Ir al contenido principal

La guerra del cerdo y la patata

Fuente:Geograph
En 1846 se firmó el tratado de Oregon entre los Estados Unidos y Gran Bretaña, por el que se estableció la frontera en el Pacífico Norte poniendo fin a la disputa entre EEUU y la Norteamérica Británica (la actual Canadá), al menos de momento.

Línea azul: Reclamación americana. Línea roja: Reclamación británica

El tratado disponía la frontera en el paralelo 29 N, donde sigue permaneciendo actualmente. En las islas del suroeste de Vancouver, en la costa del Pacífico, el tratado establecía la frontera en medio del canal, separando el continente de la isla de Vancouver. En esa posición se hallaban varias islas, siendo la más importante la de San Juan en la entrada del canal.

Durante años no hubo ningún problema. En 1859, los británicos tenían una presencia importante en la isla debido a la Compañía de la Bahía de Hudson, quien poseía allí un rancho de ovejas y un lugar para curar el salmón. A su vez, unos 20 o 30 colonos estadounidenses se asentaron en la isla.
Fuente: Tamsin Slater
La convivencia fue pacífica hasta que, el 15 de junio de 1859, un cerdo británico (como el de la imagen) se adentró en las tierras de Lynman Cutlar, un granjero americano, donde se comió sus patatas. Encolerizado, Lynman mató al cerdo de un disparo. El problema es que el cerdo era propiedad del empleado irlandés de la Compañía de la Bahía de Hudson, Charles Griffin, quien dejaba vagar libremente a sus cerdos por la isla, no siendo la primera vez que entraban en las tierras de Lynman.
William S. Harney
Aunque Lynman intentó compensar a Charles con 10 dólares por la pérdida (unos 285,71 dólares actuales, según esta web), este reclamó 100. Insatisfecho, Charles informó a las autoridades británicas, quienes amenazaron a Lynman con arrestarle. En consecuencia, los ciudadanos americanos pidieron protección militar. Esta petición fue recibida por el general William S. Harney, comandante del departamento de Oregon, quien tenía una conocida mentalidad anti-británica. Por lo tanto, envió a una compañía de 66 hombres de la 9ª compañía de infantería de los Estados Unidos a San Juan el 27 de junio.
James Douglas
Al enterarse, James Douglas, gobernador de la Columbia Británica decidió enviar tres buques de guerra de manera intimidatoria. Esto no hizo más que cada bando aumentara su presencia militar, sin que la 9ª compañía cediese.
Robert L. Baynes
Hasta que no llegó el almirante Robert L. Baynes, comandante en jefe de la armada británica en el Pacífico, no se zanjó el problema, ya que se negó a cumplir la orden del gobernador de enfrentarse a la 9ª compañía ya que, según añadió, no merecía la pena enfrentar a dos grandes naciones por una riña por un cerdo. Ni los británicos ni los americanos querían ser los primeros en disparar, provocándose con insultos. Afortunadamente, no hubo ningún disparo.

Ya en ese momento, la situación se conocía tanto en Londres como en Washington, donde se sorprendían que la muerte de un cerdo hubiera involucrado 5 buques, 84 pistolas, 14 cañones y 2600 hombres. Para evitar que empeorara el conflicto, acordaron que la isla no albergaría a más de 100 hombres de cada nación hasta que se encontrara una solución. Los británicos establecieron un campamento en el norte de la isla mientras los americanos lo hicieron en el sur.

En 1872, una comisión internacional liderada por el kaiser Guillermo I de Alemania dispuso finalmente que la isla sería americana. Así acabó una guerra en la que no hubo más víctima que el cerdo.

En la actualidad, el Parque Nacional Histórico de la isla de San Juan se pueden visitar tanto em campo británico como el americano, siendo el único parque nacional donde tanto el poste como la bandera fueron proporcionadas por una nación extranjera como símbolo de amistad.

Fuente:Historic-uk

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.