Ir al contenido principal

¿Cómo se explica que Jesucristo sea hijo de la virgen María sin intervención masculina?

En la religión cristiana se acepta con normalidad que Jesús es hijo de la virgen María. Si lo acepta su esposo a pesar de que tres hombres aparezcan sospechosamente de la nada a entregarle regalos, ¿con qué derecho vamos a criticarle el resto? El problema radica más allá de su virginidad o, más bien, derivada de esta. Ya no es solo que no tuviera una concepción sin gameto masculino sino que, si Jesús era realmente un hombre, ¿de dónde obtuvo el cromosoma Y? Para ello debemos repasar las posibilidades.

Como vemos en Lucas 1:26-35, María afirma que no conoce varón, pero el ángel Gabriel le asegura que tendrá un hijo:
Y al sexto mes, el ángel Gabriel fué enviado de Dios á una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, A una virgen desposada con un varón que se llamaba José, de la casa de David: y el nombre de la virgen era María. Y entrando el ángel á donde estaba, dijo, ­Salve, muy favorecida! el Señor es contigo: bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vió, se turbó de sus palabras, y pensaba qué salutación fuese ésta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado gracia cerca de Dios. Y he aquí, concebirás en tu seno, y parirás un hijo, y llamarás su nombre JESUS. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará el Señor Dios el trono de David su padre: Y reinará en la casa de Jacob por siempre; y de su reino no habrá fin. Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? porque no conozco varón. Y respondiendo el ángel le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la virtud del Altísimo te hará sombra; por lo cual también lo Santo que nacerá, será llamado Hijo de Dios.
Lucas 1:26-35 (RVA)
Esto sirve para remarcar que ya en la Biblia subraya que no hubo intervención masculina. No es una invención posterior.
Una posibilidad que ocurre en 4 de cada 100 000 hombres es la presencia de dos cromosomas X, pero ningún cromosoma Y, llamado síndrome De la Chapelle o síndrome XX. En 9 de cada 10 individuos ocurre por un entrecruzamiento cromosómico desigual de los cromosomas X e Y durante la meiosis en el padre. Esto provoca que el gen de determinación sexual que promueve la formación de los testículos esté en el cromosoma X en vez de en el Y. Esto proporciona tres resultados posibles:
  • Hombres con genitales internos y externos normales
  • Hombres con ambigüedades externas
  • Hombres con ambigüedades internas y externas
Las ambigüedades externas pueden consistir, entre otras, en clitomegalia, micropene o hipospadias. La talla y el peso suele ser menor, al igual que el tamaño de sus testículos, que también pueden estar mal descendidos. Además, suelen ser estériles, tener menos vello y libido. En términos generales, tienden a tener rasgos más femeninos.
Como decía, 9 de cada 10 presentan este síndrome por la presencia del gen de determinación sexual (SRY) en el cromosoma X. En el resto la causa es desconocida, sugiriéndose mutaciones en el gen SOX9, el gen DAX1, SF1 o WNT4. Si su concepción no implicara ninguna participación masculina, esta sería la opción más probable ya que esos genes no están en el cromosoma Y, a menos que de alguna manera María tuviera el gen SRY de su padre y no se hubiera manifestado hasta llegar a su hijo. En cualquiera de los casos, al provenir de una reproducción asexual, Jesús sería un clon masculino de su madre. 
Una posibilidad de considerarse la partenogénesis
Aquí es cuando las cosas se ponen interesantes. Normalmente se asume que Jesús y su madre eran humanos, pero no tendría que ser así. Mediante la partenogénesis, la virgen María podría tener descendencia por sí sola, como los gusanos planos, rotíferos, tardígrados, crustáceos, insectos, anfibios, reptiles y algunos peces y aves. Dado que no se conocen casos de partenogénesis en mamíferos producida de manera natural, es más probable que simplemente no lo fueran. Esto revolucionaría nuestra concepción de Cristo, ya que podría haber sido un reptil, crustáceo o a cualquiera de los grupos de seres vivos mencionados en vez de ser el típico palestino blanco de ojos azules.

Si su nacimiento hubiera sido por partenogénesis, podría limitarse el número de especies al que pertenecen el Mesías y su madre. Si realmente era de sexo masculino, sin complicarnos con las múltiples posibilidades (síndrome XX, mujer disfrazada, cambio de sexo milagroso, etc), podríamos descartar que perteneciera a especies como el huico del pastizal del desierto (Aspidoscelis uniparens), que solo tiene descendencia femenina. Sin embargo, abriría la posibilidad a que fuera, por ejemplo, un dragón de Komodo. De ser así, Tim Minchin en Woody Allen Jesus no habría estado muy desencaminado en su descripción.
El grafito de Alexámenos se considera una burla a un cristiano, mostrando a Jesús con cabeza de burro, pero asumimos demasiadas cosas. Nos parece normal la imagen popular de Jesús, ya no solo por su tez quizás más blanca incluso que la de los romanos, sus ojos azules y clásico atractivo, sino su túnica blanca impoluta, a pesar de distribuir su tiempo entre estar de pie o caminando. ¿No podría Jesús ser de otra especie? La búsqueda de pruebas de un Jesús humano histórico es infructuosa, quizás porque debiera indagarse sobre otro tipo de organismos. Al fin y al cabo, hablamos de un tipo que supuestamente caminaba sobre el agua, multiplicaba panes y peces, convertía el pan y el vino, además de curar a enfermos. No sería tan descabellado. Su aspecto solo sería un problema para los sacerdotes, que probablemente deberían compartir especie. Por otra parte, al no ser humanos ni Jesús ni su madre, permitiría que estuviesen libres del pecado original.

El problema al respecto es que este no será nunca un debate aceptado en la iglesia. No provocará ningún cisma ni iniciará la fundación de ninguna denominación partenogénica o de los cromosomas XX.

Comentarios

  1. La otra opción, siguiendo la Navaja de Occam, és que todo se deba a un error de traducción. Cito de un blog de traducción-interpretación (komaberribat.com): "Se ha descubierto que en el texto original en hebreo se emplea la palabra “ha-almah”, una palabra similar a “joven mujer” o “soltera” en castellano. El error en la traducción surgió cuando el mismo texto se tradujo del hebreo al griego, utilizando la palabra “parthenos”, que quiere decir virgen, en el nuevo texto. La palabra para decir virgen en hebreo es “bethulah” y no se puede encontrar en el texto original. Esto quiere decir que el que escritor original del texto hebreo no quiso decir “virgen” refiriéndose a María, sino que quería decir chica “joven”.
    Tira por el suelo el dogma de la Iglesia (por eso me gusta), pero para que iban a empañar con la verdad un bonito cuento?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las soluciones más lógicas. No sería extraño porque debido a las traducciones, la Biblia tiene elementos que aparecen en unas ediciones y otras no.

      Pero, a pesar de todo, la entrada es más una broma para explorar posibilidades tan disparatadas como las que nos dan por buenas.

      Eliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

¿Cómo concebían a los extraterrestres antes del siglo XX?

Conforme quedaban menos tierras desconocidas que descubrir en los mares, los catalejos se sustituyeron por telescopios que desviaran la mirada al cielo. Según se descubría más del espacio exterior, más hablaba la prensa y la ficción de especies extraterrestres, como los selenitas de la Luna y los marcianos de Marte . Pero, a pesar de todo, la idea de mundos lejanos habitados no se inventó en el siglo XIX. Cosmos único o múltiple En la antigua Grecia, el debate filosófico se disputaba entre la pluralidad de mundos. Por una parte se encontraban los atomistas como Leucipo de Mileto y Demócrito (c. 460-370 a.C.), quienes defendían que el movimiento constante y aleatorio de los átomos infinitos podría formar múltiples universos. De esta manera, si se pudo formar nuestro universo, no había ninguna premisa que impidiera la existencia de otros. Epicuro (341-270 a.C.) y Lucrecio (c. 99-55 a.C.) mantuvieron la misma opinión siglos después. Por otra parte, tanto Platón (c. 427-347 a.C.) como Aris

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in

Si Caín mató a Abel, ¿con quién tuvo hijos?

En el Génesis se dice que Dios prefirió el sacrificio de los mejores animales del rebaño de Abel que la ofrenda de los productos de la tierra de Caín, primogénito de Adán y Eva. Las consecuencias son de sobra conocidas: Caín mata a su hermano Abel y, al ser descubierto, es maldito con una marca con la que su trabajo agrícola sería estéril a la vez que condenaría a quien lo matase. El problema que se plantea es que, siendo Adán y Eva los primeros humanos y Caín el único hijo vivo, la única manera de tener descendencia por vía sexual es mediante el incesto o nuevos hijos de la pareja primigenia.

¡Cuidado con el queso y las mujeres!

Tradicionalmente, se dice que comer queso antes de dormir provoca pesadillas , causadas por seres malignos y brujas . Sus artes mágicas explicarían, bajo esta interpretación, el peso en el estómago y la incapacidad de moverse. Esta indigestión que conecta el queso con seres como las brujas y las súcubos tiene una relación más profunda, pues alude a todas las mujeres, buenas o malas. El queso podía referirse tanto a la mujer protectora y maternal como a la atractiva y peligrosa que capturaba al hombre como una trampa a un ratón. Las características del queso o la forma de tomarlo podían aludir a distintos tipos de mujeres. Por extensión, el queso también se refería al sexo, ya sea mencionándose su consumo o su fabricación. Por el contrario, los hombres eran mencionados con el pan. Ambos podrían sugerir un vínculo con los trabajos agrícolas, situando a los hombres agricultor de grano y a las mujeres como lecheras. En la literatura La Odisea de Homero presentaba una escena que inicialme

El níspero, la fruta que perdió su identidad

Si se habla de nísperos, posiblemente te venga a la mente un fruto carnoso y anaranjado de primavera que puede consumirse fresco todo el año. Sin embargo, en la Europa medieval, el níspero era un fruto cosechado a finales de otoño y consumido en invierno, ya que debía almacenarse hasta que empezaba a pudrirse, momento en el que era apto para el consumo. Estas diferencias no son producto de la selección artificial, sino del abandono de un fruto por otro. Historia y cultivo Los nísperos mencionados son las níspolas, níspero europeo, común o de palo ( Mespilus germanica ) y el níspero japonés ( Eriobotrya japonica ).  Níspero europeo Se postula que el origen del primero se sitúa en el Cáucaso, el norte de Asia menor y el este de los Balcanes. En fuentes cuneiformes podría haber sido mencionado como sennur en sumerio y salluru en acadio, también interpretados como ciruela. La domesticación y extensión de su cultivo durante el primer milenio antes de nuestra era es incierta pero, entre el

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no