Ir al contenido principal

¿Funcionan de verdad los gorros de aluminio?

¿Estará a salvo el caballero de aluminio de Saint Seiya?
Todos sabemos que el gobierno intenta leerlos la mente y manipularnos a través de ondas electromagnéticas. De esta manera, fríen las neuronas de la población, obligándoles a comprar la revista Hola o ver Intereconomía, siendo estas las fuentes principales de ingresos de los partidos mayoritarios. Ahora bien, ¿podemos estar a salvo de estas ondas malignas sin perder la elegancia? Por supuesto: con un gorro de aluminio colocado alrededor de nuestro cerebro, recomendablemente por encima de la piel y el pelo.

Como todo usuario de gorro de aluminio, no te conformarás con despertar envidias en tus congéneres, sino que tendrás la inquietud de buscar la base científica de este complejo artilugio. En otras palabras, ver si funciona de verdad.


Para ello, estudiantes del MIT usaron un económico analizador de redes ($250.000) para estudiar la frecuencias contra la que el gorro era más efectivo. Estudiaron tres modelos existentes: el clásico, el de sombrero fez y el de centurión. Los tres modelos tenían una capa doble de aluminio.

Las radiofrecuencias, que iban de 10 Khz a 3 Ghz, se produjeron con un generador de señal Agilent 8714ET unido a una antena omnidireccional. Un analizador de red y la antena direccional medían y trazaban la señal. Las antenas receptoras se pusieron en los lóbulos frontal, parietal y occipital de 4 individuos, tanto con el gorro como sin él, sirviendo para que el analizador trazara la atenuación entre ambos casos.

Para todos los gorros hubo una amplificación de 30 db a los 2,6 Ghz y de 20 db a los 1,2 Ghz, sin importar como se colocara la antena receptora. Además, a los 1,5 Ghz los sombreros marcaron brusca atenuación máxima de 20 db, mientras que en el resto de frecuencias no pasaba de los 10 db.

En definitiva, los gorros de aluminio aumentan la intensidad de las frecuencias que van de 1,2 Ghz a 1,4 Ghz, que coinciden con los rangos asignados al gobierno estadounidense y que según la Comisión Federal de Comunicaciones,  son bandas utilizadas para la radio localización (p.ej: GPS) y otras comunicaciones con los satélites. La banda de 2,6 Ghz coincide con la de los teléfonos móviles

Esto quiere decir que los gorros de aluminio no solo no disminuyen las ondas de radio, sino que además aumentan las que corresponden al gobierno. De esta manera, al menos que uses el gorro de aluminio para aumentar la potencia de tus Power Balance, tendrás que conformarte con llevarlo por el placer meramente estético.

Fuente: Berkeley

Comentarios

  1. genial, parece mentira ue no tengas más comentarios. a ver si con esto del meneame te lee más gente. yo te acabo de descubrir

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. http://niepoprawni.pl/files/images/its-a-conspiracy.jpg

    ResponderEliminar
  4. Hombre, es gracioso, pero he ido a la fuente y no parece un experimento muy estricto. No se observa en ningún lugar si las antenas entran en contacto con el aluminio; en ese caso, el aluminio pasa a formar parte de la antena. Esta es la base de las antenas de GPS en los coches: al entrar en contacto con la carrocería mejora la recepción.

    Por otro lado yo compré por algo menos de un par de eurillos en una famosa tienda de Hong Kong con gastos de envío gratuítos ;) una bolsita para el móvil que contiene una tela de malla de cobre. Sirve para simular una pérdida de cobertura similar a entrar en un túnel y puedo dar fe de que funciona muy bien (genial cuando cargas con un móvil del trabajo y necesitas unos minutos de silencio sin que la red haya sido notificada de que has apagado el terminal). Más tarde leí que estas telas de malla de cobre son compradas por activistas para hacerse chalecos o camisas y así evitar que sus móviles sean captados por la policía (por ejemplo, es público que hace relativamente poco la policía de UK se hizo con aparatos para hacer un barrido en una manifestación y detectar los terminales que están en la zona con sus datos asociados). Incluso se afirma que los datos de un terminal pueden ser leídos aunque hayas apagado el aparato debido a una "puerta trasera" que se introduce en los terminales (no se si esto es un mito conspiranoico o es real; sería interesante investigarlo para otro artículo).

    ¿Cuál es la diferencia entre mi bolsa y este experimento, aparte de utilizar otro metal? Podríamos aventurarnos a decir que los teléfonos móviles no son conductivos exteriormente mientras que las antenas utilizadas en el experimento sí. En cualquier caso, creo que no cuadran las experiencias... aunque en el MIT se lo pasaron mucho mejor que yo.

    ResponderEliminar
  5. @Anónimo Es que la entrada se ha meneado la misma hora que yo la publiqué aquí, así que era difícil que alguien hubiera comentado ya.

    @Ruben Ballester Montemayor Gracias, pero no hace falta que pongas el enlace, puedo verlo desde tu perfil ;).

    @Roberto Este experimento fue hecho por estudiantes, teniendo que pedir prestado el material (importante el aparato de 250.000 dólares), por lo que lo usaron el tiempo justo y necesario. No serviría como una conclusión definitiva, pero esta es cómica, ya que al final los gorros hacen justo lo contrario de lo que se pretende.

    ResponderEliminar
  6. Ultimamente noté un creciente interés por leer la revista Hola cuando empecé a usar el sombrero de aluminio, me decepcioné cuando lo hace lo contrario

    ResponderEliminar
  7. es gracioso pero si nos ponemos serios no me lo creo jajajajjaj

    ResponderEliminar
  8. @Robero La bolsita probablemente provoca el efecto de jaula de farady, que viene a decir que si se rodea un espacio por completo y sin espacios por un conductor, las ondas electromagenticas se quedan circulando por el material y no pasan al espacio interio. Los gorros de aluminio, a menos que te pegues los bordes a la cabeza, no cubren completamente, por lo que funcionan como una antena.

    ResponderEliminar
  9. Esta "prueba" científica está pagada por el gobierno, para evitar que usemos los gorros de aluminio y así poder manipularnos con ondas de radio.

    No se dejen engañar, ¿CUÁNTOS MUERTOS MÁS, REPTILIANOS? ¿¿CUÁNTOS??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá me hubieran pagado xD De cualquier forma, no descarto que un año de estos los gorros de aluminio se pongan de moda. Son baratos.

      Eliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.