchup rare,
While tyro-toxicon condiments
are wholesome as mountain air.
Thus all the "deadlies" we double-dare
to put us beneath the sod;
We're death-immunes and we're proud as proud--Hooray for the Pizen Squad!
Fuentes: AtlasobscuraEsquireThe Old Foodie

Comentarios

Entradas populares de la semana

Pazuzu, el demonio de "El exorcista"

En la película El exorcista (1973), un demonio posee a Regan MacNeil. Ya en el inicio se observa cómo se encuentra una estatuilla inquietante en una excavación del norte de Iraq. Aunque no lo dice, se encuentran en las ruinas de Hatra, capital del imperio parto entre 247 a.C.-226 d.C. Patrimonio de la humanidad por la Unesco desde 1985, fue destruida por el Estado Islámico en el 2015.
Además de la estatuilla, allí se ve una estatua, no presente en la realidad, de este demonio. De haberlo hecho, los partos la habrían considerado antiquísima, ya que a finales del primer milenio apenas se usaba ya la imagen. Su origen es mucho anterior, del tiempo de los asirios (1813-609 a.C.) y babilonios (1792-539 a.C.).

Para ellos, era un dios demónico hermano de Humbaba e hijo del dios del mal Hanbi. A diferencia de los demonios de la religión cristiana, los demonios mesopotámicos tenían una naturaleza ambigüa. Era el rey demonio de los vientos, presidiendo concretamente el del suroeste. Este vient…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentados, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?