101 curiosidades sobre las cucarachas - Resolviendo la incógnita

sábado, 5 de septiembre de 2009

101 curiosidades sobre las cucarachas


1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no se han dado por aludidos y en su definición podemos encontrar que la cucaracha es un:

Insecto ortóptero, nocturno y corredor, de unos tres centímetros de largo, cuerpo deprimido, aplanado, de color negro por encima y rojizo por debajo, alas y élitros rudimentarios en la hembra, antenas filiformes, las seis patas casi iguales y el abdomen terminado por dos puntas articuladas.

4. Insectos cosmopolitas. La mayoría de las cucarachas son tropicales, pero unas pocas son de clima templado. Sólo tres especies de cucarachas, la cucaracha negra común (Blatta orientalis), la cucaracha americana (Periplaneta americana) y la cucaracha rubia o alemana (Blatella germanica), están extendidas mundialmente como consecuencia de las actividades comerciales.

5. Falso arraigo. A pesar del nombre con reminiscencias teutónicas de la cucaracha alemana, ésta no procede de Alemania sino, quizás, del sudeste asiático. De hecho, en Alemania la llaman cucaracha rusa y en Rusia la llaman cucaracha polaca. La cucaracha americana es originaria de África tropical y fue introducida en el continente americano a principios del siglo XVII, probablemente por el tráfico de esclavos. Su nombre genérico, Periplaneta, significa que vaga por todo el mundo.

6. Insectos todo-terreno. Hay cucarachas que habitan en cuevas, desiertos, hormigueros, nidos de aves e incluso algunas especies del sudeste asiático son semiacuáticas. En hábitats humanos, encuentran su residencia ideal en almacenes, cocinas, cervecerías o cualquier otro entorno cálido, húmedo y protegido donde exista abundancia de alimento. Se cree que las cucarachas comenzaron su asociación con los humanos cuando éstos empezaron a vivir en cuevas.

7. No hacen ascos a nada. Aunque la gran mayoría son omnívoras, hay especies que tienen una dieta más restringida, alimentándose de madera, y para ello cuentan con la ayuda de microorganismos en su aparato digestivo que digieren la celulosa. En cautividad, pueden incluso devorar a sus compañeras muertas, aunque no se atacan ni matan para conseguir alimento. Si pueden elegir, prefieren los hidratos de carbono.

8. Con nocturnidad y alevosía. Las cucarachas son insectos nocturnos y se esconden durante el día en lugares tan inaccesibles como zócalos, bajo los entarimados, en los conductos de ventilación e incluso desagües y cloacas. Por ello, pueden pasar inadvertidas durante un largo período de tiempo, aumentando su número gradualmente. De ahí el dicho popular de que por cada cucaracha se que ve hay varias decenas escondidas (unas doscientas, se afirma en algunos lugares, pero prefiero ser conservador para no alarmar). Por la noche se vuelven activas y vagan en busca de comida. El daño que causan no radica tanto en el material que comen —normalmente desperdicios— sino en la contaminación de otros productos con un olor característico. Además, las cucarachas manchan con sus excrementos y sus patas los lugares por donde andan y se alimentan. Una cucaracha que salga de una cloaca y luego camine por comida sin proteger puede transmitir —como vectores de agentes patógenos— enfermedades como la poliomielitis y la salmonelosis, así como provocar reacciones alérgicas, como asma, en algunas personas. Son capaces de esparcir al menos 33 tipos de bacterias, 6 tipos de gusanos parásitos y 7 clases de patógenos humanos.

9. Las ratas y ratones del mundo de los insectos. A pesar de ser uno de los insectos más despreciados, menos de un 1% de las especies de cucarachas constituyen plagas. En términos de consumo de provisiones y transmisión de enfermedades, las moscas, las pulgas y los escarabajos causan mucho más daño a los seres humanos que las cucarachas. Aun así, la cucaracha americana, la cucaracha alemana y la cucaracha negra común son el equivalente entomológico a las ratas y los ratones.

10. Las inmortales. Las cucarachas son extremadamente difíciles de erradicar. Son muy adaptables y tras una experiencia desagradable, pero no fatal, aprenden a evitar los lugares donde se ha colocado veneno.



Leer más...


11. Las termitas son cucarachas sociales. Tras realizar numerosos y exhaustivos análisis genéticos, un equipo de investigadores ha llegado a la conclusión de que las termitas son en realidad cucarachas sociales y ya no tiene sentido clasificarlas en un orden diferente (isópteros) al de las cucarachas (suborden blatodeos). En su lugar, proponen que sean consideradas como una familia más (termítidos) de cucarachas.
Récords

12. Atrápame esa cucaracha. La cucaracha americana es uno de los insectos más rápidos del mundo, con una velocidad punta de 1,5 metros por segundo (5,4 kilómetros por hora). Es decir, que en un segundo recorre 50 veces la longitud de su cuerpo. Trasladado a la escala humana, sería el equivalente a desplazarse a unos 320 kilómetros por hora.


13. Monstruos de tiempos remotos. Al parecer, la cucaracha más grande que jamás ha existido es Apthoroblattina, un monstruo del Pérmico (hace 290-245 millones de años) que medía 50 centímetros de largo1, un tamaño similar al de la actual cochinilla gigante Bathynomus giganteus. Mejor documentado es el hallazgo del fósil completo de cucaracha más grande del mundo2 en una mina de carbón en el noreste de Ohio en el año 2001. El insecto, que tiene una antigüedad de 300 millones de años, mide 9 centímetros y conserva hasta los más delicados detalles. Y para fósiles de cucarachas bien preservados, los que aparecen en la formación Yixian, del Cretáceo temprano, en la provincia china de Liaoning.El fósil completo de cucaracha más grande del mundo

14. Monstruos de tiempos modernos. Un par de especies se disputan el título de la cucaracha más grande el mundo. Una de ellas es la cucaracha gigante de las cuevas (Blaberus giganteus), nativa de Centro y Sudamérica, que puede alcanzar los 9 centímetros, y la otra es la cucaracha gigante de las madrigueras o cucaracha rinoceronte (Macropanesthia rhinoceros), especie australiana áptera que puede alcanzar los 7-8 centímetros de largo. Aun así, ninguna otra cucaracha le quita el puesto de ser la más pesada, ya que puede pesar entre 20 y 33,5 gramos. Ambas son muy apreciadas como mascotas.

15. Supersize me. Megaloblatta blaberoides es una cucaracha que vive en Centro y Sudamérica y cuya envergadura puede llegar a los 18,5 centímetros.

16. Mini-Yo. La cucaracha más pequeña es la especie norteamericana Attaphila fungicola, de 3 milímetros de largo y que vive en los nidos de las hormigas cortadoras de hojas.La cucaracha con mayor envergadura (arriba), la más grande (derecha) y la más pequeña (izquierda)

17. Inversión de futuro. En webs japonesas de subastas, la cucaracha rinoceronte alcanza los 60.000 yenes (360 euros).
Fisiología

18. Las cucarachas piensan con la periferia. El sistema nervioso de la cucaracha muestra un diseño común al de los insectos. Consta de tres ganglios cefálicos (cerebro, ganglio frontal y subesofágico), tres ganglios torácicos que inervan las patas y las alas (ganglios protorácico, mesotorácico y metatorácico), y 6 ganglios abdominales, relacionados con la reproducción. Muchos de los comportamientos innatos de la cucaracha están gobernados por reflejos en los que intervienen una neurona sensitiva periférica, una neurona de asociación y, al menos, una neurona motora, de forma que puede decirse que las cucarachas piensan con la periferia. Aunque los ganglios torácicos y abdominales tienen una autonomía relativa, todos están subordinados a la inhibición coordinada del cerebro.Anatomía de una cucaracha


19. La calidad es más importante que la cantidad. Se estima que una cucaracha tiene alrededor de un millón de neuronas. El ser humano tiene cien mil millones y la mosca del vinagre (Drosophila), alrededor de 250.000. Sin embargo, su densidad en el cerebro de la cucaracha es diez veces mayor que en el cerebro humano y tienen más plasticidad.

20. Consciencia de cucaracha. Los cuerpos pedunculados de las cucarachas, estructuras que morfológicamente recuerdan al hipocampo humano, se han convertido en centros de asociación que gobiernan reacciones psíquicas particularmente complicadas.

21. Memoria de cucaracha. Las cucarachas son capaces de desarrollar una memoria a largo plazo, sobre todo con asociaciones visuales y olfativas. Se orientan en un laberinto y son capaces de distinguir la derecha de la izquierda. También muestran un condicionamiento clásico de salivación similar al que observó Pavlov con perros a finales de los años 20 del siglo pasado.

22. Una para todas y todas para una. Un estudio ha puesto de manifiesto que las cucarachas toman decisiones de grupo.

23. Escapar por los pelos. Las cucarachas son difíciles de atrapar. Son muy sensibles a las vibraciones de la superficie sobre la que se encuentran, siendo capaces de detectar los más pequeños movimientos y responder a los más ligeros movimientos del aire, que pueden sentir gracias a unos pelos sensoriales (receptores de viento) que tienen en los cercos del abdomen y que están conectados al ganglio terminal del abdomen (el sexto ganglio abdominal) y a interneuronas gigantes que discurren por el cordón nervioso central, y de allí al ganglio metatorácico (el tercer ganglio torácico), donde se integra la señal que excitará las neuronas motoras de las patas. Una cucaracha puede detectar la vibración del movimiento del aire mucho antes de que el atacante se pueda acercar a ella y puede correr con rapidez en busca de protección en una hendidura o grieta inaccesible.

24. ¿Dónde he puesto mi cabeza? En condiciones controladas, una cucaracha puede llegar a sobrevivir varias semanas sin cabeza. Y la cabeza también puede sobrevivir sin el cuerpo hasta que se queda sin energía. El cuerpo puede seguir funcionando, reaccionando a estímulos, pero sin la acción inhibidora coordinada del cerebro, tratará de hacer todos los movimientos al mismo tiempo.

25. Sensores con patas. Las antenas de las cucarachas son largas, finas y casi del mismo tamaño del cuerpo. Se componen de pequeños y cortos segmentos que las hacen muy flexibles. Forradas de receptores químicos y dos tipos de pelos sensoriales, constituyen unos muy bien desarrollados órganos sensitivos para tocar y oler.Micrografía de la antena de una cucaracha mostrando los dos tipos de pelos sensoriales

26. Alas, ¿para qué os quiero? Aunque la mayor parte de las cucarachas pueden volar, muchas de ellas no son de altos vuelos y prefieren arrastrarse por el suelo. Otras especies tienen alas reducidas (a veces, sólo las hembras) o son ápteras.

27. Más viejas que Matusalén. Las cucarachas son extraordinariamente longevas para los parámetros a los que nos tienen acostumbrados los insectos. La cucaracha americana puede vivir hasta cuatro años en condiciones de laboratorio y la cucaracha rinoceronte puede llegar hasta los diez.

28. Achaques de la edad. Cuando Blaberus discoidalis y Periplaneta americana alcanzan las 60-65 semanas, empiezan a sufrir los achaques de la edad: se mueven más lentamente, presentan rigidez en las articulaciones, problemas de coordinación, disminuye su respuesta de huida y tienen dificultades para subir por terrenos inclinados. La muerte sobreviene poco después de que se manifiesten estos síntomas.

29. Inmunes a casi todo. A lo largo de su vida, las cucarachas deben hacer frente a amenazas externas, ya sean microbianas o químicas, que deben neutralizar para poder sobrevivir. Si a la cucaracha americana se le inyectan toxinas del veneno de las abejas, tras un tiempo desarrolla una respuesta protectora frente a dosis letales de veneno que dura varias semanas en lugar de días como ocurre con los péptidos antibacterianos inducibles de los insectos. Esta respuesta es, además, específica y una segunda inyección puede producir una memoria inmunológica a largo plazo. Las cucarachas viejas y jóvenes responden de manera diferente y las hembras tienen una respuesta inmunológica mayor que los machos.

30. Regeneración de miembros. A diferencia de lo que ocurre en otros insectos, que van regenerando poco a poco los miembros perdidos en sucesivas mudas, cuando una cucaracha pierde uno o más patas, puede retrasar la muda y de esta forma regenerar completamente todos los miembros perdidos en la muda siguiente.

31. Animación suspendida. Algunas especies de cucarachas, como Parcoblatta pensylvanicus y P. virginica pueden hibernar durante los meses fríos si no encuentran las condiciones favorables.

32. Cucarachas radiactivas. Las cucarachas pueden soportar dosis de radiación de 6 a 15 veces superiores a las de los seres humanos, aunque no son insectos tan resistentes a la radiación como Drosophila, la mosca del vinagre, o la avispa parasitoide Habrobracon. Esta resistencia se entiende en términos de división celular: la radiación afecta a las células en división y por ello son más sensibles cuando se produce el ciclo de muda.

33. Cucarachas enrolladas. Hay varias especies de cucarachas, como las hembras de algunas especies del género malayo Perisphaerus, que tienen la habilidad de enrollarse en forma de bola del mismo modo que lo hacen las cochinillas o los gloméridos.Hembra de Perisphaerus

34. Camino a la perdición. La cuaracha alemana deja rastros químicos en sus heces y otras cucarachas los pueden seguir para descubrir fuentes de comida y agua y dónde se esconden. En teoría, esto podría utilizarse para eliminar a las cucarachas de las casas simplemente dejando un rastro químico que las lleve fuera.

35. Las cucarachas alemanas mutantes. Del mismo modo que Drosophila, los mutantes de Blatella germanica son muy apreciados para estudios de genética.

36. Cromosomas de cucarachas. Hablando en términos diploides, la cucaracha americana tiene 33 cromosomas y la cucaracha alemana tiene 23 cromosomas.

37. Beber como una esponja. La cucaracha del desierto, Arenivaga investigata, tiene unas estructuras en la hipofaringe que le permiten condensar el vapor de agua cuando la humedad relativa supera el 82,5%.
Feromonas

38. Blatellaquinona. Así es cómo se llama la feromona que emiten las hembras de la cuaracha alemana para atraer a los machos. Una versión sintética de la misma podría servir para controlar la población de esta cucaracha.

39. La feromona más seductora. Seducina es el evocador nombre que recibe la feromona producida por el macho de Nauphoeta cinerea.

40. La feromona menos seductora. 5-(2,4-dimetilheptanil)-3-metil-2H-piran-2-ona es el nombre tan poco sicalíptico que recibe la feromona producida por la hembra de Supella longipalpa. Aunque, para abreviar, se la conoce como supellapirona.
Reproducción

41. Sin prisa, pero sin pausa. El apareamiento de las cucarachas varía desde el sencillo contacto hasta complejas danzas y la secreción de feromonas. Normalmente, el cortejo precede al apareamiento, que puede prolongarse durante más de una hora. El macho extiende las alas y produce una sustancia que atrae a la hembra y cuando la hembra se sube a la espalda del macho para apoderarse de esa secreción, aquél aprovecha para copular con ella. En algunas especies, el macho transfiere a la hembra un espermatóforo que le servirá para fecundar los huevos de por vida. El espermatóforo está recubierto por una sustancia rica en ácido úrico que se come la hembra y el nitrógeno que obtiene de ahí servirá como nutriente para las crías.

42. Se reproducen como… cucarachas. Las cucarachas ponen sus huevos en pequeños recipientes con forma de saco denominados ootecas y se pueden ver a menudo saliendo por el extremo del abdomen de las hembras. Aunque la mayor parte de las cucarachas depositan sus ootecas en cuanto se forman o poco después, la cucaracha alemana las transporta de un lado a otro hasta que los huevos están a punto de eclosionar.

43. Manda huevos. La forma de la ooteca es diferente para cada especie, por lo que es fácil distinguirlas. El número de huevos de una ooteca también depende de cada especie y varía entre 12 y 50. Se ha estimado que en la larga vida de una cucaracha americana, la hembra puede poner hasta 1.000 huevos.

44. Un encanto de criaturas. Inmediatamente después de la eclosión, las ninfas recién nacidas, que son blanquecinas, con los apéndices envueltos aún por una fina membrana (denominadas por eso ninfas vermiformes), realizan una primera muda generalmente sobre la ooteca, adquieren una consistencia más dura y un color más oscuro y comienzan a dispersarse, llevando el mismo modo de vida que los adultos. Dependiendo de las especies, el desarrollo de las ninfas es lento y se puede prolongar durante un año y entre 5 y 12 mudas.

45. En la variedad reproductiva está el gusto. La biología reproductiva de las cucarachas es de cuatro tipos. La mayor parte de las especies son ovíparas, depositando sus huevos en ootecas. Algunos blatélidos y la mayor parte de los blabéridos muestran una falsa ovoviparidad: el macho saca la ooteca, la rota 90º y la introduce en una cámara especial de la hembra donde permanecerá hasta que los huevos eclosionen y salgan las crías vivas. Una subfamilia de los blabéridos y endémica de Australia, los geoscafeinos, son ovovivíparos verdaderos: la ooteca no se forma y los huevos pasan directamente del oviducto a la cámara de cría. Finalmente, el blabérido Diploptera punctata es vivíparo. Los huevos se depositan directamente en la cámara de cría, donde crecen recibiendo nutrientes en forma de una especie de leche de la hembra. Aunque sólo unas pocas ninfas acaban naciendo, son mucho más grandes que las de otras cucarachas de tamaño similar, lo que hace que empiecen con ventaja.

46. Yo me lo monto solita. La cucaracha de Surinam, Pycnoscelus surinamensis, es capaz de reproducirse por partenogénesis (es decir, sin aparearse con el macho).

Cuidado de la prole en géneros Thorax y Phoraspis47. Padres y madres modelo. La cucaracha rinoceronte vive en madrigueras que pueden tener 6 metros de longitud y 1 metro de profundidad. Los adultos viven en grupos familiares, practicando incluso el cuidado de la prole. Las ninfas, más pálidas y blandas que los adultos, permanecen en la cámara de cría hasta que alcanzan la madurez, lo que puede tardar hasta nueve meses. En los géneros Thorax y Phoraspis, la hembra posee un abdomen cóncavo y alas convexas, donde forma una cámara para que se escondan las ninfas. La hembra de Perisphaerus posee pequeños agujeros en la parte inferior de su cuerpo donde encajan perfectamente las piezas bucales especializadas de las ninfas de la primera muda, de forma que quedan protegidas en la parte inferior de la hembra, incluso cuando ésta se hace una bola. También reciben nutrientes en esos agujeros, lo que constituye otro caso de amamantamiento entre las cucarachas.

48. Solteronas desesperadas. Cuando las hembras de Nauphoeta cinerea sobrepasan la edad óptima para reproducirse, se vuelven menos selectivas a la hora de elegir macho, si se compara con cucarachas más jóvenes, y producen menos descendencia.

49. Sexo seguro. Las hembras de Nauphoeta cinerea prefieren aparearse con machos de jerarquías más bajas —más débiles—, mientras que los dominantes —más agresivos— tratan de impedirlo. Cuando lo consiguen, suele tener menor descendencia. Todavía no se conoce el por qué de este comportamiento, pero al tener menos descendencia, paradójicamente podría asegurarse el éxito reproductivo de la prole.
Mecanismos de defensa

50. Estrategias de supervivencia. Las cucarachas constituyen el alimento de muchos artrópodos (como otros insectos, arácnidos y ciempiés), anfibios (ranas y sapos), reptiles (lagartos y serpientes), pájaros y mamíferos insectívoros. De ahí que posean diferentes sistemas para evitar ser depredadas. Algunas, como las del género Ergaula, se hacen las muertas cuando son atrapadas y los adultos incluso secretan una sustancia desde unas glándulas situadas a ambos lados del abdomen que huele a carne podrida. Otras cucarachas chillan o silban cuando son atacadas e incluso hay una especie sudafricana cuyas patas posteriores están modificadas para saltar como los saltamontes.

51. Arsenales químicos. Las defensas químicas son habituales en varios grupos de cucarachas. Eurycotis floridana, tiene una glándula en el abdomen que expulsa una secreción olorosa repelente de 40 sustancias hasta una distancia de más de 15 centímetros. Lanzada a los ojos puede ser extremadamente dolorosa. Cuando se ve en peligro, Diploptera punctata puede rociar a sus atacantes con una dosis de benzoquinona que segrega de unas glándulas que tiene a ambos lados del abdomen.

52. Maestras de la ocultación. El género filipino de cucarachas Prosoplecta tiene colores brillantes que imitan a los de las mariquitas, lo cual las protege de los depredadores, que encuentran que las mariquitas tienen mal sabor. Hay otras cucarachas que tienen colores brillantes, indicando que son capaces de producir desagradables productos químicos como defensa. El camuflaje es otro de los mecanismos de defensa desplegados por las cucarachas, como es el caso de Homalopteryx laminata, cuya forma y coloración le permite pasar desapercibida entre las hojas muertas del suelo de la jungla.

53. Ritmos blatinos. Varias especies de cucarachas han desarrollado el uso del sonido. Éste se puede producir de varias maneras, bien en forma de chirridos producido por el frotamiento de unas protuberancias estridulatorias en la base de las alas y la parte inferior del pronoto, bien en forma de silbidos expeliendo aire por los espiráculos. Este silbido tiene un papel importante en el apareamiento y en el comportamiento defensivo. La cucaracha silbadora de Madagascar, Gromphadorhina portentosa, utiliza estos silbidos para contactar con la hembra y también como estímulo sexual, de forma que los machos que no silban no copulan.

54. El enemigo en mí. Los huevos son parasitados por diversas especies de insectos, sobre todo avispas evánidas, y las cucarachas son parasitadas por varias especies de ácaros, gusanos e incluso amebas.

55. Al estilo alien. La avispa parasitoide Ampulex compressa se vale de una cucaracha americana viva como huésped para el desarrollo de su larva de una manera terroríficamente efectiva. En primar lugar, la aguijonea el primer ganglio torácico para paralizar ligeramente las patas delanteras de la cucaracha. Ello le facilita la tarea para aguijonearle un lugar concreto del cerebro, una región que controla el reflejo de huida. Reducida su víctima, lo único que tiene que hacer la avispa es llevarla hasta su madriguera tirándola de una antena como quien lleva un perro de paseo. Una vez dentro, la avispa pone un huevo en el abdomen de la cucaracha y sella la entrada con piedrecitas. Cuando nace la larva, ésta se abre paso hacia el interior del abdomen y se desarrolla en la desafortunada víctima como un endoparásito, alimentándose de sus órganos internos en un orden que hace que la cucaracha permanezca con vida durante ocho agónicos días y, finalmente, pupa dentro de ella. Al cabo de cuatro semanas, la avispa adulta emerge del abdomen de la cucaracha.

56. Morir patas arriba. Cuando una cucaracha muere por causas naturales (o el efecto de algún insecticida que lleve organofosfatos), los músculos de sus patas se contraen debido al rigor mortis, empujando el cuerpo y haciendo que la cucaracha se de la vuelta. Los insecticidas organofosforados inhiben la colinesterasa, enzima encargada de catalizar la ruptura del neurotransmisor acetilcolina. El aumento de la acetilcolina provoca espasmos musculares en la cucaracha que hacen que se de la vuelta. Perdida la coordinación muscular, la cucaracha no puede darse la vuelta y muere patas arriba.
Control de plagas

57. Repelente de cucarachas. Un estudio ha demostrado que la nébeda o menta de gato (Nepeta cataria), conocida por provocar alucinaciones en estos felinos, tiene un efecto repelente en machos de la cucaracha alemana.

58. Las mata bien muertas. Las trampas con cebo, los geles que contienen hidrametilnona o fipronil, el ácido bórico y productos que incluyen deltametrina son los insecticidas más empleados contra las cucarachas. Los mecanismos de acción se concentran en tres frentes principales: sistema nervioso, sistema respiratorio celular (cadena transportadora de electrones) y metabolismo.

59. Insecticida budista. Un método para deshacerse de las cucarachas consiste en hacer una pasta mezclando leche con dos cucharadas colmadas de ácido bórico o fluoruro sódico, cuatro o cinco partes de harina de trigo y una parte de azúcar. A continuación, se hacen pequeñas bolas y se introducen en los lugares donde se cree que merodean las cucarachas. La versión budista de ese insecticida (budista en el sentido de que no se mata intencionadamente a las cucarachas, sino que éstas, simplemente, se mueren) consiste en sustituir el ácido bórico por bicarbonato sódico. Como las cucarachas no pueden eliminar el CO2 de su estómago, al consumir esta variante con bicarbonato sódico, explotan por acumulación de gases.

60. La resistencia no es fútil. El control de las cucarachas con insecticidas neurotóxicos está limitado por el desarrollo de la resistencia, la cual ha sido detectada en una amplia variedad de insecticidas que incluyen organoclorados, organofosforados, carbamatos y piretroides, y ésta se traduce en una disminución de la efectividad del producto. La resistencia puede ocurrir mediante mecanismos fisiológicos, bioquímicos, genéticos y modificaciones de conducta de una población o especie. En esta interacción se seleccionan individuos que por distintos mecanismos bioquímicos y fisiológicos son capaces de tolerar mayores dosis del compuesto. Como esta capacidad está determinada genéticamente, es transmitida a las nuevas generaciones, que seguirán tolerando el tratamiento con insecticida mientras disminuye la proporción de individuos susceptibles en la población. Así, el insecticida actúa como una fuerza selectiva que concentra en la población los individuos más resistentes. No es el insecticida el que produce cambios genéticos que determinan resistencia, ya que los compuestos permitidos no son mutagénicos y si hubiera alguna acción mutagénica llevaría a todo tipo de mutantes y no aquéllos que específicamente son resistentes al insecticida. Los genes que confieren resistencia existen en el genoma de la población como un carácter preadaptativo y la capacidad de desarrollo de resistencia depende de la variabilidad genética de la especie.
Robótica

61. ¡Qué alegría, qué alboroto, tengo una cucaracha piloto! La cucaracha silbadora de Madagascar ha tenido el honor en ser la primera cucaracha en pilotar un robot. El robot móvil controlado por cucaracha es un dispositivo experimental desarrollado por Garnet Hertz que emplea una Gromphadorhina portentosa sobre un rodamiento para controlar un robot de tres ruedas.
Cockroach Controlled Mobile Robot

62. Cucabot. Basándose en la especie Blaberus discoidalis, un grupo de investigadores del Laboratorio de robótica inspirada biológicamente de la Universidad Case Western Reserve ha diseñado un robot hexápodo que imita sus movimientos.

Cucaracha teledirigida63. Cucarachas teledirigidas. En 1997, un equipo de investigadores de biorrobótica de la Universidad de Tokio consiguió manipular a voluntad a cucarachas americanas mediante el envío de señales con un control remoto tras colocarlas unos microprocesadores con electrodos en la cabeza.

64. La quinta columna robótica. Un grupo de investigadores de Francia, Bélgica y Suiza han desarrollado un robot capaz de controlar un grupo de cucarachas sacando partido de su conducta colectiva. Denominado InsBot, este robot con ruedas del tamaño de una caja de cerillas y que huele y actúa como las cucarachas es capaz de infiltrarse entre ellas y modificar su comportamiento.

65. Antenas robóticas de cucaracha. Un equipo de ingenieros de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, se ha inspirado en las antenas de las cucarachas para incluir antenas sensoras en un robot.

66. Hex Bug. Con nombres tan originales como Alfa, Bravo, Charlie y Delta, estos robots con apariencia de cucaracha cambian de dirección cuando se topan con un obstáculo o se dan palmadas con las manos. Bandai los pondrá a la venta en Japón a mediados de septiembre por 2.000 yenes (unos 12 euros).
Cultura

67. La menos querida de las criaturas. Las cucarachas simbolizan lo insalubre y lo ruin. Según el libro Cucaracha, de Marion Copeland, (Melusina, 2007), la cucaracha es el animal emblemático para todos los humanos que se ven relegados a las catacumbas de la cultura pese a sus cualidades y virtudes, de ahí que los artistas y poetas underground la tengan como musa y modelo. Aunque este es un punto de vista netamente occidental, donde representa la lucha por superar la situación de naturaleza, la incivilización, la suciedad y la enfermedad, otras culturas no lo hacen así, como las culturas mesoamericanas, que asociaban a las cucarachas con el maíz sagrado y la consideraban uno de los poderes primordiales del ciclo natural.

67. Las cucarachas como medicina… Las cucarachas han sido y siguen siendo utilizadas como remedio por muchas culturas. Se creía que ayudaban a calmar el dolor cuando se machacaban con azúcar. Una mezcla que incluía cenizas de cucarachas se administraba como bebida para matar gusanos parásitos. Hoy en día, se sigue vendiendo polvo de cucaracha comercialmente con el nombre de Pulvis Tarakanae como remedio para hematomas e hinchazones. En China, se recetaban cucarachas secas para tratar los problemas abdominales y digestivos. El célebre cantante y trompetista Louis Armstrong comentaba que durante toda su infancia su madre le administraba cucarachas para casi cualquier enfermedad.

69. …Y como alimento. Aunque a más de uno le producirá nauseas el mero hecho de mencionar su uso alimenticio, huevos y cucarachas como Panesthia angustipennis spadica, Blaptica dubia y Gromphadorhina portentosa se pueden comer fritas o asadas. A veces, también se puede hacer cocina creativa.

70. Curiosidades etimológicas. El nombre de cucaracha aparece por primera vez en castellano a mediados del siglo XVI y deriva de cuca, la oruga de la cual nacen algunas mariposas. Este término pasó al inglés en el siglo XVII y los ingleses lo adaptaron fonéticamente a dos palabras que suenan de forma más o menos parecida, pero que no tienen ninguna relación con el insecto: cock (gallo) y roach (escarcho, un tipo de pez). Algunos nombres vulgares de las cucarachas insinúan una relación con los escarabajos, blackbeetle en inglés (literalmente, escarabajo negro, el nombre común de B. orientalis), escarabat de cuina en catalán (escarabajo de cocina) o scarafaggio en italiano. En latín, cucaracha es blatta y de ahí deriva el nombre francés blatte. En Ecuador se califica como cucaracha a una persona sabida que sobrevive en cualquier situación. El diccionario de la RAE también recoge la palabra curiana como sinónimo de cucaracha.

71. Cucarachas heroicas. En el primer capítulo de la serie Héroes, Mohinder Suresh menciona a las cucarachas y no a los humanos como la cima de la evolución. A lo largo de la serie, Sylar, el malvado personaje que trata de apropiarse de los poderes de los demás, aparece con cucarachas en un par de escenas.

72. Metamorfosis kafkiana. La metamorfosis es un relato de Franz Kafka publicado en 1915 en el que el protagonista, Gregor Samsa, amanece un buen día convertido en una criatura no identificada claramente en ningún momento, pero que tiende a ser reconocida como una especie de cucaracha gigante.

73. La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar… Esta canción que se popularizó durante la Revolución mejicana tiene varias versiones que se diferencian en la razón por la que la cucaracha no puede caminar y que van desde marihuana que fumar hasta las patitas de atrás, pasando por limonada que tomar. Y también hay muchas versiones para lo que representa la cucaracha. Una de ellas se refiere a los soldados de Pancho Villa, que se negaban a andar si no fumaban marihuana. Y otra hace referencia al coche de Pancho Villa.

74. Más canciones blatodeas. Varias canciones han tenido la cucaracha como tema principal. Por ejemplo, la del grupo de rock visual japonés The Gazette, la banda griega de dark metal W.E.B o el grupo británico de glam rock The Sweet.

75. Leyendas urbanas sobre cucarachas. Hay varias leyendas urbanas y noticias de dudosa credibilidad que tienen a las cucarachas como protagonistas:

  • En una de ellas, una persona se comió una cucaracha, pero debía ser una hembra a punto de poner huevos ya que éstos eclosionaron en el estómago y las ninfas, al crecer, empezaron a devorarle las entrañas hasta que murió. En realidad, es improbable que ocurra, ya que los ácidos del estómago las matarían, pero da una idea de lo difícil que es deshacerse de ellas. Otra versión sostiene que los huevos pasaron a las glándulas salivares.
  • En otra, una mujer trabajaba en una oficina de correos en California y un día se cortó la lengua lamiendo un sobre. Al cabo de una semana, notó una rara hinchazón en su lengua y fue al médico, pero no parecía tener ningún problema. Unos días más tarde, su lengua comenzó a hincharse más, al mismo tiempo que aumentaba el dolor hasta el extremo de no poder comer. Regresó al hospital y se decidió que debía ser operada. Cuando el cirujano le hizo una incisión en la lengua, una cucaracha viva salió arrastrándose. Resulta que había huevos de cucaracha en la banda adhesiva del sobre y, al lamerlo y cortarse la lengua, el huevo pudo incubarse dentro de ella. Esto tampoco es probable que ocurra puesto que las cucarachas ponen los huevos en ootecas y son lo suficientemente grandes como para verse a simple vista, aunque quizás podría indicar las lamentables condiciones higiénicas de las oficinas de correos en Estados Unidos…
  • Esto no es exactamente una leyenda urbana pero como si lo fuera: la pequeña ciudad de Chascomús, en Argentina, un hombre se cayó del balcón de su piso, cuando intentaba matar a una cucaracha que caminaba por la pared exterior.
  • También se podría incluir en la categoría de leyenda urbana la noticia de que un hombre chino fue mordido en una oreja por una cucaracha que se había escondido en una toalla de baño y luego se escondió en su oído.

76. Blatofobia. Las cucarachas pueden provocar las reacciones de pánico más irracionales, desde casos de histeria colectiva en la estación de Kyōbashi (Osaka) hasta hacerle perder la compostura a un hombre del tiempo. También puede explicar el fracaso de la obra de teatro de Federico García Lorca titulada El maleficio de la mariposa, estrenada en 1920, que tenía a una cucaracha (curiana) por protagonista.

77. Blatofilia. En otras ocasiones, las cucarachas muestran su lado simpático, como en las película japonesa Gokiburitachi no tasogare (El crepúsculo de las cucarachas, 1987) y americana Joe’s Apartment (El apartamento de Joe,1996).

78. Las cucarachas y su influencia en las artes creativas. La página Aproximaciones: bibliografía sobre cucarachas en cameos y apariciones estelares en las artes creativas es una extensa recopilación de referencias que tienen a las cucarachas como protagonistas. Listarlas todas sería suficiente para completar las 101 curiosidades sobre las cucarachas, pero eso sería hacer trampa.

79. Cucarachas artistas. Sobre un lienzo en blanco, el entomólogo estadounidense Steven R. Kutcher elige los colores, selecciona una cucaracha, un escarabajo, una mosca, una mariposa o cualquier otro insecto, y a partir de ahí crea una simbiosis entre la ciencia y el talento del artista.Composición creada por una cucaracha silbadora de Madagascar




80. Sellos de cucarachas. La cucaracha americana aparece en un sello de Guinea Ecuatorial de 1974 y la cucaracha común aparece en otro sello de Bután de 1997.

Cultura japonesa

81. Gokiburi-chan ♥. Cucaracha en japonés es gokiburi, que a su vez procede de gokikaburi (御器被り o 御器噛り) que literalmente significa que lleva un plato encima o que muerde un plato, probablemente porque la forma del pronoto recuerda un plato. Otras denominaciones que recibió fue aburamushi (el bicho/insecto del aceite) o akutamushi (el bicho/insecto de la basura). Cucaracha también es uno de los kigo o palabras estacionales del verano y simboliza lo efímero.

82. Gokiburi teishu. Esta expresión japonesa, que viene a significar marido cucaracha, hace referencia a las intrusiones no deseadas del marido en la cocina.

83. Gokiburi hoihoi. El principio básico de esta trampa (cuyo nombre vendría a ser Vamos, vamos, cucarachas) es una sustancia pegajosa no tóxica a la que quedan adheridas las cucarachas, rociada con feromonas de agregación como reclamo para atraerlas. La empresa japonesa Earth Chemical Co. Ltd. empezó a comercializarlas en 1973 con tal éxito que en medio año había vendido más de 6 millones de unidades. Lo gracioso de su nombre y su diseño parecido a una casa fueron la clave de su éxito y poco después empezaron a salir imitaciones con nombres parecidos.La simpática trampa para cucarachas



84. El samurái y la cucaracha. Un anuncio de Cockroach, un insecticida para cucarachas comercializado por Kincho, puede explicar por qué los samuráis llevaban siempre la katana a mano.

85. Personajes cucaracheros. Las cucarachas han inspirado a varios personajes de la serie Kamen Rider Blade (Darkroach y Albiroach) y a Gokiloli, un personaje mitad lolita gótica, mitad cucaracha (al parecer, bastante popular entre los otakus japoneses).

86. Una banda de cucarachas. Una banda indie japonesa ya desaparecida se llamaba Cock Roach. Aunque también existen bandas de cucarachas según el significado literal de las palabras.

87. Cucarachas ninja. He aquí cuatro razones para afirmar que las cucarachas son ninjas:

  • Tienen una presencia amenazante.
  • Se mueven a gran velocidad.
  • Tienen habilidades para la ocultación.
  • Poseen una resistencia y una tenacidad envidiables.

88. Las cucarachas y el porno. El fetichismo japonés llevado al extremo. Sobran los comentarios.
Miscelánea

89. Hasta alcanzar lugares donde ninguna cucaracha ha podido llegar… o casi. En una conferencia de prensa durante el regreso de la Luna del Apolo XII, el astronauta Pete Conrand mostró una cucaracha que se había deslizado en un contenedor de comida. En realidad, todo fue una broma y la cucaracha era de pega.

90. Vínculo inquebrantable. Si los humanos dejaran de existir, la mayoría de las cucarachas desaparecerían de las regiones templadas al no tener edificios calientes que les permitan a pasar el invierno.

91. Cornudo, pero no apaleado. Los machos de la cucaracha silbadora de Madagascar tienen unas protuberancias en forma de cuernos en el pronoto que les permiten luchar con sus rivales durante el apareamiento.

92. El resplandor. Los machos de la especie sudamericana Lucihormetica fenestrata han desarrollado un pronoto con un par de tubérculos bioluminiscentes de color amarillo que pueden desempeñar alguna función durante el cortejo. Todavía no se conoce el mecanismo de esta bioluminiscencia, aunque se piensa que el material esponjoso dentro de los tubérculos alberga hongos o bacterias bioluminiscentes que la cucaracha consigue de la madera en putrefacción en la que vive.

93. La cucaracha de la cabeza del muerto. Blaberus craniifer es una cucaracha que presenta detrás del pronoto unas manchas que recuerdan un rostro humano.La inquietante mirada de Blaberus craniifer




95. Más rara que una cucaracha verde. La cucaracha verde de los plátanos o cucaracha cubana, Panchlora nivea, es una pequeña especie que no llega a los 2,5 centímetros distribuida por Cuba y el Caribe y su bonito color verde la hace muy popular como mascota, aunque, a diferencia de otras especies, es muy aficionada al vuelo.

95. ¿Blanca con rayas negras o negra con rayas blancas? La cucaracha cebra, Eurycotis decipiens, es una especie que puede alcanzar los 3 centímetros y le debe su nombre a su patrón de bandas claras y oscuras en el abdomen.

96. Cucarachas a 25 céntimos. El Museo Natural de Ciencia de Houston (EE UU) se ha propuesto conseguir un millar de cucarachas vivas para poblar una exposición entomológica. Y está dispuesto a pagar por ellas 25 céntimos de dólar a cualquiera que se presente con uno de estos insectos.

97. Cucarachas inmigrantes ilegales. Aunque muchas especies cucarachas se han extendido por todo el mundo gracias a las actividades comerciales, otras son retenidas como ilegales, como ocurrió con setenta ejemplares de Blaptica dubia. Efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) intervinieron en Las Palmas de Gran Canaria un paquete postal que contenía setenta cucarachas de esta especie que habían sido adquiridas por internet.

98. Odisea de una cucaracha. Así es como se llama la exposición de Yoko Ono, viuda de John Lennon, que consiste en imágenes de la vida moderna desde el punto de vista de una cucaracha.

99. ¿Blatología? Si mirmecología es la disciplina de la entomología que se dedica al estudio de las hormigas, la que estudia las cucarachas debería llamarse blatología.

100. Derby de cucarachas. En agosto del año pasado se celebró en Singapur una carrera de cucarachas. El ganador se llevó un premio de 1.000 dólares.

101. Y lo que queda por descubrir. Dejando a un lado los amplios estudios que se han realizado sobre las especies que constituyen plagas, se ha investigado poco sobre las cucarachas en general. La mayoría de las especies son fáciles de criar y mantener en cautividad y no requiere tediosos cambios de plantas, como ocurre con los insectos-palo, o animales vivos, como pasa con las mantis religiosas. ¡Todavía hay mucho por descubrir!

Fuente: Taringa

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...