Ir al contenido principal

Kuman Thong, el amuleto fabricado con un feto humano

Réplica de Kuman Thong (Imagen de Greg Field)
Estamos en manos de la suerte, de espíritus malignos y de demonios con ganas de fastidiar. Es normal que los amuletos sean tan populares, ya sean piedras estomacales o cabezas de santo. Sin ellos, cada minuto nos enfrentaríamos a una muerte inminente. Como los pokémon, su poder es inversamente proporcional a su frecuencia: Todo el mundo sabe que Jesús equivale a seis gnomos, pero es más raro de encontrar.

Los tailandeses no son ajenos a la suerte y tienen un peculiar amuleto llamado Kuman Thong o "chico dorado". Al igual que el maneki-neko o, como lo conoce todo el mundo, el gato que mueve la mano (también el gato de Mixta), favorece la economía de su dueño. Sin embargo, debes aceptar la responsabilidad de cuidarlo.


El problema reside en que para fabricarlo hay que extraer un feto del vientre de su madre y tostarlo mientras el nigromante realiza los cantos para unir el espíritu del niño con el cadáver. Cuando termina el ritual, se le cubre de laca y pan de oro. Por esa razón se le llama "chico dorado". Anteriormente se le aplicaba también una sustancia llamada Nan-man phrai, que se obtiene pasando una vela por debajo de la barbilla de una embarazada muerta y recogiendo el aceite que cae.
Mural de Khun Phaen y su esposa (fotografía de Chris Baker)
El origen de este amuleto proviene de la novela del siglo XIX del poeta Sunthon Phu "Khun Chang Khun Phaen". En él, Khun Phaen, un soldado de alto rango de la era Ayutthaya y próximo al rey, se gana el favor de un poderoso hechicero. Este le ofrece la mano de su hija, pero Khun Phaen descubre que está embarazada. El soldado y el hechicero discuten y este decide matar a Khun Phaen obligando a su hija a envenenarlo. Khun Phaen la descubre y la mata, sacando el feto y llevándolo a un templo, cubriéndolo en telas sagradas y tostándolo al fuego mientras reza hasta que solo queda una fina piel adherida al esqueleto. Al final del ritual, el niño abortado se convierte en un fantasma que puede hablar con Kkun Phaen, convirtiéndose en una especie de espíritu guardián.
Fruto de la Salacca wallichiana (Fotografía de Flickr: Sepper)

A pesar de su origen ficticio, el Kuman Thong caló hondo en las costumbres del sur de Tailandia. La costumbre requiere que se le construya un pequeño santuario donde se colocará el amuleto. Como niño que es, hay que alimentarlo y darle de beber. Como alimento prefiere las cosas dulces, como los caramelos y las galletas, pero solo bebe Nam-daeng, una bebida roja producida a partir del fruto de la Salacca wallichiana. También es normal darle juguetes. Cuando ya no lo necesitan, lo llevan al templo para que, con un ritual, se libren de la obligación de cuidarlo.

En la actualidad, debido a su ilegalización, hay estatuas simbólicas de un niño con un traje de la época Ayutthaya sosteniendo un saquito de oro. Sin embargo, se han encontrado en varias ocasiones Kuman Thong reales en el mercado negro.

Fuente: Siam and beyond, Atlas obscura

Comentarios

Lo más popular de la semana

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.

Caca-dauphin, cuando las heces de un futuro monarca marcan la moda

Francia siempre ha estado ligada a la moda. Antes de su revolución, esta era dictada por la Casa Real. La tendencia de simular haberse operado de una fistula anal es prueba de ello, pero no sería el único ejemplo que mostraba donde residía el sentido francés del gusto.

El hombre con la sangre "dorada"

Sus médicos lo llevaron a la frontera. Así era más rápido: si donaba en Suiza, el proceso se enlentecería rellenando papeles y autorizaciones. La enfermera en Annemasse, Francia, podía ver por la bolsa de sangre destinada a París que esta era bastante inusual. Pero cuando leyó los detalles, se le abrieron los ojos. No había duda que era imposible para este hombre estar sentado a su lado, no solo vivo, sino también sano. Thomas sonrió. Muy pocas personas en el mundo sabían que su grupo sanguíneo podía existir. E incluso menos la compartieron. En 50 años, los investigadores solo han encontrado a unas 40 personas en el planeta con el mismo tipo de valiosa sangre en sus venas.