Ir al contenido principal

Fulguritas, los rayos petrificados


Pocos fenómenos naturales son tan poderosos y efímeros como los rayos, o eso se suele creer. Las fulguritas o "rayos petrificados", son  huellas cristalinas que se quedan en la arena o en las rocas expuestas. Tan frágiles como hermosas, las fulguritas son la segunda mejor cosa que coger después de poder contener un rayo en la mano.

La palabra fulgurita deriva de "fulgur", que significa rayo en latín. Eso es solo parte de la historia, la acción comienza cuando el rayo golpea el suelo. De promedio, un rayo tiene un gigajulio de energía - suficiente poder para alimentar una casa durante una semana, o 300 kilowatios-hora. Cuando cae en el suelo hace su presencia vaporizando la tierra y la arena a lo largo de su trayectoria, bifurcándose hasta los 6 metros de profundidad. La temperatura del silicio (dióxido de silicio) alcanza los 50.000 grados convirtiéndose en un tubo hueco alineado, lo que esencialmente es un cristal: la fulgurita.



Se estima que hay 16 millones de tormentas eléctricas anuales, la mayoría con múltiples rayos. Se piensa que estas condiciones han sido idóneas para la formación de fulgurita, con lo que el gran número de rayos que han golpeado el suelo arenoso durante innumerables siglos ha dado lugar a multitud de fulguritas (o fragmentos de las mismas) dispersas por el terreno.


Los arqueólogos que trabajan cerca de la villa de Corrie en la costa de la isla escocesa de Arran en 1966 hicieron un descubrimiento sorprendente: ¡una fulgurita fosilizada! A juzgar por la edad y la naturaleza de la arenisca circundante, el rayo que creó el fósil cayó hace unos 250 millones de años al final del periodo Pérmico. Pensamos que nuestro planeta ha cambiado mucho desde la era antigua, antes de que los dinosaurios aparecieran, pero los procesos físicos fundamentales que impulsan el ciclo hidrológico, incluyendo los rayos, obviamente no.

El fósil de fulgurita de la villa de Corrie se formaría cuando un rayo cayó  sobre la cresta de una duna de arena, vitrificando y vaciándola en un tubo de vidrio de longitud y profundidad desconocida. ¿Desiertos en Escocia? Hace 250 millones de años, lo que conocemos como las islas británicas era parte de Pangea, un enorme supercontinente con vastas regiones desérticas en su interior.

Las fulguritas más fáciles de encontrar y recuperar son aquellas que se han formado recientemente y han perdido la estructura de la sal. La cambiante arena hace que las fulguritas puedan ser fácil de ver y relativamente sencillas de recoger. Se podría comparar las fulguritas en las dunas con las cajas de arena de los gatos, claro que a gran escala.

La expansión de la actividad humana en las regiones que antes estaban desoladas como el Sahara, el desierto de Gobi o el interior de Australia, ha ayudado ha hacer a las fulguritas más conocidas entre los coleccionistas que lo tienen más fácil para conseguirlas, y a la vez, más baratas.


Actualmente, el brillante y cristalino interior de muchas fulguritas es llamado lechatelierita. En algunos casos, el tubo puede estar completamente relleno de cristal. La gente ha trabajado con lechatelierita desde tiempos prehistóricos y hay ejemplos bastante bellos como se muestra claramente en las fotos de arriba.

Es posible que las sociedades antiguas encontraran un conexión entre el rayo, la arena, y el cristal del interior de las fulguritas; entonces se fundió artificialmente la arena para crear el primer cristal.

Fulgurita artificial

A principios de mayo del 2006, algo llamó la atención de un peatón que seguía su camino por la acera de cemento en la esquina de Colfax y la 24ª en Minneapolis, Minnesota. De acuerdo con el descubrimiento, "La grieta era de unos 3 metros de largo y estaba dividida en 5 segmentos, cada uno de 2 centímetros de profundidad...en un examen más preciso, encontró en los bordes de la grieta algo completamente incrustado con cristal negro, algo que se podía coger fácilmente."

Aunque las características de la grieta tienen mucho en común con las de las fulguritas clásicas, la estructura horizontal de esta y su localización justo debajo de las líneas eléctricas apuntan más prosaico, aunque eso sí, con el mismo origen eléctrico.


Las caídas de las líneas eléctricas son una cosa; crearlas artificialmente lanzando rayos es otra muy distinta. Eso es exactamente lo que hizo el artista Allan McCollum, pero no una, sino cientos de veces en el verano de 1997. Los resultados van desde tubos de vidrio delgados no más largo que una pajita hasta la madre de todas las fulguritas, un monstruo de 17 metros de profundidad que figura  en el libro Guinness de los records como el más largo del mundo.


McCollum llevó a cabo sus experimentos con el Centro Internacional de Investigación y Prueba de Rayos de la Universidad de Florida en y su base de operaciones fue la base de la guardia nacional de Camp Blanding, cerca de Starke, Florida. En lo que se conoce como El Evento, los rayos son atraidos por pequeños cohetes que son lanzados a dos o trescientos pies de altura (61-90,5 m) en las nubes de tormenta - cada cohete tenía en la cola un hilo de cobre ultrafino que se mantuvo en tierra y que dirigió los rayos provocados. ¡Benjamin Franklin estaría orgulloso!


Además de los rayos, hay otro par de maneras de crear cristal de la arena. Ambos métodos implican la aplicación de una fuerza extrema resultado de un temperaturas excepcionalmente altas. El primero es el impacto de un meteorito, como el que creó el crater Kebira en la frontera entre Libia y Egipto hace 30 millones de años. Un gran área fue expuesta a la arena fundida, que al enfriarse tomó un color verde amarillento. El llamado cristal libio del desierto fue apreciado por los antiguos egipcios, y una pieza trabajada y dispuesta en el centro de este peto ornamentado diseñado para el faraón Tut.


El vidrio también puede ser creado por la tierra o al nivel del suelo por las explosiones atómicas. La primera explosión atómica tomó lugar el 16 de Julio de 1945 en la prueba de White Sands cerca de Alamogordo, en Nuevo México. Conocida como "Trinidad", la prueba de 20 kilotones dejó una gran área en la zona cero cubierta con cristales verdes. Apodado "trinitita", el cristal era (y aún es) ligeramente radiactivo y es muy codiciado por coleccionistas y cazadores de recuerdos.

Los meteoritos, las bombas atómicas...de repente los rayos se ven mucho mejor, aunque creo que no querrás estar demasiado cerca cuando uno caiga del cielo.

Traducido de Webecoist
Original publicado en Menéame

Comentarios

  1. ¿Y en qué regiones de la Tierra se pueden encontrar más a menudo fulguritas? Porque dado para que se de este fenómeno tiene que darse una serie de condiciones

    ResponderEliminar
  2. Si quieres fulguritas antiguas tienes que irte al Sahara o al desierto de Gobi. Si las quieres nuevas, tendrás más posibilidades de conseguirlas en un sitio donde haya tormentas eléctricas y mucha arena. Aunque siempre puedes fabricarlas tu mismo con un cable de alta tensión.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante ...todo un descubrimiento en @MasScience

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.