Ir al contenido principal

¿Qué le pasa a una persona ciega cuando toma LSD?

Las drogas psicodélicas pueden producir alucinaciones que causan experiencias similares a la sinestesia, en el que un estímulo sensorial de un tipo produce una experiencia involuntaria en otro sentido. Por ejemplo, oír puede desencadenar una percepción "visual" de sabores o colores. El LSD es conocido por producir una sinestesia audiovisual transitoria, pero en las personas ciegas, uno de esos sentidos está ausente.

Blue Pentagon, un hombre ciego de nacimiento que tocaba música de forma amateur desde niño, tomaba un tipo de LSD llamado Blue Pentagon por su forma y color, fumó grandes cantidades de marihuana tras los 40 años y experimentó con mescalina y psilocibina (hongos mágicos). En su testimonio nos explica que, aunque tomaba droga desde joven, el LSD era con la que se sentía más conectado, experimentando a través del oído, tacto, emociones pero nunca visualmente.

Expresa que era diferente a soñar. A diferencia de en el sueño, sabía claramente que estaba despierto, aunque en un territorio desconocido. Cuando oía música, sentía que se sumergía en una bella cascada, una experiencia mayoritariamente táctil. Este efecto se limitaba en concreto al concierto de Brandenburgo nº 3 de Bach. Describe que podía oír los violines tocar en su alma y encontrarse en un monólogo de una hora alternando tonos de voces. El LSD le proporcionaba tridimensionalidad a la música, oyéndolos profundos y retrasados, como si se desligara. Sentía como resonaba en su mente, como si la música permaneciera en ella mientras escuchaba las nuevas notas, como un bucle. Percibía que se entendía mejor a sí mismo, a la gente y la música que oía. Reparaba que su mente no podía contener más información. Cuenta que, de camino a casa de un amigo, tocó un árbol y se sintió increíble, como si fuera un árbol del bosque o la selva. Caminaba sin percatarse de su peso, como si corriera a tal velocidad que volara.

También percibía el habla ajena como distorsionada, pudiendo oír las palabras individuales, reconocer que era su propio idioma pero no entender su significado, como si lo hubiera olvidado y no tuviera sentido. Esta afasia es común, pero suele asociarse con la estimulación visual, no recordando el nombre o función de los objetos, pero sabiendo usarlos.

Al tacto, todo se sentía aterciopelado. Tampoco podía, o al menos no sabía si lo hacía, cerrar las manos con tanta fuerza como quisiera. Al combinar el LSD con la marihuana y tocar varias caras, además de la suavidad de su piel, notaba los ojos, naríz y boca distorsionados. También sentía como el tiempo se estiraba y tardaba mucho en hacer ciertas cosas.

El consumo de LSD provocaba que sus pensamientos fueran más profundos. Bajo su influencia, soñaba en prosa. Los lugares no eran importantes y rara vez sabía dónde estaba. Solo recordaba los sonidos y sucesos del sueño. Con el LSD, no siempre podía dormir, pero de hacerlo, sus sueños eran extremadamente detallados, ocasionalmente en un idioma muy shakesperiano y, normalmente, eran más dudaderos.

A diferencia del LSD, con los hongos la experiencia no era tan rica y se dormía sin notar mucho el efecto. Con la mescalina, se notaba más contemplativo y más consciente de sus pensamientos, siendo muy consciente de que la sustancia le estaba alterando la mente. Los hongos y la mescalina controlaban sus pensamientos. En general, aunque tenía experiencias táctiles y olfativas, la sonoras eran las más destacadas.

Finalmente, dejó los alucinógenos en 1975 porque estaba comenzando a aislarse y comenzaba a preocuparse de lo que decía la gente sobre él. Por último, dejó el cannabis en 1993 cuando comenzó a jugar ajedrez competitivo.

En resumen, la experiencia nos cuenta la ausencia de alucinaciones visuales, la calidad e intensidad de la experiencia y la capacidad de las drogas psicodélicas de producir sinestesia temporal, afasia sensorial y distorsión de la percepción temporal entre sujetos ciegos.

Fuente:

  • Dell'Erba, S., Brown, D. J., & Proulx, M. J. (2018). Synesthetic hallucinations induced by psychedelic drugs in a congenitally blind man. Consciousness and cognition60, 127-132.

Comentarios

Lo más popular de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

El hombre globo que no podía defecar

Entrada originalmente publicada en Medizona Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses, exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).

Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

La familia azul

No se trata de ningún mito ni leyenda, sino de una historia real; la gente azul de Kentucky estaban en un enclave aislado de apalaches que vivían con una embarazosa coloración cutánea hasta que un hematólogo encontró una solución. Según la historia, un huérfano francés llamado Martin Fugate se estableció en las orillas de Troublesome Creek al este de Kentucky. Se casó con una pelirroja de piel muy pálida llamada Elizabeth Smith. Ellos desconocían que su unión daría lugar a descendencia de color azul.

¿Por qué el café da ganas de cagar?

Sí, lo sé, "cagar" no es un término muy elegante y podría haber escogido multitud de alternativas (Defecar, excretar, evacuar, deponer, así como tantos otros), pero resulta el más reconocible. Al fin y al cabo, ¿quién no se ha hecho esta pregunta con estas mismas palabras? Desde luego, la ciencia la ha contemplado y presentado una respuesta. Es una situación que no todos han experimentado, ni siquiera la totalidad de bebedores de café, pero quien lo ha notado conoce perfectamente la sensación.

Es un fenómeno que no va mucho más allá de lo que sugiere el título: cuando se bebe café, al poco tiempo se produce una sensación que incita a ir al baño. Si lo conoces de primera mano, el trayecto al retrete es tu rutina, parte de tu día a día. Te tomas tu café y sabes que la sensación no tardará en llegar, aunque no sepas por qué.