Ir al contenido principal

Qué naranja fue primero, ¿la fruta o el color?

La eterna pregunta: ¿es la naranja llamada así por el naranja? o ¿el naranja recibe su nombre de la naranja? Como la expresión del huevo y la gallina, tiene una solución, pero antes nos remontaremos unos siglos atrás.

La naranja es una fruta, cruce entre el pomelo y la mandarina, que cuando madura adquiere su característico color homónimo. No se encuentra en estado natural, derivando de diez especies ancestrales del sudeste del Himalaya, en Assam (India), el norte de Birmania y en Yunnan (China). Como las naranjas vietnamitas o las mandarinas tailandesas, tenían piel verde. En China ya se cultivaba en torno al 2500 a.C., pero no se menciona en su literatura hasta al menos el 314 a.C.

Viaje a Europa

Orangerie del Real Jardín Botánico de Kew
La naranja llegó a Europa a través de Al-Andalus, donde se cultivó a gran escala en el siglo X. En Sicilia, los cítricos llegaron al emirato de Sicilia en el siglo IX. Sin embargo, la naranja dulce llegaría a Europa de la mano de los comerciantes portugueses e italianos, que trajeron los naranjos a la zona del Mediterraneo. Las naranjas eran por entonces un producto de lujo que inició la creación de orangeries ("invernaderos", "naranjerías"), símbolos de prestigio y prosperidad que permitían cultivar naranjos en regiones frías.

Tiene nombres mil


El hecho que muchos países las conocieran por los portugueses provocó que las llamaran en su honor. Así, en albanés la llaman portokall, el búlgaro портокал (portokal), macedonio portokal, persa پرتقال, (porteghal), turco portakal y en rumano portocală. Existen derivados como el árabe البرتقال (bourtouqal, para la naranja dulce), el georgiano ფორთოხალი (pʰortʰoxali), el turco portakaland y el amhárico birtukan. En algunas lenguas regionales italianas, como el napolitano, es llamada portogallo o purtuallo ("(la) portuguesa"), mientras que en italiano es arancia. Es una situación similar a la que ocurrió con el nombre del pavo.

Al español, su nombre llegó a través del árabe نارنج (nāranj, naranjo), que derivaba del persa نارنگ (nārang), que a su vez provenía del sánscrito नारङ्ग (nāraṅga), refiriéndose al naranjo. Finalmente, este deriva de un idioma drávido como el tamil நாரம் (nāram), el telugu నారింజ (nāriṃja) o malabar നാരങ്ങ‌ (nāraŋŋa), que significan "olor, perfume". Una etimología alternativa es naga-ramga (coloreado como el óxido de plomo). Hay una afirmación que declara que su nombre significa "veneno de elefantes" por una leyenda sánscrita en la que un elefante glotón muere de un empacho de estas. Sin embargo, no encuentro ningún rastro de la leyenda, tan solo la misma afirmación copiada palabra por palabra, por lo que me hace dudar en cuanto tiene de cierto.
Naranjas amarillas y mandarinas verdes, de Zhao Lingrang, pintado durante la dinastía Song (960-1279)
Previo al comercio portugués de naranjas, el nombre se usaba para la naranja agria. Cuando los comerciantes portugueses distribuyeron variedades dulces, se les conoció como naranjas de China y naranjas mandarinas. Laranja da China y laranja tangerina, respectivamente en portugués. Esta última porque se aclimataron en Tánger, entonces colonia portuguesa. En español, el uso de mandarina también hacía mención a China, ya que mandarín significaba "ministro" o "consejero". En el Diccionario crítico etimológico del castellano e hispánico añade que el nombre del naranjo figura ya en Juan Manuel, contemporáneo de J. Ruiz, mientras que la fruta está en el glosario del Escorial y de Toledo (ca. 1400) en Diego Sánchez de Badajoz, de mediados del s. XVI.

En idiomas como el italiano, francés e inglés, transmitida la palabra en este orden, tiene el mismo origen, pero se perdió la "n" inicial (Cosa que también ocurrió en algunas variedades de árabe) debido a la terminación del artículo indefinido (une norenge oyéndose como a une orenge). Además, la palabra se refería al naranjo, mientras que la fruta no tenía una palabra definida (p.ej: pomme d'orange). De este ejemplo en francés derivaron eslovaco pomaranč , el checo pomeranč, el esloveno pomaranča y el polaco pomarańcza.

Hay idiomas que no confunden su origen. En el norte de alemania la llaman apfelsine, en holandés appelsien y sinaasappel, el sueco apelsin y el noruego appelsin. Si os habeis quedado igual, posiblemente os aclare su nombre en Puerto Rico: china.

Por último, al mencionar los nombres en otros idiomas, algunos pensaríais en la Casa de Orange, responsable del color más popular de las zanahorias (aunque también se dice que probablemente no sea cierto). En este caso, su nombre es una coincidencia. Proviene de Orange, Vaucluse, cuyo nombre original era Colonia Julia Firma Secundanorum Arausio, o Arausio para acortar. Arausio era un dios celta local del agua. Su nombre fue alterado porque estaba en la ruta en la que grandes cantidades de naranjas se transportaban desde los puertos de Marsella al norte de Francia.

¿Cómo llamaban antes al color naranja?


Ahora sabemos que la palabra "naranja" vino desde el sur de la India refiriéndose a la fruta, pero esto nos abre una nueva pregunta. ¿Cómo lo llamaban antes? El uso del pigmento de los minerales rejalgar y oropimente en pinturas egipcias (Imagen superior) y romanas prueba que conocían el color, o al menos, uno similar, además de ser una tonalidad muy común en las hojas otoñales. Sin embargo, muy difícil evaluar qué consideraban exactamente como naranja. Por poner unos ejemplos, en latín hay varios términos que podrían interpretarse como naranja:
  • Croceus: el amarillo del azafrán. Aparece en la Appendix Vergiliana, asociándose al roseus, purpureus, como epíteto de Aurora.
  • Flammeus: el color del fuego.
  • Luteus: en Metamorfosis (XV.351) de Ovidio aparece como "o gualdos azufres arden con exiguos humos", de "luteave exiguis ardescunt sulphura fumis" en latín. En Farsalia (II.361) de Lucano, se vuelve a usar "cubrió el velo rojizo su rostro inclinado", en latín "lutea demissos uelarunt flammea uoltus" (si alguna palabra no coincide, o pertenece a los versos contiguos, posiblemente se deba al formato de las fuentes en español y mi desconocimiento del latín, por supuesto).
A esto se le suma los límites difusos que delimitan a un color y lo separan de otro. Pueden variar según el color y el idioma, especialmente si retrocedemos unos siglos. Como muestra, en chino o japonés, suelen usar la misma palabra para nombrar el azul y el verde (qing, 青, en chino; ao, 青 o あお, en japonés, aunque también se usa midori ,みどり o 緑, para el verde). El latín por su parte no tenía una palabra que cubriera todos los tonos de azul, aunque tenían caeruleus (azul oscuro, a veces verdoso) y lividus (azul verdoso). En inglés antiguo se usaba el término ġeolurēad (literalmente "rojo-amarillo"), no usándose la palabra orange para el color hasta 1512.

Mientras tanto, en China y la India, de donde venía la fruta y la palabra, respectivamente, no usan ninguna para nombrar el color. Su lugar lo ocupa el azafrán. Lo sorprendente es que, en español, la palabra naranja no solo ha servido para designar una fruta y un color, sino que en la segunda mitad del siglo XVI, los tratados de arquitectura o, en general, medidas y cálculos, incluían los términos naranja y media naranja. Estas se referían tanto a las cúpulas como a las zonas que se trazaban sobre el plano. También se usaba la manzana, que evolucionaría a lo que hoy se conoce como cuadra.

Fuentes

Comentarios

  1. Esta pregunta tonta lleva tiempo rondándome y sólo había encontrado artículos que afirmaban cosas sin ningún fundamento.
    Gracias por el tiempo tomado en resolverlo y publicarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Es una de esas preguntas tontas que luego no resultan tan fácil de responder. Por eso intenté no dejar ninguna duda al respecto.

      Eliminar
  2. Por que es tonta la pregunta? Yo cuando un sueldo digo zumo de Portugal, bien basado

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

¿Cómo concebían a los extraterrestres antes del siglo XX?

Conforme quedaban menos tierras desconocidas que descubrir en los mares, los catalejos se sustituyeron por telescopios que desviaran la mirada al cielo. Según se descubría más del espacio exterior, más hablaba la prensa y la ficción de especies extraterrestres, como los selenitas de la Luna y los marcianos de Marte . Pero, a pesar de todo, la idea de mundos lejanos habitados no se inventó en el siglo XIX. Cosmos único o múltiple En la antigua Grecia, el debate filosófico se disputaba entre la pluralidad de mundos. Por una parte se encontraban los atomistas como Leucipo de Mileto y Demócrito (c. 460-370 a.C.), quienes defendían que el movimiento constante y aleatorio de los átomos infinitos podría formar múltiples universos. De esta manera, si se pudo formar nuestro universo, no había ninguna premisa que impidiera la existencia de otros. Epicuro (341-270 a.C.) y Lucrecio (c. 99-55 a.C.) mantuvieron la misma opinión siglos después. Por otra parte, tanto Platón (c. 427-347 a.C.) como Aris

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.

¡Cuidado con el queso y las mujeres!

Tradicionalmente, se dice que comer queso antes de dormir provoca pesadillas , causadas por seres malignos y brujas . Sus artes mágicas explicarían, bajo esta interpretación, el peso en el estómago y la incapacidad de moverse. Esta indigestión que conecta el queso con seres como las brujas y las súcubos tiene una relación más profunda, pues alude a todas las mujeres, buenas o malas. El queso podía referirse tanto a la mujer protectora y maternal como a la atractiva y peligrosa que capturaba al hombre como una trampa a un ratón. Las características del queso o la forma de tomarlo podían aludir a distintos tipos de mujeres. Por extensión, el queso también se refería al sexo, ya sea mencionándose su consumo o su fabricación. Por el contrario, los hombres eran mencionados con el pan. Ambos podrían sugerir un vínculo con los trabajos agrícolas, situando a los hombres agricultor de grano y a las mujeres como lecheras. En la literatura La Odisea de Homero presentaba una escena que inicialme

El níspero, la fruta que perdió su identidad

Si se habla de nísperos, posiblemente te venga a la mente un fruto carnoso y anaranjado de primavera que puede consumirse fresco todo el año. Sin embargo, en la Europa medieval, el níspero era un fruto cosechado a finales de otoño y consumido en invierno, ya que debía almacenarse hasta que empezaba a pudrirse, momento en el que era apto para el consumo. Estas diferencias no son producto de la selección artificial, sino del abandono de un fruto por otro. Historia y cultivo Los nísperos mencionados son las níspolas, níspero europeo, común o de palo ( Mespilus germanica ) y el níspero japonés ( Eriobotrya japonica ).  Níspero europeo Se postula que el origen del primero se sitúa en el Cáucaso, el norte de Asia menor y el este de los Balcanes. En fuentes cuneiformes podría haber sido mencionado como sennur en sumerio y salluru en acadio, también interpretados como ciruela. La domesticación y extensión de su cultivo durante el primer milenio antes de nuestra era es incierta pero, entre el

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no