Ir al contenido principal

Carta de Aldous Huxley a George Orwell

En octubre de 1949, pocos meses después de la obra maestra distópica de George Orwell, 1984, este recibió una fascinante carta de su compañero escritor Aldous Huxley (quien, 17 años antes, había publicado su propia visión terrorífica de la sociedad como "Un mundo feliz"). Lo que empieza tiendo una carta de alabanza, pronto se convierte en una breve comparación de las dos novelas, y su explicación de por qué Huxley prefiere la suya por ser una predicción más realista.

Wrightwood. Cal.
21 de Octubre, 1949

Querido Sr. Orwell,

Fue muy amable por su parte pedir a sus editores que me enviaran una copia de su libro. Llegó mientras estaba en medio de un trabajo que requería mucha lectura y consulta de referencias; y dado que mi pobre visión ha hecho necesario que racione mis lecturas, he tenido que esperar mucho tiempo antes de poder embarcarme en 1984.

Estando de acuerdo con todas las críticas que se han escrito sobre él, no tengo que decirle, una vez más, cuán fino y profundamente importante es el libro. En vez de ello podría hablar de las cosas de las que trata el libro. ¿La revolución definitiva? Los primeros indicios de una filosofía de la revolución definitiva - la revolución que va más allá de la política y la economía, y que tiene como objetivo la subversión total de la psicología y fisiología individual - se encuentran en el Marqués de Sade, que se consideraba a sí mismo como el continuador, el consumador, de Robespierre y Babeuf. La filosofía de la minoría dominante de 1984 es el sadismo que ha sido llevado a su conclusión lógica, yendo más allá del sexo y negándolo. Parece dudosa que la realidad de la política del "pisotón en la cara" pueda durar indefinidamente. Mi propia creencia es que la oligarquía gobernante encontrará maneras menos arduas y derrochadoras de gobernar y satisfacer su ansia de poder, y esas maneras se parecerán a las que describí en Un mundo feliz. Recientemente he tenido ocasión de ver la historia del magnetismo animal e hipnotismo, y me ha sorprendido bastante la manera en la que, durante ciento cincuenta años, el mundo ha rechazado tomar conocimiento serio de los descubrimientos de Mesner, Braid, Esdaile, y el resto.

Por una parte por el materialismo imperante y por otra por la respetabilidad prevaleciente, los filósofos y hombres de ciencia del siglo XIX no estaban dispuestos a investigar los hechos más extraños de psicología para hombres prácticos, como políticos, soldados y policías, para aplicar en el ámbito del gobierno. Gracias a la ignorancia voluntaria de nuestros padres, la llegada de la revolución definitiva se retrasó cinco o seis generaciones. Otro golpe de suerte fue la incapacidad de Freud para hipnotizar con éxito y el consecuente desprestigio del hipnotismo. Esto retrasó la aplicación general del hipnotismo en psiquiatría en al menos cuarenta años. Pero ahora el psicoanálisis está siendo combinado con la hipnosis; y la hipnosis se ha simplificado y hecho indefinidamente extensible a través del uso de barbitúricos, que inducen un estado hipnótico y sugestionable incluso en los sujetos más recalcitrantes.

En el curso de la próxima generación creo que los amos del mundo descubrirán que el condicionamiento infantil y la narcohipnosis son más eficaces como instrumentos de gobierno que los garrotes y los calabozos, y que el ansia de poder puede satisfacerse completamente sugiriendo a la gente a amar su servidumbre como si a latigazos y puntapiés se le impusiera la obediencia. En otras palabras, en mi opinión la pesadilla de 1984 está destinada a modularse, llegando a ser así la pesadilla de un mundo que se asemejará más al que imaginé en Un mundo feliz. El cambio de se producirá como resultado de una sentida necesidad de mayor eficacia . Mientras tanto, por supuesto, puede desarrollarse una guerra biológica y atómica a gran escala, en cuyo caso tendremos que soportar pesadillas de otro género, apenas imaginables

Gracias de nuevo por el libro

Le saluda atentamente,
Aldous Huxley

Si te ha gustado la carta, quizás te interese la crítica previa de George Orwell a el Mein Kampf de Adolf Hitler.

Fuente: Letters of note

Comentarios

  1. En parte estoy de acuerdo con Huxley. El condicionamiento actual va más por el lado de adormecer a las masas con placeres inmediatos que por el de la represión y el miedo.

    Interesante carta. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. El futuro de Huxley sería peor, puesto que en el de Orwell se podría llegar a un punto en el que el sistema sea insostenible y/o la población despierte.

    En el de Huxley es como si todos estuviéramos enganchados a "Sálvame", felices en nuestra ignorancia y sin motivo para cambiar.

    ResponderEliminar
  3. Por ahora parece que más bien el método es el de la subvención: para que un conjunto grande de n individuos me produzcan cierto beneficio b, necesitando sólamente m individuos, tengo que subvencionar a (m-n) individuos un mínimo para que no pasen tantas necesidades como para sublevarse y cambiar el orden establecido.

    ResponderEliminar
  4. Shock-testing económico, los chinos mañana no dejaran de consumir petróleo que gradualmente se encarecerá y a consecuencia todas las cadenas de producción, si tenemos poco con los recortes el dia que la gasolina repique a los 2 por litro, todo país de este mundo sucumbirá al hambre y la pobreza. La espiral descendente la tenemos frente a nuestros ojos. Solo se puede salir si nos apartamos de las grandes ciudades y conseguimos ser autosuficientes, solo o en comunidades alternativas a las realidades de mercado a las que nos exigen que tendremos que adaptarnos sea como sea... Personalmente, no voy a regalar los diez mejores años de mi vida a un cómputo de intereses compuestos de los cuales nunca me va a devolver, siquiera apreciar el trabajo. Yo no soy un numero, y para convertirme en un numero prefiero regalar mi vida a una ecoaldea, que estoy seguro tardarán mucho en tomar medidas en contra de ese hilo de vida que todavía nos queda.

    ResponderEliminar
  5. ¿Y no creéis que tenemos una combinación de ambas visiones?

    Por un lado está el mencionado adormecimiento logrado por el entretenimiento, tan variado que cubre todo el espectro de lo que querríamos y aún así sigue siendo capaz de generarnos nuevas necesidades.

    Por otro lado tenemos la represión no solo en las calles, como hemos podido ver ante manifestaciones pasivas, sino a través de las propias leyes, siendo cada día más difícil hacer nada libremente a la vez que estamos obligados a tragar con más cosas.

    En cualquier caso, no hay nada que dure eternamente, lo que no significa que seamos nosotros los que veamos el final de lo que sucede en la actualidad.

    ResponderEliminar
  6. Aquí una traducción menos accidentada: http://goo.gl/2De5s

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante, gracias.

    ResponderEliminar
  8. Yo quiero recordar la "represión de colectivo" de Orwell: Hay una "moral" imperante y nadie puede salirse de ella o serán castigados y recriminados por ello. Todavía queda algo de eso y todavía se sugiere a través de los contenidos televisivos.

    El otro punto es la necesidad del Establishment de inducir a la masa a determinadas opiniones para poder consumar determinados objetivos, valga como ejemplo la campaña mediática anti-islám, etc etc etc.

    Y por descontado el control. Control que ahora se hace patente en la red por parte de equipos policiales y servicios de inteligencia, bien estatales bien privados, en aras de una eufemística seguridad (que nos proteja de males que ellos mismos han promovido).

    Todo esto es muy orwell.

    ResponderEliminar
  9. Añadiría de todas formas que el relato de Orwell se caracteriza mucho por los medios tecnológicos que el Estado pretende alcanzar. Es el Estado de Stalin con los recursos de nuestro tiempo. Es algo que existe en Corea del Norte, donde de hecho van mucho más allá.

    ResponderEliminar
  10. En mi querido pais, estamos sufriendo un terrible estado Huxleyano, Los medios como la tv nos contaminan, realities, farandula de la estrellas, y mucha basura audiovisual sin contenidos útiles. Muchas posibilidades de adquirir bienes materiales, a costa de esclavizarse con créditos y amarrándose aún más al sistema.

    Sufrimos de una falsa felicidad y porvenir, es triste.

    Espero con ansias leer ambos libros, 1984 y Brave New World.

    Saludos desde Chile

    Despierten!

    ResponderEliminar
  11. Buen artículo. Aquí un resumen Huxley vs Orwell
    http://egotuussum.com/2015/08/26/asi-nos-controlan-las-clases-dominantes/

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.