Ir al contenido principal

F.lux: ¿el ordenador no te deja dormir?

Para los que estamos acostumbrados a usar el ordenador por la noche, hay un problema muy típico. Pueden ser las 10 o incluso las 12, ya tenemos ganas de dormir, pero decidimos mirar unas cuantas cosas más y en cuanto pasa media hora el sueño desaparece completamente. Así pasan varias horas hasta que al final caes por agotamiento o aburrimiento.

El problema está en la luz que emite la pantalla del ordenador. La luz emitida es equivalente a la que recibimos del Sol, sea la hora que sea, el ordenador emite luz para un ámbito diurno. El problema es que por la noche, si queremos dormir, aunque no lo quieras, la luz te pone en alerta hasta que al final pasan varias horas y te duermes.

Aunque igual no sabías que el estado de alerta provocado por la luz era el que te quitaba el sueño, lo que quiero mostrarte es una forma de dormir mejor. Se trata del programa F.lux, para Windows, Mac y Linux.

Este programa adapta la iluminación de la pantalla a la hora del día y al lugar donde vives. Esto quiere decir que solo se notará el cambio cuando anochezca. Se descarga e instala rápidamente y puedes desactivarlo cuando lo consideres necesario (por ejemplo, si realizas una tarea que requiera reconocer bien los colores).

Comentarios

  1. Buena esa, lo baje ayer y funciona de maravilla, ya puedo ir a dormir a mis horas

    ResponderEliminar
  2. Yo llevo varios días usándolo y parece que funciona porque ya no me cuesta dormir.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario en la entrada

Rellena este formulario para publicar un comentario. En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.