Ir al contenido principal

Antiguos proyectos para derretir el Ártico

Aunque en la actualidad el calentamiento global se ha convertido en un problema muy serio, en el pasado soñaban con aumentar las temperaturas para poder disfrutar de inviernos menos duros y aumentar la extensión de las tierras fértiles.

Ya en la década de 1870, el geólogo de Harvard Nathaniel Shaler sugirió canalizar la corriente Kuroshio hacia el estrecho de Bering. Afirmaba que al fundirse el hielo de las regiones circumpolares, las plantas llegarían a regiones localizadas más al norte, aumentando la capacidad de estas tierras para sustentar la vida.

Varias décadas después, en 1912, Carroll Livingston Riker, ingeniero, inventor y magnate buscaba cambiar el clima de las regiones polares. Para conseguirlo, debería evitar que la fría corriente del Labrador entrara en contacto con la del Golfo, por lo que debería construir una calzada elevada de 322 km de longitud en la costa de Terranova.


En teoría, se podría haber construido suspendiendo un largo cable u "obstructor" en el océano que frenaría el flujo hacia el sur de la corriente del Labrador, provocando un depósito de sedimentos. Los beneficios potenciales de desplazar hacia el oeste la corriente del Golfo incluían menos nieblas y un calentamiento general de los climas del norte. La propuesta de Riker fue inspirada por el proyecto recientemente completado del puente del ferrocarril de Henry Flagler de Key West, Florida, hacia la parte continental y la excavación del canal de Panamá. El trágico hundimiento del Titanic también otorgó urgencia a su propuesta, dado que su calzada podría ayudar a eliminar los icebergs de las rutas de navegación. Riker fue apoyado en el congreso por el diputado William Musgrave Calder, quien propuso la creación de la Comisión de la Corriente del Labrador y Corriente del Golfo. El Secretario de la Marina Josephus Daniels no estaba convencido del todo por su propuesta, pero pensaba que podría ser útil un estudio general de las corrientes de los Grandes Bancos.

Este fue uno de los proyectos de ingeniería climática más grandes de su tiempo, aunque la idea de un océano Ártico sin hielo fue ampliamente discutida. La novela de Julio Verne "El secreto de Maston" pudo estar inspirada en esta idea.

En 1957, el académico soviético Petr Mikhaĭlovich Borisov, aludiendo al desafío centenario de los rusos de sobreponerse a las frías tierras del norte, propuso construir una presa a través del estrecho de Bering para fundir el hielo del océano Ártico. En numerosos artículos, y después en su libro "¿Puede un hombre cambiar el clima? (1973)", Borisov detallaba su visión de una presa de 80 km de longitud y 61 m de alto con estaciones de bombeo y esclusas que uniría Siberia con Alaska.

Propuso que la presa se construyera en secciones de 250 m fabricadas con ferrocemento resistente a las bajas temperaturas, que pudiera llevarse al lugar de construcción y anclarse al fondo marino con pilotes.  Además sugirió que la zona más alta tuviera la forma necesaria para que los témpanos de hielo pasaran por encima y se rompieran en el lado sur. Un diseño alternativo incluía una autopista y una vía ferroviaria intercontinental. Según Borisov, "Lo que la humanidad necesita es una guerra contra el frío, más que una "guerra fría"."

Para acabar con el hielo ártico, Borisov quería bombear el agua del océano Ártico a través de la presa al mar de Bering y el Pacífico Norte. Este desplazamiento permitiría un flujo de aguas más calientes del Atlántico Norte para, en varios años, eliminar la capa de agua dulce, evitando así la formación de hielo en la cuenca del Ártico, creando condiciones climáticas más templadas.

Su objetivo era eliminar una capa de 61 m de fría agua superficial, que sería reemplazada por aguas más saladas y calientes que no se congelarían. Inspirado por el libro popular de Markin "Poder Eléctrico Soviético", Borisov asumió que pronto estarían disponibles grandes cantidades de energía para hacer funcionar el bombeo, quizás de generadores eléctricos o reactores nucleares.

En Japón, los ingenieros imaginaron que podían calentar el helado mar de Ojotsk desviando la corriente Kuroshio con una presa o una válvula unidireccional de agua en el estrecho de Tartaria, entre la isla de Sajalín y Siberia. Esto permitiría calentar 1,6ºC las cuatro islas principales de Japón, Corea y la costa de Siberia.

En un experimento de geo-ingeniería de 1970 pensado solo para ser probado en un modelo computerizado, el geo-científico y especulador japonés Keiji Higuichi se preguntó que le pasaría a la circulación atmosférica y oceánica global y, por lo tanto, al clima mundial, si el pasaje de Drake, entre Sudamérica y la Antártida, fuera bloqueado por una presa. Una posibilidad era el inicio de una nueva edad de hielo.

Científicos rusos advirtieron de la posible alteración climática por tales mega-proyectos. Borisov admitió que los efectos climáticos y ecológicos a gran escala de su presa en el estrecho de Bering no se podían predecir completamente, ni se podían confinar a las fronteras de un estado; más bien, implicarían directamente los intereses nacionales de la Unión Soviética, Canadá, Dinamarca y los Estados Unidos, e indirectamente a muchos países en otras zonas que podrían experimentar un cambio climático causado por el proyecto.

Con una presa de tal calibre, los inviernos en las latitudes medias serían más suaves debido al calentamiento de las masas de aire polar y ártico. Pensaba que zonas como el Sáhara estarían mejor irrigadas  y quizás se convertirían en estepas o sabanas. Los beneficios directos de un océano Ártico sin hielo incluirían rutas marítimas más directas entre Asia Oriental y Europa, mientras, con cálculos muy optimistas, el aumento del nivel del mar sería modesto, incluso contando con que se derritiese el hielo de Groenlandia.

Larisa R. Rakipova señaló que un calentamiento sustancial en el ártico podía enfriar los inviernos en África en 5ºC, "llevando a una alteración completa de las condiciones de vida de la gente, animales y plantas" y Oleg A. Drozdov avisó que el calentamiento del Ártico llevaría a un colapso total en el intercambio de humedad entre los océanos y los continentes, con un exceso de lluvias en el Lejano Oriente y una gran aridez en Europa. Los drásticos cambios resultantes en los suelos, vegetación, régimen hídrico y otras condiciones naturales tendrían amplias consecuencias negativas tanto ecológicas como económicas y sociales.

Científicos de los EEUU afirmaban que la presa podría construirse a un alto precio, pero no sería practicable.

Además del hielo marino, los soviéticos también estaban luchando contra la "maldición de los siberianos": el permafrost de 490 m de ancho. Un sugerencia para eliminarlos consistía en aplicar hollín a los campos nevados para que absorbieran más luz solar; o quizás materiales más baratos como la ceniza o la turba pudieran hacer el trabajo.

Fuente: Popular Mechanics, January 1954 - Ocean dams would thaw north - Pág. 135
Gizmodo

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in