Ir al contenido principal

Genes saltarines que se pasean dentro de un virus, que infecta a un virus gigante, que infecta una ameba, que infecta el ojo de una mujer


A principios de año, una francesa de 17 años llegó a su oftalmólogo con dolor y enrojecimiento del ojo izquierdo.  Había estado usando agua del grifo para diluir la solución limpiadora de sus lentillas, e incluso sabiendo que debían ser reemplazadas mensualmente, las usaba desde hace tres. Como resultado, el fluido de las lentillas había sido contaminado con tres especies de microorganismos, una de ellas la ameba Acanthamoeba polyphaga que pudo causar la inflamación en los ojos.

El misterio del ojo inflamado se descubrió, pero cuando Bernard La Scola y Christelle Desnues miraron dentro de la ameba, encontraron más sorpresas.


Llevaba dos especies de bacteria y un virus gigante que nadie había visto antes al que llamaron virus Lentille. En su interior, encontraron un virófago, es decir, un virus que infecta otros virus, al que llamaron Sputnik 2. Y tanto el virus Lentille como Sputnik 2 tenían parásitos genéticos más pequeños: pequeñas hebras de ADN que pueden saltar entre los genomas de los virus y acomodarse dentro del virófago. Lo llamaron transpoviriones (en realidad, al ser un descubrimiento reciente, aún no hay una traducción exacta al español. Viene de transposón y virión)

Así que los pobres ojos de la paciente francesa llevaban un mundo entero de parásitos, unos dentro de otros como las matrioscas. El transpovirión estaba escondido dentro del virófago, que infectó al virus gigante, que infectó a la ameba que infectó los ojos de la jóven.

Rebelión de los virófagos

El mismo equipo descubrió el primer virófago (Sputnik) en el 2008  en circunstancias similares. En agua sucia de una torre de refrigeración parisina, aislaron una ameba que contenía un virus gigante (mamavirus) que había sido infectado por Sputnik (llamado por el ruso "compañero de viaje"). Mamavirus, que es tan grande como algunas bacterias, crea grandes fábricas de virus dentro de la ameba, donde se auto-replica. Sputnik se apropia de esas fábricas para auto-replicarse a costa del mamavirus. Fue un descubrimiento revolucionario, probando que los virus pueden "enfermar". De la misma manera que infectan células, los virófagos pueden infectarlos a ellos.

El mundo de los virófagos sigue creciendo. El año pasado, Matthias Fischer y Curtis Suttle descubrieron el segundo (Mavirus) dentro de otro virus gigante llamado CroV. Semanas despueś, Sheree Yau anunció un tercer virófago (OLV) infectando a virus gigante del lago Orgánico de la Antártida. Yau también investigó las bases de datos genéticas buscando secuencias que se parecieran a OLV, y descubrió coincidencias de las islas Galápagos, Panamá, los EEUU y en alguna parte de la Antártida. Un mundo entero de virófagos esperando a ser descubiertos.

Con Sputnik 2, La Scola y Desnues han descubierto el cuarto virófago. Lo más importante, han encontrado en su interior ADN del virus huésped Lentille. Esto prueba que al igual que otros virus como el VIH y el herpes pueden insertar su ADN en el genoma animal, Sputnik puede insertar su ADN en los genomas virales. Esto puede explicar por que virus gigantes lejanamente relacionados pueden tener genes similares. Uniendo y desuniendo el ADN bacteriano a su genoma, los virófagos pueden actuar como vehículos para transferir genes de un virus a otro.

Transpoviriones

Después, el equipo recorrió el ADN que habían recuperado del virus Lentille por fragmentos que no pertenecían ni al virus Lentille y al Sputnik 2. Es un proceso que el líder del equipo Didier Raoult describe como "buscar entre la basura". Dice "Si quieres algo realmente raro, tienes que buscar donde no miraste la primera vez." Y tenía razón.

El equipo descubrió que un fragmento de ADN "vivía" dentro del virus Lentille y superaba su propio genoma unas 3 a 14 veces. Este fragmento puede existir independientemente en el interior del virus, o insertarse en el genoma de Lentille. Se parece a un transposón, es decir, un "gen saltarín" que puede moverse de forma independiente a diferentes partes del genoma, y diferente a otros tipos de ADN móvil que se han encontrado dentro de virus gigantes. Raoult lo llamó transpovirión.

Al igual que el descubrimiento del Sputnik mostró el nunca visto mundo de los virófagos, el nuevo estudio de Raoult nos dice que los virus contienen muchos transpoviriones esperando a ser descubiertos. "Muy pocas personas trabajan con virus gigantes y se pueden descuidar (los transpoviriones), ya que son inesperados". dice Raoult. Su equipo ya ha descubierto alguno en los genomas de otros tres virus gigantes.

Aún no está claro de donde vienen los transpoviriones, o exactamente cómo se copian a sí mismos, pero conocemos unas pocas piezas tentadoras sobre su biología. Dependen de virus gigantes para replicarse, y son increíblemente buenos reproduciéndose. Cuando el virus Lentille infecta a la ameba, el transpovirión salta a la cabeza de la cola de copiado. "Se produce como loco," dice Raoult, en un grado mucho mayor que el virófago o el virus.

Pueden meterse dentro del Sputnik 2, y Raoult cree que puede usar los virófagos como vehículos para ir de un virus gigante a otro. Parece que son una mezcla de genes de muchas fuentes. Todos contienen de seis a ocho genes. Algunos se parecen a los genes de virus gigantes, uno o dos son extremadamente similares a los genes de virófagos, y uno parece venir de una bacteria. El transpovirión es una quimera genética, que ha robado genes de varias fuentes.

Lo mismo se aplica a los propios virófagos. El pequeño genoma del Sputnik contiene genes que parecen venir de virus gigantes, bacterias o células más completas. Mavirus tiene genes que se parecen a los genes saltarines llamados "transposones disidentes", que se encuentran en muchas células completas, incluidas las nuestras. es posible que estas secuencias evolucionaran de los virófagos. Los virófagos se apropian de las fábricas reproductivas de los virus gigantes e impiden que se auto-repliquen. Añadiendo ADN virófago a sus propios genomas, las células primitivas pudieron haber domesticado con efectividad esas secuencias para defenderlas de virus gigantes.

Las células como las bacterias y aquellas que componen nuestros cuerpos, están plagadas de fragmentos móviles y víricos de ADN parasitario. Y ahora, sabemos que los propios virus tienen que enfrentarse a los mismso problemas en forma de virófagos y transpoviriones. Para Raoult, esto apoya la idea de que los virus gigantes podrían ser el cuarto dominio de la vida (una larga y complicada historia; ver Carl Zimmer y este excelente artículo de Nature para más información).

Raoult sospecha que en el futuro se encontrarán más virófagos, transpoviriones y clases completamente nuevas de ADN móvil. Suttle está de acuerdo. "El mundo natural viral acompasa la mayor diversidad genética y biológica de la Tierra," dice. "La exploración continuada desentrañará indudablemente muchos más secretos que cambiarán fundamentalmente nuestra comprensión de la evolución y diversidad de la vida en nuestro planeta."

¿Los virófagos pueden infectar a los humanos?

Hay otra vuelta de tuerca en la historia de los virófagos. En el 2010, una pareja francesa enfermó con fiebre, mareos y nauseas. Ambos nacieron en Laos y habían viajado allí para visitar a sus amigos y familia. Cinco días después de volver, comenzaron sus síntomas. Ambos tenían signos de infección por gusanos parásitos, que probablemente habían obtenido al comer pescado crudo en sus viajes. Sea cual sea la causa específica, el tratamiento anti-parasitario redujo su enfermedad.

Pero en su sangre, Raoult descubrió algo extraño: los anticuerpos que reconocían al virófago Sputnik.

Hasta el Sputnik 2, ningún virófago se había relacionado antes con los humanos. Incluso lo que es más confuso, Raoult no pudo encontrar virus que reconocieran virus gigantes. Es posible que la pareja estuviera expuesta a virófagos que viven en virus gigantes desconocidos que nuestras herramientas actuales no pueden detectar. Otra opción sería que estuvieran expuestos a virófagos libres encontrados en aguas contaminadas. El estudio del año pasado de Yau encontró restos de ADN virófago en muestras de un estuario de Nueva Jersey y en un lago panameño. ¿Podrían los virófagos infectar a los humanos? Raoult sospecha que es posible, pero aún tiene que verse.

Referencia: Desnues, La Scola, Yutin, Fournous, Robert, Azza, Jardot, Monteil, Campocasso, Koonin & Raoult. 2012. Provirophages and transpovirons as the diverse mobilome of giant viruses. http://dx.doi.org/10.1073/pnas.1208835109

Fuente: Not exactly rocket science

Comentarios

  1. Hola! muy bueno tu blog!
    Solo en el enunciado "con tres especies de bacteria, una de ellas la ameba Acanthamoeba polyphaga " parece que dices que Acanthamoeba es una bacteria, cuando es , en realidad un protozoario.
    Felicidades por tu blog!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto. Me acabo de fijar en el post original y lo pone de la misma manera. Pondré microorganismos en vez de bacteria. Gracias.

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.