Ir al contenido principal

Qué naranja fue primero, ¿la fruta o el color?

La eterna pregunta: ¿es la naranja llamada así por el naranja? o ¿el naranja recibe su nombre de la naranja? Como la expresión del huevo y la gallina, tiene una solución, pero antes nos remontaremos unos siglos atrás.

La naranja es una fruta, cruce entre el pomelo y la mandarina, que cuando madura adquiere su característico color homónimo. No se encuentra en estado natural, derivando de diez especies ancestrales del sudeste del Himalaya, en Assam (India), el norte de Birmania y en Yunnan (China). Como las naranjas vietnamitas o las mandarinas tailandesas, tenían piel verde. En China ya se cultivaba en torno al 2500 a.C., pero no se menciona en su literatura hasta al menos el 314 a.C.

Viaje a Europa

Orangerie del Real Jardín Botánico de Kew
La naranja llegó a Europa a través de Al-Andalus, donde se cultivó a gran escala en el siglo X. En Sicilia, los cítricos llegaron al emirato de Sicilia en el siglo IX. Sin embargo, la naranja dulce llegaría a Europa de la mano de los comerciantes portugueses e italianos, que trajeron los naranjos a la zona del Mediterraneo. Las naranjas eran por entonces un producto de lujo que inició la creación de orangeries ("invernaderos", "naranjerías"), símbolos de prestigio y prosperidad que permitían cultivar naranjos en regiones frías.

Tiene nombres mil


El hecho que muchos países las conocieran por los portugueses provocó que las llamaran en su honor. Así, en albanés la llaman portokall, el búlgaro портокал (portokal), macedonio portokal, persa پرتقال, (porteghal), turco portakal y en rumano portocală. Existen derivados como el árabe البرتقال (bourtouqal, para la naranja dulce), el georgiano ფორთოხალი (pʰortʰoxali), el turco portakaland y el amhárico birtukan. En algunas lenguas regionales italianas, como el napolitano, es llamada portogallo o purtuallo ("(la) portuguesa"), mientras que en italiano es arancia. Es una situación similar a la que ocurrió con el nombre del pavo.

Al español, su nombre llegó a través del árabe نارنج (nāranj, naranjo), que derivaba del persa نارنگ (nārang), que a su vez provenía del sánscrito नारङ्ग (nāraṅga), refiriéndose al naranjo. Finalmente, este deriva de un idioma drávido como el tamil நாரம் (nāram), el telugu నారింజ (nāriṃja) o malabar നാരങ്ങ‌ (nāraŋŋa), que significan "olor, perfume". Una etimología alternativa es naga-ramga (coloreado como el óxido de plomo). Hay una afirmación que declara que su nombre significa "veneno de elefantes" por una leyenda sánscrita en la que un elefante glotón muere de un empacho de estas. Sin embargo, no encuentro ningún rastro de la leyenda, tan solo la misma afirmación copiada palabra por palabra, por lo que me hace dudar en cuanto tiene de cierto.
Naranjas amarillas y mandarinas verdes, de Zhao Lingrang, pintado durante la dinastía Song (960-1279)
Previo al comercio portugués de naranjas, el nombre se usaba para la naranja agria. Cuando los comerciantes portugueses distribuyeron variedades dulces, se les conoció como naranjas de China y naranjas mandarinas. Laranja da China y laranja tangerina, respectivamente en portugués. Esta última porque se aclimataron en Tánger, entonces colonia portuguesa. En español, el uso de mandarina también hacía mención a China, ya que mandarín significaba "ministro" o "consejero". En el Diccionario crítico etimológico del castellano e hispánico añade que el nombre del naranjo figura ya en Juan Manuel, contemporáneo de J. Ruiz, mientras que la fruta está en el glosario del Escorial y de Toledo (ca. 1400) en Diego Sánchez de Badajoz, de mediados del s. XVI.

En idiomas como el italiano, francés e inglés, transmitida la palabra en este orden, tiene el mismo origen, pero se perdió la "n" inicial (Cosa que también ocurrió en algunas variedades de árabe) debido a la terminación del artículo indefinido (une norenge oyéndose como a une orenge). Además, la palabra se refería al naranjo, mientras que la fruta no tenía una palabra definida (p.ej: pomme d'orange). De este ejemplo en francés derivaron eslovaco pomaranč , el checo pomeranč, el esloveno pomaranča y el polaco pomarańcza.

Hay idiomas que no confunden su origen. En el norte de alemania la llaman apfelsine, en holandés appelsien y sinaasappel, el sueco apelsin y el noruego appelsin. Si os habeis quedado igual, posiblemente os aclare su nombre en Puerto Rico: china.

Por último, al mencionar los nombres en otros idiomas, algunos pensaríais en la Casa de Orange, responsable del color más popular de las zanahorias (aunque también se dice que probablemente no sea cierto). En este caso, su nombre es una coincidencia. Proviene de Orange, Vaucluse, cuyo nombre original era Colonia Julia Firma Secundanorum Arausio, o Arausio para acortar. Arausio era un dios celta local del agua. Su nombre fue alterado porque estaba en la ruta en la que grandes cantidades de naranjas se transportaban desde los puertos de Marsella al norte de Francia.

¿Cómo llamaban antes al color naranja?


Ahora sabemos que la palabra "naranja" vino desde el sur de la India refiriéndose a la fruta, pero esto nos abre una nueva pregunta. ¿Cómo lo llamaban antes? El uso del pigmento de los minerales rejalgar y oropimente en pinturas egipcias (Imagen superior) y romanas prueba que conocían el color, o al menos, uno similar, además de ser una tonalidad muy común en las hojas otoñales. Sin embargo, muy difícil evaluar qué consideraban exactamente como naranja. Por poner unos ejemplos, en latín hay varios términos que podrían interpretarse como naranja:
  • Croceus: el amarillo del azafrán. Aparece en la Appendix Vergiliana, asociándose al roseus, purpureus, como epíteto de Aurora.
  • Flammeus: el color del fuego.
  • Luteus: en Metamorfosis (XV.351) de Ovidio aparece como "o gualdos azufres arden con exiguos humos", de "luteave exiguis ardescunt sulphura fumis" en latín. En Farsalia (II.361) de Lucano, se vuelve a usar "cubrió el velo rojizo su rostro inclinado", en latín "lutea demissos uelarunt flammea uoltus" (si alguna palabra no coincide, o pertenece a los versos contiguos, posiblemente se deba al formato de las fuentes en español y mi desconocimiento del latín, por supuesto).
A esto se le suma los límites difusos que delimitan a un color y lo separan de otro. Pueden variar según el color y el idioma, especialmente si retrocedemos unos siglos. Como muestra, en chino o japonés, suelen usar la misma palabra para nombrar el azul y el verde (qing, 青, en chino; ao, 青 o あお, en japonés, aunque también se usa midori ,みどり o 緑, para el verde). El latín por su parte no tenía una palabra que cubriera todos los tonos de azul, aunque tenían caeruleus (azul oscuro, a veces verdoso) y lividus (azul verdoso). En inglés antiguo se usaba el término ġeolurēad (literalmente "rojo-amarillo"), no usándose la palabra orange para el color hasta 1512.

Mientras tanto, en China y la India, de donde venía la fruta y la palabra, respectivamente, no usan ninguna para nombrar el color. Su lugar lo ocupa el azafrán. Lo sorprendente es que, en español, la palabra naranja no solo ha servido para designar una fruta y un color, sino que en la segunda mitad del siglo XVI, los tratados de arquitectura o, en general, medidas y cálculos, incluían los términos naranja y media naranja. Estas se referían tanto a las cúpulas como a las zonas que se trazaban sobre el plano. También se usaba la manzana, que evolucionaría a lo que hoy se conoce como cuadra.

Fuentes

Comentarios

Lo más popular de la semana

Las serpientes más venenosas del mundo

Si las serpientes tuvieran sus propias olimpiadas, una de las categorías sería el veneno más letal. Al fin y al cabo, aunque no todas sean venenosas, es su recurso más característico. Sin embargo, los venenos son tan variables como los propios ofidios. Sus métodos de acción son distintos, así como la dosis y el medio de administración. Además, no todas las serpientes son igual de proclives a usarlo ni todas las mordeduras acaban envenenando. No se podrían comparar justamente diferentes venenos cuando sus características son tan dispares.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

La madera también se puede soldar

Las soldaduras se realizan con metales ¿no? Es algo que se asume sin más. Sin embargo, si les digo que se puede soldar madera posiblemente no me crean. Incluso me insistirán que usarán algún tipo de adhesivo, pero la respuesta será la misma: mediante fricción mecánica se pueden combinar dos piezas de madera.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.