Ir al contenido principal

La singular vida de la orquídea subterranea


Bella y extraña, la Rhizanthella gardneri es una especie de orquídea en peligro de extinción del estado de Australia Occidental que pasa todo su ciclo vital bajo tierra. Es un parásito, extrayendo sustento de una especie de hongo que vive simbióticamente con las raíces del arbusto escoba (Melaleuca uncinata) en el interior de Australia Occidental. A pesar de haber perdido la habilidad de fotosintetizar su propio alimento, esta orquídea subterránea aún conserva sus cloroplastos - orgánulos celulares con sus propios genes presentes en la mayoría de las plantas y que sirven para realizar la fotosíntesis. Rhizanthella gardneri es la planta con menos genes para los cloroplastos, que además no están implicados en la fotosíntesis. Esos genes restantes y su funciones pueden proporcionar una nueva visión de los procesos fundamentales en la vida de las plantas.


Esta inusual orquídea se encuentra en estado crítico de extinción, con solo 50 plantas conocidas en estado silvestre, localizadas en cinco lugares de Australia Occidental. Por su rareza, su ubicación es un secreto. Son muy difíciles de encontrar. El profesor Mark Brundrett de la Wheatbelt Orchid Rescue Project dijo en un comunicado de prensa:

¡Necesitamos toda la ayuda que podamos conseguir ya que a veces se requieren horas de búsqueda bajo los arbustos sobre las manos y rodillas para encontrar tan solo una orquídea subterránea!

Rhizanthella gardneri lleva una vida muy peculiar. La planta pasa todo su ciclo de crecimiento bajo tierra; incluso cuando florece, lo hace varios centímetros bajo la superficie. A diferencia de otras plantas, esta orquídea no fotosintetiza su propio alimento, sino que ha evolucionado para tener una relación parasitaria con un hongo asociado con las raíces del arbusto escoba. (Ciertos tipos de hongos viven simbióticamente con algunos tipos de plantas - el hongo proporciona a la planta nutrientes minerales y agua, y a cambio, la planta le proporciona carbohidratos fotosintetizados). El Dr. Etienne Delannoy, autor principal del artículo científico sobre la Rhizanthella gardneri publicado en Molecular Biology and Evolution, dijo en EarthSky: 

Sí, ¡realmente es una planta extraordinaria! Por ejemplo, hay una relación muy estrecha entre la orquídea, el hongo y el arbusto escoba, hasta tal punto que las semillas de la orquídea solo pueden germinar cuando son infectadas por este hongo particular, siempre y cuando el hongo esté micorrizando [viviendo en simbiosis con] el arbusto escoba. Las semillas son carnosas, lo que es único en las orquídeas. Las ratas se la pueden comer y aún así germinar.

Mientras que la inusual vida de esta orquídea realmente captura la imaginación, guarda otro secreto, en el fondo de sus células.

La fotosíntesis es el proceso con el que las plantas usa la luz solar para convertir el agua y el dióxido de carbono en oxígeno y azúcares. Esto se realiza en los cloroplastos - orgánulos de las células vegetales que les da su color verde. Los orgánulos son sub-unidades presentes en las células y con una función específica. Los cloroplastos además contienen su propio ADN. Los científicos postulan que los cloroplastos se originaron a partir de microbios fotosintéticos autónomos llamados cianobacterias que se incorporaron a las células que finalmente se convertirían en plantas. Durante el curso de la evolución, algunos de los genes de las cianobacterias en los cloroplastos se perdieron o exportaron al núcleo de las células vegetales.

La mayoría de plantas y algas tienen 110 genes en sus cloroplastos, pero no todos están codificados para la fotosíntesis. La clasificación de las funciones de esos genes ha sido difícil de hacer en plantas fotosintétizadoras. Pero las células de la orquídea subterránea no fotosintetizadora aún mantienen sus cloroplastos, y esos cloroplastos solo contienen genes que codifican para funciones distintas a la fotosíntesis. El Dr. Delannoy y su equipo secuenciaron el genoma de los cloroplastos de la Rhizanthella gardneri y encontraron que solo tenía  37 genes, el menor conocido en las plantas. Esos 37 genes contenían instrucciones para sintetizar cuatro importantes proteínas vegetales. Este descubrimiento ha proporcionado un significativo paso adelante hacia el entendimiento del propósito de los cloroplastos en las células vegetales, y podría ayudar a los científicos a entender la evolución y las funciones de otros orgánulos celulares.

Fuente: EarthSky

Comentarios

Entradas populares de la semana

Julia Pastrana, la historia real de la mujer oso

Julia Pastrana nació en 1834. Llegó, cubierta de misterio, y su vida fue tan extraña y triste como su nacimiento. Se cree que nació en una pequeña tribu de nativos americanos en las laderas occidentales de México. No se sabe mucho sobre su infancia, pero su primera aparición en público fue cuando, en 1854, la llevaron y la exhibieron en la Gothic hall en Broadway. El nombre con el que se anunciaba era un insulto cruel y triste a su condición. Conocida como "la maravillosa híbrida" o la "mujer oso", también llamada como "La mujer más fea del mundo". Su propietario fue llamado Mr M. Rates y vio su potencial en el mismo momento en el que la encontró, trabajando como criada del gobernador de Sinaloa, México. Dándose cuenta de que podía ganar mucho dinero, decidió empezar mostrándola al público como "El gran fenómeno de la naturaleza". Los periódicos del día dijeron que era horrible, pero elogiaron su buena voz para cantar.

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

La breve y extrañamente interesante historia de las luces de Navidad

Thomas Edison fue conocido por sus absurdas maniobras publicitarias, pero durante la Navidad de 1880 prefirió tocar la fibra sensible. Ese año, en vez de electrocutar a un elefante, iluminó la Navidad.

Por 1880, Edison ya había inventado su lámparas incandescente, y buscaba una manera de publicitarla. Para mostrar su invención las usó en la fiesta de Yule, donde se colgaron lámparas incandescentes en el Laboratorio de Menlo Park, de modo que todos los viajeros que iban en el tren pudieran ver el milagro de la Navidad. Pero Edison es Edison, y decidió ponerlo más difícil encendiendo las luces desde un generador remoto a 8 millas de distancia.

Dos años después, Edward Johnson, un amigo de Edison, mostró el primer árbol de Navidad iluminado en su casa de Manhattan. El árbol, que contaba con 80 luces, era tan imponente como el árbol de Navidad de Charlie Brown (izquierda, clic para agrandar). Como podrías imaginar, la idea de Johnson fue utilizada como publicidad.

Esta tradición puede ha…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Descubriendo el origen de besarse bajo el muérdago

Los origines de besarse bajo el muérdago en Navidad se remonta al siglo XVII. Se creía que poseía un poder mágico que daba la vida y tenía la habilidad de traer la paz entre los enemigos. En Escandinavia, el muérdago era considerado una planta de paz, bajo la cual los enemigos podían declarar la tregua o un matrimonio que discutiera podría besarse y hacer las paces.

En el siglo XVIII, besarse bajo el muérdago tomó un nuevo significado. Se creía que una joven bajo el muérdago no rechazaría ser besada, y que un beso apasionado podría significar el comienzo de un gran romance. Por el contrario, si una mujer no era besada mientras estaba bajo el muérdago, significaba que no se podría casar durante otro año. No hace falta decir, que la Navidad para las chicas jóvenes durante el siglo XVIII estaba tan llena de estrés como de alegría navideña.