Ir al contenido principal

El escarabajo que corre a ciegas

Imagínate que fueras capaz de correr tan rápido que a tus ojos no les diera tiempo de procesar la luz, quedándote ciego. Sería como si entraras en el hiperespacio. Pero aunque la supervelocidad es una habilidad interesante, perder la vista en el intento no lo es tanto. Sin embargo, para los escarabajo tigre (Cicindela) es parte de su vida diaria.
El más rápido de ellos puede alcanzar los 8 km/h, que no parece mucho si no tenemos en cuenta que eso le permite cubrir 120 su longitud corporal en un solo segundo. En comparación, Usain Bolt solo llega a los 5, o dicho de otra manera, necesitaría correr a más de 770 km/h para igualarlo. No le haría falta romper la barrera del sonido, pero posiblemente tuviéramos una muerte espectacular cuando, incapaz de frenar, se reventara contra un muro (posiblemente de la corporación ACME).

Esta habilidad podría considerarse como un arma de doble filo que lo condena a la extinción si no fuera porque tiene los recursos necesarios para que no le suponga ningún problema. En primer lugar, seguramente has supuesto que el escarabajo va a ciegas directamente a su destino. Este no es el caso puesto que puede pararse a mirar e iniciar de nuevo la carrera. Por otra parte, la visión no es el único instrumento con el que se pueden evitar los obstáculos. Cuando corre, el escarabajo mantiene sus antenas hacia delante, en forma de V sobre el suelo. Las antenas le permitirán saber, sin necesidad de verlo, si hay algún elemento que bloquee su camino. Como va demasiado rápido para girar, lo que suele hacer es pasar por encima. Esto deja claro que no hace falta tener unos ojos con capacidad de ver siempre a alta resolución para un problema puntual si con un par de antenas puedes solventarlo.

Fuente:Phenomena

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.