Ir al contenido principal

La moda de llevar un pararrayos en la cabeza

Hace algo más de un mes vimos como una fístula pudo crear tendencia en la antigua Francia. Si la moda de ir luciendo un pompis operado no era suficientemente extraña, el país galo se reservó una insólita moda para el siglo siguiente de la mano de un invento norteamericano.

En 1749, Benjamin Franklin, uno de los padres fundadores de los Estados Unidos de América, detalló el principio del funcionamiento de los pararrayos, desarrollando su aplicación doméstica en los años siguientes. En esa época realizaría su famoso experimento con la cometa. Aunque hay ejemplos de pararrayos anteriores, fue Franklin quien popularizó el concepto, salvando del peligro a mucha gente en un tiempo en el que era habitual tañir las campanas para alejar las tormentas, aunque realmente fuera una estrategia letal para los campaneros que las tocaban.

Tal fue la popularidad del instrumento, que, en 1778, Jacques Barbeu du Bourg quiso tomar el testigo del invento y hacerlo portátil. ¿Qué podría ofrecer más tranquilidad que poder elegir dónde te iba a caer un rayo? Le parapluie-paratonnerre (paraguas-pararrayos), con toma de tierra, podía servir para recibir el poder de Grayskull, aunque no le siguiera ninguna transformación asombrosa. Las damas llevaban le chapeau paratonnerre (el sombrero pararrayos), una cinta metálica en torno al sombrero con una cadena de plata que se situaría a su espalda hasta llegar al suelo. En ambos casos el cable suspendido redirigiría la descarga eléctrica dejando al usuario ileso.
La idea no acabó de cuajar y Barbeu se dedicó a experimentar en los hornos de pollos y en la influencia de la composición del suelo en el grano Sin embargo, el médico y escritor francés Claude Jean Veau Delaunay también desarrolló un pararrayos portátil telescópico que alcanzaba los 6 metros, sirviendo a aquellos que trabajaban en zonas abiertas, como los granjeros. Julies Cordier Clairville describe una versión china en su libro de 1851, The crystal palace or Parisians in London.

Fuente: Wikipedia (fr)Wikipedia (en)

Comentarios

Entradas populares de la semana

El Lago de las Medusas, Palau

JELLYFISH LAKE from Sarosh Jacob on Vimeo.
.


El lago de las Medusas está en la isla Eli Malk en la República de Palau. Hace 12000 años las medusas se quedaron atrapadas en una cuenca natural de la isla cuando el mar retrocedió. Sin depredadores entre ellos durante miles de años, evolucionaron a una nueva especie que perdió casi toda su habilidad defensiva, ya que no tenían porque seguir protegiéndose. Son bastante inofensivas para los humanos, aunque aquellas personas con piel muy sensible pueden recibir una pequeña picadura de ellas. Si eres alérgico a las medusas debes usar un trate de neopreno o ropa protectora.

Estas fascinantes criaturas sobreviven compartiendo una relación simbiótica con las algas que viven en su interior. Por la noche, las medusas bajan a las profundidades del lago donde las algas se alimentan. Durante el día, las medusas vuelven a la superficie y siguen al Sol a través del lago en una migración masiva. El alga convierte la energía del Sol, a través de la fotos…

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.



Leer más...

1.¿Los persas pueden correr por las paredes como el príncipe de persia?
Si claro y de donde crees tomaron la idea para el juego pues d ellos
Además dicen que en Persia no hay escaleras, la gente va subiendo por las paredes. Ir allí es todo un espectáculo, hasta las viejas van saltando de una ventana a otra y dando volteretas. Exceptuando a los monjes Shaolin y Naruto, nadie más sabe hacer eso.

2.¿Qué duele más un santo puntazo en los testículos o que tu novia te deje?
Que la novia se vaya. En mi opinión, lo peor es que tu novia te deje y como propina te de una patada en tus partes.

3.¿Por qué sueño que al irme a do…

El infructuoso debate entre cristianos, musulmanes y budistas

En el siglo XIII, el monje nestoriano túrquico/mongol Rabban Bar Sauma sirvió como embajador del imperio mongol occidental al papa católico romano. Bar Sauma debatía con los cardinales cristianos en Roma. Simultáneamente, el monje franciscano Rubruquis, originario del borde occidental de Eurasia, viajaba con cartas del rey francés a la capital mongola en Eurasia central. Rubruquis debatió con budistas y musulmanes en la corte del gran kan. Ambos experimentaron la infructuosidad del debate religioso.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentados, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.