Ir al contenido principal

¿Cómo pueden los buhos girar completamente la cabeza y no morir en el intento?

Si alguna vez has intentado imitar a la niña del exorcista, posiblemente hayas acabado retorciéndote patéticamente sobre ti mismo. Y si lo has conseguido, posiblemente estés muerto al destrozarte las arterias que van a la cabeza. Sin embargo, como si estuvieran poseídos por el mismísimo demonio, los búhos pueden girar la cabeza en una amplitud de 270º.


Usando angiografías y tomografías computarizadas en cadáveres de búhos, e imitando el flujo sanguíneo, se estudió las arterias que van desde el cuello a la base del cráneo. Entonces descubrieron que, a diferencia de lo que pasa en los humanos, los vasos se hinchaban conforme se introducía contraste.
Haz clic para agrandar la imagen

Los investigadores supusieron que estos depósitos de sangre permiten a los búhos realizar rotaciones de gran amplitud, minimizando la interrupción del flujo. Otra diferencia respecto a nosotros son los foramenes transversos de las vértebras cervicales (los orificios laterales por donde pasan las arterias vertebrales). En este caso, su diámetro era 10 veces mayor que la arteria que contenía. Esto permite que las arterias vertebrales se muevan cuando el búho gira la cabeza.

Además, a diferencia que en otras aves, la arteria vertebral en vez de entrar en la 12ª vértebra cervical, lo hace en la 14ª. También tienen una pequeña anastomosis entre las arterias vertebrales y carótidas que permiten que se intercambie la sangre entre ambos pares de vasos. Esto permite un flujo ininterrumpido de sangre al cerebro, incluso cuando la ruta está bloqueada por una rotación cervical extrema. En los humanos, el equivalente sería el polígono de Willis.


Fuente:
  • Credit: Fabian de Kok-Mercado, Michael Habib, Tim Phelps, Lydia Gregg, and Philippe Gailloud, Johns Hopkins University School of Medicine, Department of Art as Applied to Medicin 
  • Io9

Comentarios

Entradas populares de este blog

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.

3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

El hombre globo que no podía defecar

Algo que siempre fascina de la medicina son los casos raros, los que superan los límites de lo que creíamos posible. Como espectadores de un museo de los horrores o un circo de monstruos, observamos lo que escapa a nuestro entendimiento.  Ese interés impulsó los circos de fenómenos y, aunque perdieron su popularidad, el interés persiste, solo que ahora no deshumaniza a quien es diferente.

El "hombre globo" o la "bolsa de viento" nació con normalidad, sin mostrar nada anómalo hasta los 18 meses. exceptuando un gran abdomen, irregularidades intestinales y estreñimiento. Conforme crecía, también lo hacía el tamaño de su abdomen y su estreñimiento. A los 16 su colon podía pasar un mes sin exhibir movimiento y a los 20 se exhibió en un Dime Museum(1) con los nombres con los que empecé este párrafo.