Ir al contenido principal

Los tiburones, las "musas" de la serie B

Pescador pesca un tiburón
Últimamente los zombis y los vampiros aparecen prácticamente en todos los medios: cine, videojuegos, cómics, libros, etc. Sin embargo, ya no dominan el género de cine que los vio crecer: la serie B.

Hoy en día, el rey indiscutible de las películas de bajo presupuesto es el tiburón. Si ya de por sí el tema de animales o cosas que se vuelven locos y buscan destruir a la humanidad es muy frecuente (Incluso se podrían incluir a los zombis aquí), el de los tiburones asesinos es más común porque, aunque en menor grado, en la realidad también pueden atacar a los humanos, por lo que así parecen más..."realistas".

Sin embargo, por muy poco que cueste hacer la película, se supone busca rentabilidad.  Tiburón (Jaws) fue un gran éxito, pero sus secuelas no lo fueron tanto, ya que ni sumando sus recaudaciones conseguían superar a la original. Así que la idea de repetir la temática de "tiburón que se come a bañistas", en principio, quedaría descartada para todo aquel que quisiera aprovecharse de la fama del temible escualo.

Aquí es donde se ponen a trabajar las mentes detrás de las producciones que van directas a VHS y DVD. De esta manera, lo cambiarían mil veces de hábitat, de tamaño o incluso lo cruzarían con otras especies para crear la perfecta máquina de matar y recaudar dinero. Su objetivo sería siempre el mismo: el control de la población humana a través de sanguinarios asesinatos. Como suele pasar en la serie B, llega el punto en el que está todo hecho y hay que recurrir a situaciones disparatadas para conseguir la atención del espectador. Esto hace que las películas de tiburones se agrupen en las dos categorías descritas a continuación.

Cambios de hábitat

Los tiburones se han adaptado para ocupar cualquier tipo de ecosistema. Y cuando digo cualquier tipo me refiero a todos. Nada puede truncar su meta homicida. En Tiburón del pantano (2011), se adentran en los pantanos, quitándole al aligátor el puesto de rey de la cadena alimentaria, mientras que en Tiburones bajo tierra (2011) empiezan a abandonar el medio acuático para atacar a los bañistas donde creen estar más seguros: en la orilla. Pero como todos sabemos, una dieta variada es más sana, por lo que, hartos de comer bañadores e implantes de silicona, los tiburones se van a la montaña, como podemos ver tanto en Snow Shark: Ancient Snow Beast (2012) como en Avalanche Shark (2013).

Sin duda, una vez han pasado por mar y tierra, toca que lleguen al aire. En Sharknado (2013) llegan a la ciudad gracias a los vientos de un potente huracán, dejando indefenso a cualquiera, sin importar donde se encuentre. Todo por cortesía de Syfy. La broma continúa en Sharknado: The second one (2014) y Sharknado 3: Oh hell no! (2015), tornándose cansina en Sharknado: The 4th awakens (2016), Sharknado 5: Global Swarming (2017) y Sharknado 6 (2018).

Querría hacer mención especial a Tiburones en Venecia (2008), cuyo título ya describe perfectamente qué la hace especial.

Cambios corporales


Cuanto más grandes, mejor. Si un tiburón estándar es peligroso, por pura lógica, uno 10 veces más grande debe ser proporcionalmente más sanguinario. Siguiendo esta premisa, aunque el concepto del combate de bestias colosales no era nuevo, se presentó Mega Shark Vs. Giant Octopus, que consiguió sorprender con sus escenas absurdas generadas por ordenador.

Super Shark (2011) también nos enseñó otro tiburón gigante capaz de derribar aviones, pero a diferencia de los escualos de Tiburones bajo tierra, no necesitaba ir bajo esta para atacar a la gente de la playa, sino que le basta con deslizarse sobre ella. Gracias a esto podía enfrentarse a un inestable tanque cuadrúpedo.

Pero el tamaño no lo es todo. Si ya hemos visto que un tiburón y un calamar gigante pueden ocasionar incontables daños materiales y personales, su híbrido también. Sharktopus (2010) se presentaba como un arma del ejército que se descontrola para iniciar una sangría veraniega. El resto del argumento sigue el esquema habitual de las películas de animales homicidas. Sus secuelas siguen la estela del megatiburón y lo enfrentan a otra criatura: Sharktopus vs. Pteracuda (2014) y Sharktopus vs. Whalewolf (2015).

En El ataque del tiburón de dos cabezas (2012), un grupo de jóvenes (y Carmen Electra) se ven obligados a desembarcar en un atolón para no hundirse junto a su barco, pero si estuvieran a salvo, no habría película. De esta manera, el tiburón gigante bicéfalo se las ingenia para montarse un festín. Al menos, hasta que tan solo quede la parejita feliz y traumatizada. Como es tradición, le siguieron dos secuelas: El ataque del tiburón de tres cabezas (2015) y El ataque del tiburón de cinco cabezas (2017).

Tras Dinocroc (2004), Roger Corman recupera a la bestia de Up from the depths (1979) en Dinoshark (2010). Como las bestias de Mega Shark Vs. Giant Octopus, Dinoshark es liberado del hielo ártico debido al calentamiento global. Varios años después, cuando ya ha crecido, comienza su matanza.

Por último, aunque no entre en esta categoría, dejo a Jersey Shore Shark Attack (2012), en la que unas perforaciones ilegales liberan a un grupo de lamias albinas antropófagas. El grupo protagonista está formado por guidos y guidettes, como los popularizados en el programa Jersey Shore, que se enfrentarán a los tiburones luciendo mucho músculo y pocas neuronas.

Comentarios

  1. ok... la franquicia de cine no tiene mas ideas y ahora le agrega super habilidades a los animales, casi imposibles de matar, y el final, siempre de manera patética!!
    Me quedo con los tontos zombies y vampiros actuales, de ellos si sabemos q no existen, solo tenemos q preocuparnos de burlarnos de ellos, no tener que tratar de mentalizar aquellas ideas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con más de 14 días, los comentarios no se publicarán hasta que sea revisados.

No se aceptan comentarios incoherentes, en mayúsculas o con enlaces de spam. No es recomendable añadir correos electrónicos ni teléfonos. Se agradecen los comentarios con respeto.

Entradas relacionadas

Lo más popular de la semana

El terror de la masturbación

La preocupación por la masturbación es antigua. Ya el griego Hipócrates de Cos, al considerar que el semen provenía de la médula espinal, temía que el exceso de lascivia desencadenase en enfermedades mentales. Si bien, la preocupación comenzó a crecer con la publicación y éxito de Onania (1712-16) en los Países Bajos, que influyó en L'Onanisme (1760) de Samuel Auguste Tissot, considerado una autoridad en la materia por autores como Kant y Voltaire. Para Tissot, todas las actividades sexuales pueden debilitar, siendo esta debilidad más acentuada en el caso de la masturbación. Calculaba que la pérdida de una onza de líquido seminal equivalía a la pérdida de 40 onzas de sangre. Al ocurrir en la posición yacente, los síntomas empeoraban. Para explicar por qué el coito era menos lesivo, se razonaba que el magnetismo de la pareja compensaba el coste nervioso, por lo que, según Tissot, una pareja sexual bella era beneficiosa o, al menos, no cansaba tanto. A Ti

Los antimascarillas del siglo XX y otros obstáculos de la gripe española

El rechazo al uso de mascarillas durante la pandemia de COVID-19 también estuvo presente un siglo antes, durante la pandemia de la gripe española. Al igual que los antivacunas del siglo XIX , los antimascarillas denunciaban que la obligación de usarlas violaba sus libertades individuales, pero además veían su uso como una amenaza contra la masculinidad. La situación de San Francisco El desarrollo de la pandemia en San Francisco resultó tristemente familiar, tanto por el desarrollo de los acontecimientos como por la respuesta de la población. El 10 de octubre de 1918, William Charles Hassler, doctor jefe de sanidad de San Francisco, advertía sobre la expansión y el peligro de los contagios de gripe en la costa este de los Estados Unidos, advirtiendo sobre el contagio directo por estornudos y la tos. Tan solo una semana después, San Francisco tenía 1654 casos, que aumentaron a 7000 a final del mes en la ciudad y 60000 en el estado. De recomendar mantener la distancia so

¿Realmente dura 30 minutos el orgasmo de un cerdo?

Si llevas el suficiente tiempo en internet, seguro que has oído que los cerdos disfrutan de orgasmos de 30 minutos. Aquí mismo se mencionó un par de veces hace una década y estoy seguro que el dato es mucho más antiguo. Antes que nada, debes saber que si esto fuera Cazadores de mitos , le estamparíamos el cartel de posible. La dificultad para responder a la pregunta radica en que desconocemos qué sienten los cerdos cuando copulan, por lo que no sabemos si sienten el orgasmo. Lo que sí sabemos es que la eyaculación en cerdos macho de alto rendimiento obtenida mediante estimulación manual usando guantes es de 6,3 minutos de media, con un mínimo de 2 minutos y un máximo de 31. También variaba mucho el volumen eyaculado, con una media de 251 mL con extremos de 40 a 500 mL. Mientras eyacula, el estimulador debe permanecer hasta que el animal finalice o se volverá agresivo. Incluso en condiciones normales con una pareja de cerdos, la copulación dura de media entre 5 a 6 minutos, con extr

5 habilidades secretas de los humanos

Todos tenemos nuestros secretos. A veces, son habilidades, que sin ser tan espectaculares como las de un mutante de Marvel, no dejan de ser únicas. Quizás, cuando intentas explicarselo a un amigo, no te entiende al no haberla experimentado o puede que no sepas como describirla. He aquí 5 cosas que los humanos somos capaces de hacer, aunque no todos lo sepan. Moscas flotantes o miodesopsias Qué mejor que empezar con la más frecuente. Son aquellas huidizas figuras alargadas y traslúcidas que suelen aparecer cuando miras al cielo, por ejemplo. Con la edad, se pueden volver más opacos. Son depósitos suspendidos en el humor vítreo, el gel localizado entre la lente y la retina. Son visibles especialmente cuando se mira una superficie monocromática. Son muy comunes y generalmente no son un problema a menos que su número y opacidad aumente hasta hacerse demasiado molestos. Las miodesopsias se engloban dentro de los fenómenos entópicos, que son efectos visuales cuyo origen es el propi

La tribu africana de los testículos gigantes

Entre Kenia y Somalia habita una tribu llamada hartebeest o bubal que destaca a simple vista por sus enormes testículos. Son adquiridos tras lamer la menstruación de los genitales de las vacas durante la infancia, convirtiéndose en fuertes y valerosos guerreros en la adolescencia, demostrándose en que tienen, literalmente, más huevos que nadie. Esta práctica habría surgido en tiempos de sequía, beneficiando tanto al que lame como a la vaca. El primero porque el flujo menstrual le protegería del raquitismo, el escorbuto, la anemia y la leucemia por, según unos científicos italianos, sus vitaminas B6, B12, E y D, por el hierro, magnesio, fósforo, calcio y potasio, además de las hormonas. A la vaca porque produciría más leche. No solo eso, sino que tanto niños como mayores se bañan al alba y al crepúsculo con la orina vacuna y se cubren el cuerpo con sus heces precocidas y filtradas para evitar las picaduras de los mosquitos. Finalmente, no

¿Cómo combatir los pedos en los aviones?

Los aviones comerciales pueden transportar entre 300 y 550 pasajeros como máximo, mientras que sus vuelos pueden prolongarse hasta 18 horas y media. Dado que los aviones solo pueden presurizar sus cabinas hasta los 565 mmHg, equivalente a unos 2400 metros de altura, y que casi la mitad del aire del avión recircula, no se puede evitar ni emitir ni oler las ventosidades. Entonces, ¿cómo evitar las indeseables ventosidades? Para empezar, los pasajeros se enfrentan a varias complicaciones. La comida, como las judías y los alimentos altos en fibra, puede favorecer la producción de gases, pero con la disminución de la altitud disminuye la presión atmosférica, facilitando aún más su producción y emisión. Además el aislamiento acústico enmudece el sonido exterior, que en este caso sería un gran aliado contra los pedos sonoros. Como intentó una mujer en el 2006 en un vuelo de Washington a Dallas, podrían quemarse con fuego, pero no es nada práctico, especialmente en pleno vuelo. Contenerse pue

Las constelaciones y cuerpos celestes del firmamento maya

"El Caracol", el observatorio de Chichén Itzá en 1932. Una vez más volvemos a mirar al cielo desde los ojos de nuestros antepasados. Esta entrada estará dedicada al firmamento maya, una de las civilizaciones mesoamericanas precolombinas más conocidas. Los pueblos necesitaban conocer las estrellas para guiarse en la navegación, el calendario de cosechas, de festividades y político. Los mayas no eran ajenos a esto, como tampoco lo eran, como vimos en el pasado, los aztecas y los incas . Para los mayas, las estrellas eran fuegos que servían para iluminar el camino durante la noche. Los mayores "fuegos" de las constelaciones organizan su disposición en el cielo. Las almas se convertían en ellas al morir. Quizás por ello soñar con ellas indicaba un destino funesto. Los mayas observaban las estrellas antes del amanecer. Los tsotsil se referían a ellas como k’analetik ("las amarillas"), situándolas en un nivel superior al cielo sobre las nubes, pero in