Ir al contenido principal

La familia que no podía decir hipopótamo

Proteína FOXP2
En Londres vive una familia que, desde hace al menos tres generaciones, es incapaz de decir la palabra "hipopótamo". Conocen la palabra, pero no pueden articularla. Para unos es difícil decir las palabras en el orden correcto mientras otros tienen problemas al recitar las que comienzan con la misma letra. La presencia en la mitad de los 30 miembros de la familia sugiere una base genética para este trastorno que recibe el nombre de apraxia verbal del desarrollo.

En 1997, Simon Fisher y sus compañeros descubrieron que en el cromosoma 7, en la sección nombrada como SPCH1, había una alteración del gen FOXP2. Se trataba de una mutación con cambio de sentido debida a la falta de un solo nucleótido que, como consecuencia, alteró la cadena de aminoácidos producida. Debido a esto, el gen FOXP2 fue publicado como el "gen del lenguaje" o "gen de la gramática".



El "gen del la gramática" parecía encajar bien con las teorías preconcebidas sobre la base genética del lenguaje, como la propuesta del lingüista Noam Chomsky a mediados de la década de 1960, en la que atribuía al cerebro la posesión de un "órgano del lenguaje". Tenía sentido que los idiomas tuvieran un origen común, dado que comparten características comunes. Permitía elucubrar que el cerebro contaba con un número limitado de elementos que le permitían desarrollar el lenguaje.

Pasaron los años y se vio que el FOXP2 no era el gen del lenguaje, o al menos, no solo se dedicaba a ello, dado que estaba implicado en múltiples habilidades mentales.La diferencia entre la proteína que producía el gen FOXP2 en ratones y en humanos variaba en tan solo 3 aminoácidos. Cuando se modificó genéticamente el gen FOXP2 en ratones para que produjera la proteína con dos de los aminoácidos que tenía la proteína presente en humanos, se produjeron cambios drásticos en las áreas cerebrales que controlan las maniobras motoras finas y los movimientos musculares, así como en las zonas implicadas en el envío y recepción de señales de recompensa. Posteriormente se supo que también aprendían más rápidamente.

Por lo tanto, se desmonta la idea de que el lenguaje domine una zona aislada del cerebro. Más que ser el gen que produjo el desarrollo neuronal, han sido los circuitos neuronales existentes los que se han adaptado para permitir el lenguaje y la expresión.

Los estudios sugieren que el lenguaje en los humanos es soportada por una amplia red neuronal. Los niños con mayores concentraciones de materia gris o blanca en el hipocampo y el cerebelo mostraron mejores habilidades del lenguaje en su primer año. Incluso a los 7 meses, se registra actividad en distintas áreas del cerebro y el cerebelo, que es importante para la coordinación motora, cuando escuchan hablar.

Al parecer, los idiomas del mundo tampoco tienen tanto en común. Al estudiar cómo ha evolucionado el orden de las palabras con el paso del tiempo en el uto-azteca, indoeuropeo, bantú y austronesio, no se vio un desarrollo paralelo en las estructuras del lenguaje, sino que cada uno evolucionaba según sus propias reglas, Incluso la estructura "verbo-objeto", que parece universal, solo apareció en dos de las lenguas estudiadas.

Sin embargo, sin un elemento primordial al que hacer referencia, ¿cómo se explica el origen del lenguaje?

Al estudiarse los movimientos necesarios para la construcción de herramientas o tallado de piedra se observó que son los mismos que para hacer una lasca de piedra. Los resultados indicaban que no era la mejora de la coordinación manual la que permitió a los humanos fabricar herramientas, sino un cambio en la capacidad cognitiva. Cuando los artesanos expertos realizan herramientas, se activan áreas del lenguaje en el hemisferio derecho. Por lo tanto, se cree que cuando aumentó la capacidad cognitiva humana de forma generalizada se dio un paso fundamental para la creación del lenguaje.

Aunque puede que la capacidad cognitiva no lo sea todo.


En un experimento para probar los orígenes del lenguaje, se enseñó a un grupo de sujetos un nuevo idioma inventado y se les dio cartas con formas e imágenes, enseñándole palabras para esas imágenes. Conforme el idioma pasaba de un individuo a otro adquiría una estructura convincente. En 10  generaciones, se hizo más sencillo de entender. Comenzó a aparecer la composicionalidad, por la que el significado residía en una parte de la palabra. Gracias a esto se pudieron formar nuevas palabras.

Los investigadores se mostraron escépticos ante una explicación exclusivamente biológica para el origen del lenguaje. Se da por hecho que el cerebro y el comportamiento son sencillos, pero el lenguaje se origina gracias a elementos sociales integrados en la población. Apuntar a un elemento individual como causa es ignorar cómo una propiedad individual se convierte en una propiedad de la comunidad.

El lenguaje es un objeto que se extiende como una red, tanto en el cerebro humano como en las distintas generaciones. Se comporta como una patata caliente de palabras y gramática que produce el orden y belleza actual. En el ámbito lingüístico, como en otras cosas, la ciencia nos muestra que no somos pilotos de nuestra nave hermética sino actores en una obra en la que cada uno podemos contribuir con un verso.

Fuente: Nautilus, Wikipedia

Comentarios

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in