Ir al contenido principal

El ADN tiene una semivida de 521 años

Nunca veremos un pulso entre un hombre y un Tyrannosaurus Rex o comernos un brontosaurio. La culpa la tienen las enzimas que destruyen los enlaces entre los nucleótidos que forman el ADN y los microorganismos que aceleran su descomposición. A la larga, el agua es el responsable de la mayor parte del deterioro. Las aguas subterráneas son omnipresentes, por lo que todos los huesos enterrados deberían degradarse al mismo ritmo.

Determinarlo es difícil ya que los descubrimientos de fósiles con largas cadenas de ADN para hacer comparaciones son poco frecuentes. Además, variables ambientales, como la temperatura, el grado de ataque microbiano y la oxigenación alteran el proceso de degradación.



Paleogenetistas liderados por Morten Allentoft de la Universidad de  Copenhagen y Michael Bunce de la Universidad Murdoch en Perth, Australia estudiaron 158 huesos de piernas que contenían ADN que pertenecían a tres especies del extinto moa. Los huesos tienen entre 600 y 8000 años, recogidos de tres lugares con una distancia de hasta 5 km con idénticas condiciones de preservación y una temperatura de 13.1ºC.

Comparando las edades de los especímenes y la degradación de ADN, calcularon que la semivida del ADN es de 521 años, lo que significa que en ese tiempo solo quedarían la mitad de los nucleótidos de la muestra de la columna vertebral.

El equipo predice que aunque el hueso esté a la temperatura de conservación ideal de -5ºC, todos los enlaces se destruirían después en un máximo de 6,8 millones de años. Incluso podría dejar de ser legible mucho antes, quizás después de unos 1,5 millones de años, cuando los filamentos de ADN sean demasiado cortos para contener información significativa.

"Esto confirma la sospecha generalizada que afirma que el ADN de los dinosaurios e insectos antiguos atrapados en el ámbar es incorrecta", dice Simon Ho, un biólogo evolutivo computacional de la Universidad de Sydney en Australia. Sin embargo, aunque ningún hueso de dinosaurio se acerca a las 6,8 millones de años, que sería de al menos 65 millones, "Podríamos romper el récord de secuencia de ADN auténtica más antigua, que actualmente tiene medio millón de años” dice Ho.

Los cálculos del último estudio eran sencillos, pero quedan muchas preguntas.

"Estoy muy interesado en ver si estos descubrimientos pueden ser reproducidos en diferentes ambientes como el permafrost y cuevas" dice Michael Knapp, paleogenetista de la Universidad de Otago en Dunedin, Nueva Zelanda.

Por otra parte, los investigadores han descubierto que la diferencias de edad suponían solo el 38,6% de las variaciones en la degradación de las muestras de hueso de moa. "Está claro que hay otros factores que impactan en la preservación de ADN“, dice Bunce. "El almacenamiento después de la excavación, la química del suelo e incluso la época del año en la que el animal murió son factores contribuyentes que necesitarán investigarse".

Fuente: Nature

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.