Ir al contenido principal

¿En qué posición orinan mejor los hombres?

El hombre siempre ha tenido el ansia de optimizar la micción, de mostrar ante los demás su dominio sobre ella. Así, competir por mear más lejos se considera un arte propio de los individuos más cultivados. Su perpetuo interés por el tema ya se mostró previamente en este blog, pero la urodinámica aún presenta otras incógnitas que, no por poder considerarse escatológicas, son menos interesantes o útiles.

Los hombres pueden clasificarse, entre otras cosas, por la manera en la que evacuan sus fluidos corporales: en bipedestación, sentado, dando volteretas, bailando como un cosaco, etc. Las posibilidades solo están limitadas por la imaginación y su anatomía. Pero, ¿cuál es la mejor manera de hacerlo?

Científicos japoneses respondieron a esta pregunta evaluando a 21 voluntarios sin síntomas en el tracto urinario inferior. Para ello debían orinar en una habitación insonorizada cerrada desde dentro. Como debía medirse el flujo en distintas posiciones (bipedestación, sedestación, decúbito supino, prono y lateral), tenían una camilla con un agujero para orinar.

Los datos obtenidos reflejaron que la posición en decúbito prono (acostado boca abajo) era tanto la que más volumen expulsaba como la que lo hacía a mayor velocidad. En cuestión de flujo le seguían la bipedestación, la sedestación, el decúbito lateral y, por último, el decúbito supino.

Aunque parece que esta investigación es trivial, sirve conocer de forma segura cómo influye la posición en el flujo de orina en el sexo masculino. Mientras no tengamos problemas en la micción ni nos encontremos en una situación que limite nuestra capacidad de evacuar orina, no sabremos apreciar su importancia. Si nos encontramos encamados o con alguna limitación de movimiento, nunca vendrá mal facilitar una tarea tan vital.

Fuente:
Yamanishi, T., Yasuda, K., Sakakibara, R., Hattori, T., Minamide, M., Yuki, T., & Ito, H. (1999). Variation in urinary flow according to voiding position in normal males. Neurourology and urodynamics, 18(6), 553-557.

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.