Ir al contenido principal

Los tiburones, las "musas" de la serie B

Últimamente los zombis y los vampiros aparecen prácticamente en todos los medios: cine, videojuegos, cómics, libros, etc. Sin embargo, ya no dominan el género de cine que los vio crecer: la serie B.

Hoy en día, el rey indiscutible de las películas de bajo presupuesto es el tiburón. Si ya de por sí el tema de animales o cosas que se vuelven locos y buscan destruir a la humanidad es muy frecuente (Incluso se podrían incluir a los zombis aquí), el de los tiburones asesinos es más común porque, aunque en menor grado, en la realidad también pueden atacar a los humanos, por lo que así parecen más..."realistas".

Sin embargo, por muy poco que cueste hacer la película, se supone busca rentabilidad.  Tiburón (Jaws) fue un gran éxito, pero sus secuelas no lo fueron tanto, ya que ni sumando sus recaudaciones conseguían superar a la original. Así que la idea de repetir la temática de "tiburón que se come a bañistas", en principio, quedaría descartada para todo aquel que quisiera aprovecharse de la fama del temible escualo.

Aquí es donde se ponen a trabajar las mentes detrás de las producciones que van directas a VHS y DVD. De esta manera, lo cambiarían mil veces de hábitat, de tamaño o incluso lo cruzarían con otras especies para crear la perfecta máquina de matar y recaudar dinero. Su objetivo sería siempre el mismo: el control de la población humana a través de sanguinarios asesinatos. Como suele pasar en la serie B, llega el punto en el que está todo hecho y hay que recurrir a situaciones disparatadas para conseguir la atención del espectador. Esto hace que las películas de tiburones se agrupen en las dos categorías descritas a continuación.


Cambios de hábitat

Los tiburones se han adaptado para ocupar cualquier tipo de ecosistema. Y cuando digo cualquier tipo me refiero a todos. Nada puede truncar su meta homicida. En Tiburón del pantano (2011), se adentran en los pantanos, quitándole al aligátor el puesto de rey de la cadena alimentaria, mientras que en Tiburones bajo tierra (2011) empiezan a abandonar el medio acuático para atacar a los bañistas donde creen estar más seguros: en la orilla. Pero como todos sabemos, una dieta variada es más sana, por lo que, hartos de comer bañadores e implantes de silicona, los tiburones se van a la montaña, como podemos ver tanto en Snow Shark: Ancient Snow Beast (2012) como en Avalanche Shark (2013).

Sin duda, una vez han pasado por mar y tierra, toca que lleguen al aire. En Sharknado (2013) llegan a la ciudad gracias a los vientos de un potente huracán, dejando indefenso a cualquiera, sin importar donde se encuentre. Todo por cortesía de Syfy.

Querría hacer mención especial a Tiburones en Venecia (2008), cuyo título ya describe perfectamente qué la hace especial.

Cambios corporales


Cuanto más grandes, mejor. Si un tiburón estándar es peligroso, por pura lógica, uno 10 veces más grande debe ser proporcionalmente más sanguinario. Siguiendo esta premisa, aunque el concepto del combate de bestias colosales no era nuevo, se presentó Mega Shark Vs. Giant Octopus, que consiguió sorprender con sus escenas absurdas generadas por ordenador.

Super Shark (2011) también nos enseñó otro tiburón gigante capaz de derribar aviones, pero a diferencia de los escualos de Tiburones bajo tierra, no necesitaba ir bajo esta para atacar a la gente de la playa, sino que le basta con deslizarse sobre ella. Gracias a esto podía enfrentarse a un inestable tanque cuadrúpedo.

Pero el tamaño no lo es todo. Si ya hemos visto que un tiburón y un calamar gigante pueden ocasionar incontables daños materiales y personales, su híbrido también. Sharktopus (2010) se presentaba como un arma del ejército que se descontrola para iniciar una sangría veraniega. El resto del argumento sigue el esquema habitual de las películas de animales homicidas.

En El ataque del tiburón de dos cabezas (2012), un grupo de jóvenes (y Carmen Electra) se ven obligados a desembarcar en un atolón para no hundirse junto a su barco, pero si estuvieran a salvo, no habría película. De esta manera, el tiburón gigante bicéfalo se las ingenia para montarse un festín. Al menos, hasta que tan solo quede la parejita feliz y traumatizada.

Tras Dinocroc (2004), Roger Corman recupera a la bestia de Up from the depths (1979) en Dinoshark (2010). Como las bestias de Mega Shark Vs. Giant Octopus, Dinoshark es liberado del hielo ártico debido al calentamiento global. Varios años después, cuando ya ha crecido, comienza su matanza.

Por último, aunque no entre en esta categoría, dejo a Jersey Shore Shark Attack (2012), en la que unas perforaciones ilegales liberan a un grupo de lamias albinas antropófagas. El grupo protagonista está formado por guidos y guidettes, como los popularizados en el programa Jersey Shore, que se enfrentarán a los tiburones luciendo mucho músculo y pocas neuronas.

Comentarios

  1. ok... la franquicia de cine no tiene mas ideas y ahora le agrega super habilidades a los animales, casi imposibles de matar, y el final, siempre de manera patética!!
    Me quedo con los tontos zombies y vampiros actuales, de ellos si sabemos q no existen, solo tenemos q preocuparnos de burlarnos de ellos, no tener que tratar de mentalizar aquellas ideas!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

En las entradas con moderación de comentarios, este no se publicará hasta que sea revisado.

El spam será borrado sin piedad. No se aceptan comentarios escritos completamente con mayúsculas ni que incluyan correos electrónicos (a menos que sea estrictamente necesario). Es preferible que tengan un mínimo de coherencia.

Entradas populares de la semana

101 curiosidades sobre las cucarachas

1. Una estirpe de rancio abolengo. Los fósiles más antiguos de cucarachas datan del Carbonífero inferior (hace 360-310 millones de años). Eran tan abundantes en este período que a menudo se le conoce como la Edad de las cucarachas.

2. La diversidad de las cucarachas. Se conocen unas 3.500 especies de cucarachas (aunque hay otras fuentes que hablan de 3.700 o incluso 5.000 especies), agrupadas en 6 familias (blátidos, blatélidos, blabéridos, polifágidos, criptocércidos y nocticólidos). Sólo 40 habitan en las casas.
3. El increíble grupo cambiante. Antiguamente, las cucarachas (blatoideos o blatarios) estuvieron incluidas en el orden de los ortópteros, junto con los grillos y los saltamontes, aunque ahora pertenecen a un orden diferente, dictiópteros, que comparten —como suborden— con las mantis religiosas y, según algunas clasificaciones, las termitas. Otras clasificaciones consideran a los dictiópteros como un superorden y a los blatoideos como un orden. A pesar de ello, en la RAE no…

¿Pueden los ojos cambiar de color?

Es ampliamente conocido que los bebés suelen nacer rubios y con los ojos azules debido a que aún no poseen el pigmento que les da el color. Cuando producen melanina los ojos y el pelo se oscurecen. Esto cambio suele producirse en niños blancos que no sean rubios ni tengas ojos azules. Lo que no es tan conocido es que el color de los ojos no es fijo.

Puede ser que conozcas algún caso. Puede que, al haber pasado en un lapso de tiempo tan largo, ni te fijaras o pensaras que es una percepción tuya, pero es real. Las causas pueden ser el envejecimiento normal o una enfermedad. Esta puede estar causada por la ciclitis heterocrómica de Fuchs (CHF), el síndrome de Claude-Bernard-Horner o un glaucoma pigmentario.

¿De dónde vienen los nombres de los elementos?

Tabla en espiral diseñada por el profesor Theodor Benfey
Ni se le hubiera pasado por la cabeza a Mendeliev pensar que la tabla periódica que él diseñó llegaría a albergar 118 elementos. Cuando miramos la tabla, nos encontramos con nombres conocidos como el oxígeno, el hierro y el oro, y otros que no tanto, como el molibdeno, hafnio y el itrio. Estos nombres no han sido elegidos al azar, ni en un concurso de nombres raros (aunque lo parece), cada uno de ellos tiene un origen y un significado. Por eso, para culturizarnos un poco conoceremos el origen del nombre de algunos elementos.
Hidrógeno (H): que mejor manera de empezar que con el primero de la lista. El nombre proviene del griego Hydro y genos, "formador de agua". Este nombre fue propuesto por el químico francés Antoine Lavoisier.Litio (Li): su nombre proviene de Lithos, piedra (para que calentarse más la cabeza al ponerle un nombre).Rubidio (Rb): descubierto por Bunsen (Derecha) y Kirchhoff por espectroscopia. Su nombr…

Preguntas tontas, respuestas estúpidas

Yahoo respuestas es un buen lugar para preguntar cualquier duda que se nos pase por la cabeza. Pero como en el resto del mundo, aquí hay de todo. Por eso siempre hay cuestiones estúpidas que, o se hacen a modo de broma o han sido formuladas por un chimpancé borracho (Sin querer insultar a los chimpancés).
Estas son las 9 preguntas más estúpidas que he encontrado yo.

El infructuoso debate entre cristianos, musulmanes y budistas

En el siglo XIII, el monje nestoriano túrquico/mongol Rabban Bar Sauma sirvió como embajador del imperio mongol occidental al papa católico romano. Bar Sauma debatía con los cardinales cristianos en Roma. Simultáneamente, el monje franciscano Rubruquis, originario del borde occidental de Eurasia, viajaba con cartas del rey francés a la capital mongola en Eurasia central. Rubruquis debatió con budistas y musulmanes en la corte del gran kan. Ambos experimentaron la infructuosidad del debate religioso.

¿Por qué los murciélagos duermen colgados boca abajo?

Los murciélagos no son los únicos mamíferos capaces de desplazarse por el aire, pero sí son los únicos que pueden hacerlo impulsándose con sus alas en vez de planear. Esto es posible gracias a los potentes músculos de sus alas y su ligero cuerpo. Por otra parte, sus patas traseras son débiles, sin embargo, pueden dormir en posición invertida sin riesgo a caerse. Si lo pensamos, aunque no encontremos una razón clara, suponemos que esto debe ser una ventaja evolutiva.

Armas de materiales exóticos

El concepto de las armas cuerpo a cuerpo nos trae las imágenes de espadas, mazas y hachas, entre otras, fabricadas en diferentes metales o, si nos remontamos lo suficiente en el tiempo, de sílex o piedra. Salvo en algunas excepciones, como el látigo, los bastones o las tonfas, la zona contundente o cortante siempre era de metal, pero, como es habitual, esta entrada no existiría si no existiera un "sin embargo" a la premisa inicial.