Ir al contenido principal

La singular vida de la orquídea subterranea


Bella y extraña, la Rhizanthella gardneri es una especie de orquídea en peligro de extinción del estado de Australia Occidental que pasa todo su ciclo vital bajo tierra. Es un parásito, extrayendo sustento de una especie de hongo que vive simbióticamente con las raíces del arbusto escoba (Melaleuca uncinata) en el interior de Australia Occidental. A pesar de haber perdido la habilidad de fotosintetizar su propio alimento, esta orquídea subterránea aún conserva sus cloroplastos - orgánulos celulares con sus propios genes presentes en la mayoría de las plantas y que sirven para realizar la fotosíntesis. Rhizanthella gardneri es la planta con menos genes para los cloroplastos, que además no están implicados en la fotosíntesis. Esos genes restantes y su funciones pueden proporcionar una nueva visión de los procesos fundamentales en la vida de las plantas.


Esta inusual orquídea se encuentra en estado crítico de extinción, con solo 50 plantas conocidas en estado silvestre, localizadas en cinco lugares de Australia Occidental. Por su rareza, su ubicación es un secreto. Son muy difíciles de encontrar. El profesor Mark Brundrett de la Wheatbelt Orchid Rescue Project dijo en un comunicado de prensa:

¡Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir ya que a veces se requieren horas de búsqueda bajo los arbustos sobre las manos y rodillas para encontrar tan solo una orquídea subterránea!

Rhizanthella gardneri lleva una vida muy peculiar. La planta pasa todo su ciclo de crecimiento bajo tierra; incluso cuando florece, lo hace varios centímetros bajo la superficie. A diferencia de otras plantas, esta orquídea no fotosintetiza su propio alimento, sino que ha evolucionado para tener una relación parasitaria con un hongo asociado con las raíces del arbusto escoba. (Ciertos tipos de hongos viven simbióticamente con algunos tipos de plantas - el hongo proporciona a la planta nutrientes minerales y agua, y a cambio, la planta le proporciona carbohidratos fotosintetizados). El Dr. Etienne Delannoy, autor principal del artículo científico sobre la Rhizanthella gardneri publicado en Molecular Biology and Evolution, dijo en EarthSky: 

Sí, ¡realmente es una planta extraordinaria! Por ejemplo, hay una relación muy estrecha entre la orquídea, el hongo y el arbusto escoba, hasta tal punto que las semillas de la orquídea solo pueden germinar cuando son infectadas por este hongo particular, siempre y cuando el hongo esté micorrizando [viviendo en simbiosis con] el arbusto escoba. Las semillas son carnosas, lo que es único en las orquídeas. Las ratas se la pueden comer y aún así germinar.

Mientras que la inusual vida de esta orquídea realmente captura la imaginación, guarda otro secreto, en el fondo de sus células.

La fotosíntesis es el proceso con el que las plantas usa la luz solar para convertir el agua y el dióxido de carbono en oxígeno y azúcares. Esto se realiza en los cloroplastos - orgánulos de las células vegetales que les da su color verde. Los orgánulos son sub-unidades presentes en las células y con una función específica. Los cloroplastos además contienen su propio ADN. Los científicos postulan que los cloroplastos se originaron a partir de microbios fotosintéticos autónomos llamados cianobacterias que se incorporaron a las células que finalmente se convertirían en plantas. Durante el curso de la evolución, algunos de los genes de las cianobacterias en los cloroplastos se perdieron o exportaron al núcleo de las células vegetales.

La mayoría de plantas y algas tienen 110 genes en sus cloroplastos, pero no todos están codificados para la fotosíntesis. La clasificación de las funciones de esos genes ha sido difícil de hacer en plantas fotosintétizadoras. Pero las células de la orquídea subterránea no fotosintetizadora aún mantienen sus cloroplastos, y esos cloroplastos solo contienen genes que codifican para funciones distintas a la fotosíntesis. El Dr. Delannoy y su equipo secuenciaron el genoma de los cloroplastos de la Rhizanthella gardneri y encontraron que solo tenía  37 genes, el menor conocido en las plantas. Esos 37 genes contenían instrucciones para sintetizar cuatro importantes proteínas vegetales. Este descubrimiento ha proporcionado un significativo paso adelante hacia el entendimiento del propósito de los cloroplastos en las células vegetales, y podría ayudar a los científicos a entender la evolución y las funciones de otros orgánulos celulares.

Fuente: EarthSky

Comentarios

Lo más popular de la semana

Las incongruencias de la Biblia

En el principio, Dios creó el cielo y la Tierra, pero no pudo encontrar una manera consistente de relatar su historia. La Biblia cuenta múltiples versiones de la misma historia pero pierde la continuidad y la coherencia en demasiadas ocasiones. Se combinen las versiones de un relato o se mantengan por separado, nos encontramos repetidamente en una situación donde no podemos aceptar todas las afirmaciones incongruentes.
Problemas familiares
La primera de esas situaciones ocurre muy pronto. El Génesis comienza, como no podía ser de otra manera, con la creación del mundo. Podríamos discutir si es coherente el orden en el que crea el universo (p.ej. Génesis 1:25-26 y 2:18-19), pero hay una parte más desapercibida. Si tenéis el conocimiento más básico de la Biblia, sabréis cómo fue la creación de Adán y Eva. Puede que debido a ello seas de los que creen que las mujeres y los hombres tienen realmente un número distinto de costillas. Si aún andas perdido, me refiero a la creación de Adán a …

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal, una enfermedad o un medicamento, como el latanoprost. La enfermedad puede ser una  ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario, entre otros.

Los árboles que huelen a vómito, esperma y pescado podrido

Cada año, la primavera deleita a los ciudadanos de Nueva York y Washington D.C. con un delicioso aroma descrito como vómito, esperma y pescado podrido. Es un perfume presente especialmente en las comunidades suburbanas. Los responsables son dos árboles.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.


Para buscar un elemento, usad Ctrl+F. No uséis el buscador del blog porque buscaréis entre todas las entradas, no dentro de ellas. En los navegadores móviles suele estar junto a la URL, la dirección. Pulsad el botón y encontraréis la opción "Buscar en página" o equivalente.
Grupo 1 - Metales alcalinos
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del …

¿Por qué los gatos tienen 7 o 9 vidas?

A veces los gatos son un misterio. Se dice que los gatos tienen siete vidas, pero en otros países tienen nueve. En principio parece seguir la típica tendencia por la que todo es mejor en otros países y hasta los gatos duran más. Es normal que nos liemos, si nos angustiamos buscándole tres patas. Pero, ¿de dónde viene sus múltiples vidas?

¿Qué pasaría si la Tierra dejara de girar en torno al Sol?

La velocidad orbital es la velocidad que tiene un cuerpo para que su órbita sea estable. En el caso de la Tierra, este valor es de 30 km/s. Si aumentara, se compensaría con una órbita mayor. Si disminuyera, el resultado sería el opuesto. Si el Sol desapareciese, el planeta describiría una trayectoria tangencial a la órbita manteniendo la velocidad, como una boleadora al ser lanzada.

Si la velocidad orbital fuera cero, nos pondríamos rumbo a un caluroso destino: el Sol. Según cómo ocurra esto, nuestra extinción será distinta.

Si la Tierra frenara de golpe su trayectoria, ocurriría lo mismo que un autobús que frena brúscamente: los "pasajeros" mantendríamos la inercia, es decir, los 30 km/s. Entonces cada cara de la Tierra nos enfrentariamos a una situación diferente. Por una parte, dado que la velocidad de escape es de 11 km/s y la mayoría estamos en la superficie, incluyendo a aquellos que atravesaran varias plantas a 87 veces la velocidad del sonido, los de una cara contin…

Los 16 placeres: la primera obra sexual censurada por el Vaticano

En 1524, Marcantonio Raimondi publicó I Modi (Las maneras), también conocido como Los dieciséis placeresDe omnibus Veneris Schematibus, donde mostraba 16 grabados de posturas eróticas basadas en las pinturas de encargadas a Giulio Romano por Federico II Gonzaga para el nuevo Palacio del Té en Mantua. Sin embargo, el Vaticano no vio con buenos ojos su publicación, por lo que el papa Clemente VII ordenó encarcelar a Marcantonio y destruir todas las copias de su obra.