Ir al contenido principal

El increíble mordisco de la megapiraña


Como muestran todas esas películas de catástrofes que acumulan récords de audiencia a las tres de la mañana, diariamente sufrimos ataques de manadas de animales asesinos. Es una amenaza permanente que no debemos ignorar.

De igual manera que los gatos y los perros se odian por naturaleza, el resto de la fauna nos odia a nosotros. Uno de los animales que posee un mayor desprecio hacia nuestra vida son las pirañas (las películas valen como referencia científica).

Atendiendo a esto, ¿cuánta fuerza tiene el mordisco de una piraña? Es un detalle importante a conocer en caso de ataque, pero ya que la gente es muy cómoda y no acude a comprobarlo en primera persona, hay un equipo que ha decidido estudiarlo.

Para ello estudiaron 15 pirañas negras (Serrasalmus rhombeus), pertenecientes a la subfamilia Serrasalminae, en el que se incluye el Catoprion mento, que se alimenta solo de escamas de peces, la temible piraña roja (Pygocentrus nattereri) y el famoso pacú, la "piraña vegetariana" conocida por morder testículos.

Las pirañas estudiadas mordían con una fuerza de entre 67 a 320 N. El espécimen más grande, de 1,1 kg y 37 cm de longitud, mordía con una fuerza 30 veces mayor a su propio peso.

Comparación de fuerza de mordida. El blanco y negro son los niveles para individuos pequeños y grandes.

Ahora bien, en las catástrofes naturales del cine de serie B no es raro encontrarse amenazas de tamaño desproporcionado. Una piraña gigante no es un enemigo descabellado, como ya se vio en la película Megapiraña de The Asylum.

Es más, hace unos 8 a 10 millones de años, en el Mioceno tardío, existía una especie de Megapiraña (Megapiranha paranensis) cuya longitud alcanzaba 1,3 m y pesaba 73 kg. Aunque según Grubich, comparando los fragmentos de mandíbula encontrados con los de piraña negra, determina que pesaba 10 kg y medía 0,7 m.

Si extrapolamos los datos anteriores a la megapiraña, concluimos que la fuerza de su mordisco oscilaba entre 1.240 a 4.749 N.


Además, aunque solo se conoce la mandíbula superior, se sabe que los dientes son un término medio entre los de la pirañas carnívoras y herbívoras ya que tienen aspecto de sierra, pero con una base gruesa. Esto le habría permitido tanto aplastar comida dura como desgarrar carne.


Pero el secreto de su fuerza se encuentra en los potentes músculos que cierran su boca, que no solo ocupan la zona posterior a la boca y los ojos, sino que componen el 2% de su peso. Estos se insertan lejos de su mandíbula inferior, por lo que transmiten gran parte de su fuerza al extremo de las mandíbulas.

Las megapirañas podrían haber destrozado el fémur de una vaca, el caparazón de una tortuga o con un pez acorazado. Sin embargo, no se puede concluir nada hasta que no se encuentren marcas de dientes en fósiles.

Durante el mioceno, la megapiraña podría haberse alimentado de peces acorazados, como el Hoplosternum littorale actual. En el vídeo inferior se muestra una simulación del mordisco utilizando una réplica metálica del fósil.


Fuente:
  • Grubich, Huskey, Crofts, Orti & Porto. 2012. Mega-Bites: Extreme jaw forces of living and extinct piranhas (Serrasalmidae). Scientific Reports. http://dx.doi.org/10.1038/srep01009
  • Alberto Luis Cione, Wasila M. Dahdul, John G. Lundberg y Antonio Machado-Allison. Megapiranha paranensis, a New Genus and Species of Serrasalmidae (Characiformes, Teleostei) from the Upper Miocene of Argentina. Journal of Vertebrate Paleontology 29(2):350-358. 2009
    doi: http://dx.doi.org/10.1671/039.029.0221

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.