Ir al contenido principal

Adam Worth, la inspiración de Moriarty

Su nombre es Adam Worth, surgió en las calles de Cambridge, Massachusetts, y se convirtió en exitoso ladrón de cajas fuertes y bancos en Nueva York. En 1865 ya contaba con 53.000 crímenes con violencia. Insatisfecho con una mera notoriedad local y buscando escapar de la atención de los detectives Pinkerton, en 1869 junto con Charles Bullard adoptaron una nueva identidad y se embarcaron a Inglaterra. Él robó el nombre de Henry J. Raymond, fallecido editor del New York Times,  mientras se transformaba en un caballero inglés, con un piso en Piccadilly, un yate a vapor, caballos de carreras y un sindicato internacional de ladrones y falsificadores, mientras que Charles Bullard. usó el de Charles H. Wells, un petrolero texano. Durante años, distrajeron la atención de la policía de todo el mundo con crímenes bien planeados y sin derramamiento de sangre hasta Port Elizabeth en Sudáfrica, donde robó $500.000 en diamantes en bruto, sin dejar ninguna prueba incriminatoria.

Juntos empezaron a competir por los favores de la camarera Kitty Flynn, a quien le revelaron sus identidades. Aunque se convirtió en la esposa de Bullard, tampoco le hacía ascos a Worth. Años después tendrían dos hijas, aunque no se supo nunca exactamente quien de los dos era el padre de ambas. Mientras el matrimonio estaba de Luna de miel, Worth robó casas de empeños, repartiendo el botín con la pareja a su vuelta y trasladándose a París.


Después de la Comuna Francesa, la policía de París se encontraba muy desorganizada. Allí fundaron el American Bar, que sería un bar en la planta baja y un cuarto de apuestas en el piso superior. Las mesas podían plegarse en la pared y el suelo cuando el timbre del piso inferior avisara de una incursión policial. Dos años después, el fundador de la agencia Pinkerton llegaría a París y decidieron cerrar el local por el número de incursiones policiales, volviendo a Londres.

De nuevo en Londres, adquirió una mansión georgiana y un apartamento en Mayfair, a la vez que formaba su red criminal. De esta manera, organizaba robos, insistiendo en la norma de no usar la violencia y controlando a personas que no sabían su nombre. Scotland Yard estaba al tanto de la red criminal, pero no tenía ninguna prueba.

Las cosas empeoraron cuando su hermano John fue enviado a cobrar un cheque falso en París, por el que fue arrestado y extraditado a Inglaterra. Worth consiguió exonerarlo y devolverlo a los Estados Unidos. Cuatro de sus asociados fueron arrestados en Estambul por difundir billetes falsos y tuvo que usar grandes cantidades de dinero para comprar a los jueces y a la policía. Bullard se volvió cada vez más violento y su alcoholismo empeoró, volviendo a Nueva York, seguida poco después por Kitty.

En la noche del 25 de mayo de 1876, robó el Retrato de Georgiana, duquesa de Devonshire, del pintor Gainsborough del Agnew and Sons, una galería de Londres, sin dejar ninguna prueba. Era un glorioso retrato, realizado por un pintor en la cumbre, de una joven y seductora condesa que ocupaba la misma posición en la sociedad y cotilleos de Londres en 1787 que la que mantenía dos siglos después su descendiente colateral, Diana, princesa de Gales, hasta su trágica muerte.

Previo al robo, el retrato había desaparecido durante 50 años, para terminar en la casa de la señora Maginnis, quien había cortado las piernas para que cupiera en la repisa. Fue descubierta en 1841 por un tal John Bentley, marchante de arte de Londres, quien, después de algún regateo, lo compró por 56 libras y posteriormente se lo vendió a un coleccionista llamado Wynn Ellis. A su muerte, el marchante de arte William Agnew lo compró en una subasta al extraordinario precio de 10.000 guineas. Entonces Agnew acordó vendérselo a Junius Morgan, quien quería un regalo "principesco" para su hijo J. Pierpont, por $50.000, el precio más alto que se había pagado por un cuadro. Pero antes de que el señor Morgan pudiera tomar posesión de él, fue cortado de su marco por Adam Worth.

Durante los siguientes 25 años, Worth se aferraría a la duquesa, como si se hubiera enamorado de ella, como lo hizo una vez con Kitty Flynn. Cuando viajó, enrolló el retrato en el doble fondo de su maleta. En Londres, durmió con el cuadro tendido entre dos placas planas debajo de su colchón.

Finalmente Worth fue capturado, quizás por su arrogancia que le llevó a creer que podía hacer cualquier cosa, incluyendo un robo de dinero a la luz del día de una furgoneta exprés en Lieja. Fue capturado por la policía, abandonado por sus cómplices, traicionado por un viejo rival, y pasó cinco miserables años en una cárcel belga. Para colmo de males, uno de sus antiguos cómplices aprovechó su ausencia para seducir a su esposa y robarle todo lo que ella poseía en su camino de joyas y caballos de carreras.

Esto acabó con el espíritu y salud de Worth. En sus últimos y alcohólicos años, forjó una amistad con William Pinkerton, con quien había jugado al gato y al ratón durante casi medio siglo. En 1901, trabajaron en un plan un tanto cuestionable para devolverle a la galería Agnew el retrato por $425.000. Worth volvió a Londres con sus hijos, con quien pasó sus últimos años. Su hijo se aprovechó de un acuerdo entre Allan Pinkerton y su padre y trabajó en la agencia como detective.

En cuanto a la duquesa, fue vendida a J. Pierpont Morgan por un precio que, según el libro de Ben MarcIntyre sobre Adam Worth, son 30.000 libras en una parte y dólares en otra. En 1991, fue adquirida en la subasta en Sotheby's por un apoderado para regalárselo al duque de Devonshire. Ahora, más de 200 años después, cuelga en la sede ducal de Chatsworth House.



Comentarios

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas, con correos electrónicos (salvo necesidad) ni spam.

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.