Ir al contenido principal

¿Cómo descubrimos la luz ultravioleta?

No podemos ver ni sentir la luz ultravioleta, aunque la presencia de turistas con una piel tan saludable como un baño de napalm y la ausencia de vampiros durante el día son factores que apoyan su existencia. Aún así permanece la pregunta: ¿quién la descubrió y cómo lo hizo?



Todos sabemos que, mayoritariamente, la luz llega del Sol y que viaja a gran velocidad. El hecho de que ni el más diestro de los felinos haya sido capaz de capturar la luz del puntero láser hace pensar que tampoco puede ser contenida fácilmente. Sin embargo, esto no impide su estudio. Como en todo los campos, aquí también existen descubrimientos accidentales. Frederick William Herschel se hallaba investigando las temperaturas de las distintas frecuencias de la luz visible. Para ello, igual que Newton usó un prisma para descomponer la luz. Tras las observaciones pertinentes, observó que la zona con mayor temperatura era aquella que estaba más allá del rojo. Esa luz invisible sería conocida como infrarroja.

Johann Ritter pensó que si a un extremo del espectro había un rango de luz invisible, era posible que más allá del azul hubiera otro. Sin embargo, no podría usar el mismo truco que Herschel de usar termómetros, ya que la temperatura aumentaba conforme se acercaba al rojo. Tiempo después descubrió el cloruro de plata que era capaz de ennegrecerse con la luz. Los experimentos mostraban que se volvía más negro con la luz azul. De esta manera, Ritter repitió el experimento de Herschel pero usando cloruro de plata en cada color de luz. Como era de esperar, el cloruro de plata se ennegrecía más conforme más se acercaba al azul y el violeta. Vio que esta secuencia proseguía incluso más allá del violeta y repitió el experimento con los mismos resultados. Algo oscurecía el cloruro de plata en esa zona más que en el resto. De esta manera, y siguiendo la forma de nombrar de Herschel, lo llamó ultravioleta.

Desde entonces, se ha ido descubriendo que las plantas y los animales pueden percibir el ultravioleta, aunque nosotros no lo hagamos. De esta manera, Herschel y Ritter nos descubrieron un mundo más amplio de lo que podamos sentir o ver.

Fuente:io9

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.