Ir al contenido principal

Esta oruga no es Walt Disney

En el crudo invierno de Norteamérica y el Ártico, las orugas de Pyrrharctia isabella, llamadas osos lanudos, se congelan con las temperaturas bajo cero. Para cualquier otra especie, supondría la muerte, pero para los osos lanudos simplemente consiste en una manera de esperar a la primavera. Al descongelarse, la oruga se alimenta de plantas para obtener nutrientes para la metamorfosis. Sin embargo, los meses de calor no son suficientes para que crezca suficiente vegetación para saciarla. Por eso, un invierno tras otro, vuelve a congelarse. Este proceso se puede repetir hasta 14 veces, otorgándoles el récord de longevidad. Cuando por fin se convierte en adulta, pasa a ser la polilla tigre Isabella, y tendrá tan solo unos días para poder aparearse.



La supervivencia de la oruga depende de la cantidad de glicerol presente en la hemolinfa que actúa como crioprotector. Este crioprotector se produce frente a la deshidratación y la aclimatación al frío. En la industria criogénica, el glicerol se usa como agente penetrante que sustituye el agua intracelular para evitar la formación de cristales de hielo.

Cuando se descongela, la oruga puede volver a caminar como si nada a los pocos minutos sin ningún daño aparente. Tan solo en congelaciones repetidas, sin importar su duración, se han observado daños en los tubos de Malpighi, sistema excretor que permite mantener la presión osmótica

Otros animales, como los peces de los polos, insectos, organismos del hielo marino y plantas usan proteínas anticongelantes para sobrevivir al frío que igualmente impide la formación intracelular de cristales de hielo.


Fuentes:
  1. Wikipedia
  2. Katie E. Marshall y Brent J. Sinclair. The sub-lethal effects of repeated freezing in the woolly bear caterpillar Pyrrharctia isabella. J Exp Biol 214, 1205-1212. April 1, 2011 doi: 10.1242/​jeb.054569 
  3.  Jack R Layne Jr. y Deborah L Blakeley. Effect of freeze temperature on ice formation and long-term survival of the woolly bear caterpillar (Pyrrharctia isabella) Journal of Insect Physiology vol. 48 (12) p. 1133-1137 (2002) DOI: 10.1016/S0022-1910(02)00206-8
  4. Layne, J. R. and Kuharsky, D. K. (2000), Triggering of cryoprotectant synthesis in the woolly bear caterpillar (Pyrrharctia isabella Lepidoptera: Arctiidae). J. Exp. Zool., 286: 367–371. doi: 10.1002/(SICI)1097-010X(20000301)286:4<367::aid-jez4>3.0.CO;2-

Comentarios

Lo más popular de la semana

Las serpientes más venenosas del mundo

Si las serpientes tuvieran sus propias olimpiadas, una de las categorías sería el veneno más letal. Al fin y al cabo, aunque no todas sean venenosas, es su recurso más característico. Sin embargo, los venenos son tan variables como los propios ofidios. Sus métodos de acción son distintos, así como la dosis y el medio de administración. Además, no todas las serpientes son igual de proclives a usarlo ni todas las mordeduras acaban envenenando. No se podrían comparar justamente diferentes venenos cuando sus características son tan dispares.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

La madera también se puede soldar

Las soldaduras se realizan con metales ¿no? Es algo que se asume sin más. Sin embargo, si les digo que se puede soldar madera posiblemente no me crean. Incluso me insistirán que usarán algún tipo de adhesivo, pero la respuesta será la misma: mediante fricción mecánica se pueden combinar dos piezas de madera.

La picadura de esta hormiga duele tanto como un disparo

La Paraponera clavata tiene el privilegio de ser el animal que causa la picadura más dolorosa. También la llaman hormiga bala, ya que dicen que su bocado duele tanto como un disparo. Otro de los nombres que la describen perfectamente es el de hormiga 24 horas, ya que es lo que dura el dolor de la picadura.

La hormiga, que se encuentra en Nicaragua y Paraguay, llegan a medir 25 mm y viven en la bases de los árboles. Fue descrita por primera vez por Joseph Charles Bequaert (1886-1982). Se dice que provoca un dolor 30 veces mayor al de una avispa. Quienes lo han sufrido lo describen como "olas de dolor ardiente y pulsátil, que no cesa en 24 horas" o “Puro, intenso, dolor brillante. Similar a caminar sobre brasas ardientes con una aguja de 7 centímetros clavada en tu talón”.

El entomólogo Justin Schmidt creó una escala de dolor que va del 1 al 4, donde clasifica el primer nivel sería la picadura de avispa antes mencionada. Mientras que la hormiga del fuego y la abeja africana t…