Ir al contenido principal

El legendario río que cruzaba los Estados Unidos de Este a Oeste

En ocasiones, los mapas tienen más de una leyenda. Es decir, además de las indicaciones de los simbolos y colores muestran lugares que nunca existieron. Algunos son calles trampa que se utilizaban para descubrir quien había copiado el mapa, mientras que otros se alimentaban de historias de supuestos testigos.

Normalmente, estas localizaciones nunca fueron reales, desapareciendo de los mapas una vez se descubre el engaño. Sin embargo, lo que es menos común es que una localización real pase a ser una leyenda, como le ocurrió al río San Buenaventura.


Su descubrimiento se debió a una expedición de diez hombres, entre los que se incluían dos misioneros franciscanos, Atanasio Dominguez y Silvestre Vélez de Escalante, que en 1776 buscaban una ruta terrestre entre Santa Fé en Nuevo México y Monterrey en Alta California. El 13 de septiembre de ese año, descubrieron al actual río Green, afluente del Colorado, al que bautizaron como San Buenaventura en honor al santo franciscano homónimo.

Hasta aquí nada más extraordinario que la propia expedición en sí. Siguieron explorando, describiendo el recorrido del río, su confluencia con el río San Clemente y su llegada al lago Timpanogos (Ahora lago Utah), donde se encontraron con los indios Ute. El día 29 de septiembre se encontraron con el río de Santa Isabel (hoy Sevier o Severo). Aunque los misioneros expresaban dudas al respecto, anotaron que los indios aseguraban que este río y el San Buenaventura eran el mismo. Además entendieron que este río llegaba a la laguna de Miera (lago Sevier), bautizada en honor a su cartógrafo, y continuaba más allá de este, pero este lago no tenía salida. Era posible que se refiriesen al río Humboldt a 240 kilómetros al noroeste.

A pesar de las dudas, en el mapa final no se mostró el río Santa Isabel, sino el río Buenaventura que alcanzaba en la laguna Miera. Bernardo de Miera y Pacheco recomendó al rey Carlos III de España realizar más misiones a la zona, comentando la posibilidad de alcanzar el océano Pacífico a través del río San Buenaventura o el Timpanogos, que muestra fluyendo al oeste del lago Yuta (Gran Lago Salado). Miera documentó este lago como extremadamente salado como el océano, siendo interpretado posteriormente que el río Jordan que fluía entre el Gran Lago Salado y el lago Utah conectaba con el mar.
Este mapa de 1811 de Humboldt sigue sin mostrar el río de Santa Isabel
Este error se perpetuó en las sucesivas copias del mapa, como las de Alexander von Humboldt en 1804 y 1809, Zebulon Pike que usó los mapas de este último en un libro en 1810 o Aaron Arrowsmith que mostró al río Buenaventura conectado al "Lac Sale".
Ruta del estrecho de Anián

Los deseos de una ruta sencilla para viajar se antepusieron a los datos, en la misma línea que el estrecho de Anián.  Durante el siglo anterior, le ocurrió lo mismo al río San Felipe (Actual río San Joaquín), cuyo nacimiento dibujó el franciscano Francisco Gracés más allá de Sierra Nevada, adentrándose en la Gran Cuenca. Posteriormente, en 1784, Manuel Augustin Mascaro y Miguel Constanso en el primer mapa del Virreinato de Nueva España extendieron el río hasta casi el lago Sevier.  Como se muestra en el mapa superior de Humboldt, Sidney E. Morse mostró al río Buenaventura dirigiéndose a un lago cuyos límites occidentales se desconocían.

Durante medio siglo, los ríos en los mapas de la región cambiaron continuamente su recorrido, alcanzando los lagos Timpanogos y Salado, multiplicándose o cambiando de nombre.
Mapa de Henry S. Tanner de 1822, donde muestra varios ríos ficticios conectando los lagos con el océano
La situación comienza a cambiar a partir de 1824, cuando, aparentemente de manera individual, Jim Bridger y Etienne Provost se convirtieron en los primeros norteamericanos blancos en ver e informar de la salinidad del Gran Lago Salado. Desde entonces, los exploradores comenzaron a equiparar al lago Timpanogos con el Gran Lago Salado. Sin ser conscientes de que ni de este ni del lago Sevier salía ningún río, se realizaron misiones para encontrar el río que los conectaba con el océano.

Durante los años siguientes se surcaron los ríos para saber hasta donde llegaban y el nombre Buenaventura cambió de río, pasando a ser el actual río Sacramento. La polémica de su existencia no se zanjó hasta 1843, gracias a la expedición de John Charles Frémont, Thomas Fitzpatrick y Kit Carson desde el río Columbia a Sacramento, California, a través de Sierra Nevada. Ya por entonces se sabía que el río San Buenaventura, que ahora se refería al actual río Sacramento, no fluía al río Green ni Colorado, a pesar de que los mapas seguían mostrándolo, junto a otros ríos de la zona del Gran Lago Salado, desembocando en el mar.
Río Sevier (antiguo Santa Isabel/San Buenaventura), el lago Sevier (Miera) y río Green (San Buenaventura)
El 27 de enero de 1844, Frémont creyó encontrarlo en el río Walker debido a un error de medición. Dos días después concluyó que el río Buenaventura no existía. Cuando vio que la desembocadura del río Salinas se situaba en el mismo lugar que la del mítico río, lo llamó río San Buenaventura. El presidente John K. Polk, 11º Presidente de los Estados Unidos, fue reacio a aceptar su conclusión. Sin embargo, cuando se aceptó completamente la ausencia de un río que atravesara el continente, Frémont y su suegro, el senador Thomas Hart Benton, se embarcaron en el ferrocarril transcontinental que completaron en 1869, tras la Intervención estadounidense en México o la Guerra de Secesión.

A pesar de todo, esto no quiere decir que los Estados Unidos no estén divididos en dos, ya que un riachuelo del Parque Nacional Bridger-Teton cruza el continente desde el océano Pacífico al Atlántico, También se puede navegar de Norte a Sur desde el río San Lorenzo a los Grandes Lagos, hacia el río Misisipi.

Fuente: Wikipedia

Comentarios

Lo más popular de la semana

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Entrevista entre Shigeru Miyamoto y Hayao Miyazaki (1992)

En junio de 1992, Family Computer Magazine (Fami-maga) publicó una charla entre el diseñador y productor de videojuegos de Nintendo Shigeru Miyamoto y el fundador de Studio Ghibli y director de cine de animación Hayao Miyazaki. Esta charla ocurrió durante la finalización de la producción de Porco Rosso, que se estrenaría en Japón el 18 de julio de ese año. Desgraciadamente, la discusión no traspasó las fronteras japonesas y, con el fin de Fami-manga debido a la popularización de su competidora Famitsū, tuvo pocas posibilidades de resurgir.

La crítica de George Orwell del Mein Kampf

En marzo de 1940, 5 y 9 años antes, respectivamente, de sus obras más famosas, Rebelión en la granja (1945) y 1984 (1949), George Orwell publicó una crítica al Mein Kampf (1925) de Adolf Hitler. En ella, analiza la figura del führer y sus ambiciones. Sin más, les dejo con la traducción integra de la crítica.

La homosexualidad en los pueblos azteca y mesoamericanos

Hoy en día la homosexualidad es un tema que despierta una gran disparidad de opiniones. El pasado no fue distinto, con diversas actitudes según la época y lugar. Teniendo en cuenta que los aztecas o mexicas y otros pueblos mesoamericanos vivieron aislados de las culturas del viejo mundo, ¿eran sus posturas más abiertas hacia la homosexualidad, aún más duras o variadas según el ámbito?

Antes de repasar los textos conservados, tenemos tener en cuenta que nuestros conocimientos sobre los pueblos precolombinos están limitados por el enfoque de los textos que han llegado a nuestros días. No es sencillo determinar hasta que punto están influenciados por el cristianismo. Por otra parte, otra dificultad radica en tratar de encontrar nuestra concepción actual de la homosexualidad en fuentes de hace cinco siglos de una cultura distinta a la nuestra.
Perspectiva española Dicho esto, tenemos varias perspectivas. Los españoles proporcionan los pasajes más concisos, siendo suyos los primeros testi…

La respuesta de J. R. R. Tolkien a la Alemania nazi

Joseph Goebbels fue proclamado ministro para la ilustración pública y propaganda en 1933, organizando un equipo de reguladores que supervisaría el trabajo de los artistas judíos en el cine, teatro, música, bellas artes, literatura, la radio y la prensa. Básicamente, eliminaba la participación judía en las principales actividades culturales alemanas requiriendoles una licencia.Para eliminar de Alemania cualquier cultura que no tuviera un origen ario, es cuestionaron a los artistas en el extranjero.

En 1938, el autor inglés J. R. R. Tolkien y su editor británico Stanley Unwin comenzaron las negociaciones con Rütten & Loening, una editorial berlinesa, sobre una traducción alemana de su reciente novela El hobbit.

Tolkien contó en privado a Unwin que odiaba la "doctrina de la raza" nazi por ser "totalmente perniciosa y no científica", añadiendo que tenía muchos amigos judíos y consideraba abandonar la idea de una traducción alemana. La editorial alemana le envió un…

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?